Staff
Afiliados
Foros Hermanos
Afiliados
Fairy Tail ChroniclesBleach Requiem Of The Soul SocietyThe Last Breath RPGSaint Seiya Gold MythCrear foro
Directorios y Otros

Viejas primaveras

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Viejas primaveras

Mensaje por Aisa el Jue Dic 15, 2016 10:30 am

avatar
Aisa
Capitán Retirado
Mensajes : 131
Fecha de inscripción : 13/04/2015
Ver perfil de usuario
El olor de la hierba impregnaba con su aroma todo el lugar, solo rivalizado por las primeras flores que empezaban a aparecer por doquier con un estallido de furia y color primaveral. Era un momento oportuno para dejarse caer por el claro, medio oculto y poco conocido. La mujer no sabía quien lo había preparado pero casi nunca había nadie allí. Ella misma no recordaba la primera vez que había acudido, tiempo atrás, pero era perfecto para entrenar en una immensa soledad, solo rodeada de la naturaleza. Aunque a escasos metros, al otro lado de los arboles, estuvieran sus compañeros entrenando apretujados como hormigas en su hormiguero o abejas en un panal. Así pues la capitana del tercero había recogido una katana de madera, un bokken, y se había mentalizado para la larga sesión de entrenamiento fisico que tendría por delante. El sol estaba bajo, y le dolía a los ojos cuando miraba hacía el este, hacía levante. Pero nunca dejaba que eso la importunase ya que en un combate real el enemigo no haría concesiones y más bien, lo usaria en su favor de ser inteligente. Escrutó el área ya conocida. Ella estaba de pie, en medio de la única zona sin plantas o hierba. Era un terraplen de arena y tierra de aspecto rectangular de unos quince metros de largo por ocho de ancho. Al final de cada lado había un monigote de madera, para practicar los golpes. Y allí dónde terminaba la tierra empezaba el verdor, espandiendose varios metros hasta llegar a los primeros árboles. Aisa había calculado que la zona en sí, tierra y hierba quizás ocupaba un total de ciento cincuenta metros antes de topar con la madera y endinsarse en el bosquecillo.

Siempre realizaba el mismo acto de memorizar tales lugares. Era un paso previo, un ritual propio antes de comenzar a moverse, antes de hacer nada. Observar y analizar. - Parece que todo está como siempre. - dijo en voz tenue mientras se acercaba al monigote que daba al este. A veces pensaba que era un poco masoquista por querer ponérselo difícil a propósito pero luego el espíritu de su zampakutoh parecía manifestarse en su mente y se le pasaba enseguida. - Sí, nadie lo pone fácil. Y nadie se preocupa más de lo debido por los demás. - sentenció de nuevo en el mismo tono de voz mientras desvanecía esos pensamientos y acariciaba con ternura la madera del bokken. Antes de empezar, desató la zampakutoh y la dejó en un lado, apartada, sobre un tocón viejo. Allí posada daba un aspecto solitario pero a Nihilus incluso le gustaba. Volvió a posarse delante del monigote que parecía mirarla con una cara no dibujada. No tenía ojos, ni boca o nariz pero se le antojaba real y la miraba directamente al alma. Era curioso como un pedazo de madera y acero al que le habían dado forma de persona humana podía dar esa sensación tan real. El pobre no es que estuviera en buen estado, golpeado hasta la saciedad por la mujer cada cierto tiempo y seguramente por algunos más que sabrían de ese recondito lugar.

- Bien, vamos allá. - dijo de nuevo la mujer mientras levantaba el bokken y asumía la primera posición de combate de su propio estilo. Golpeó con dureza el brazo derecho utilizando un trazado de arriba abajo con las dos manos, partiendo de encima de su propia cabeza. Un crack de madera contra madera resonó y su oponente, reaccionó immediatamente. Nunca había sabido porqué pero era lo que le gustaba de ese lugar. El oponente, aunque de madera, funcionaba con un sistema de vete-a-saber-que para devolver el favor. El brazo izquierdo, impulsado por un resorte probablemente salió disparado hacía la cara de la mujer quien dió un paso lateral y bloqueó el intento con celeridad con su propia arma, creando un segundo ruido de madera contra madera. Tras eso, el brazo del monigote cayó inerte esperando las siguientes acometidas de la mujer, quien prontamente empezó a golpear, esquivar y en definitiva bailar a su alrededor mientras pensaba en una sola cosa: "Juego de pies".

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Narrar / - Hablar - / "Pensar" / "Nihilus"

Temas:


Volver arriba Ir abajo

Re: Viejas primaveras

Mensaje por Sting Eucliffe el Mar Dic 20, 2016 4:20 am

avatar
Sting Eucliffe
Teniente de la 8va División
Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 18/04/2015
Ver perfil de usuario
Mientras tanto dentro de la segunda división aún se encuentra aquel joven de rubios cabellos entrenando arduamente para mejorar en el arte del hakuda y del kidoh para tener un mejor desplazamiento durante las misiones que le encomienda el actual líder de ese escuadrón por lo que siempre la pasa a lado de su mejor amigo de la infancia para continuar entrenando ya que los dos poseen el mismo nivel en cuanto la lucha cuerpo a cuerpo al menos se alegra de tener a alguien que esta ala par suyo para no lastimar a nadie. Sin embargo ese día en peculiar cambiara toda su rutina puesto ahora debe dirigirse hacia una sala de entrenamiento especial para esperar a alguien o algo así su superior le había informado, a pesar de aun pertenecer dentro de las fuerzas especiales llega a ser solicitado por los demás escuadrones para realizar alguna clase de trabajo.
 
A pesar de lo que le encargaran él lo cumpliría sin demoras ya que es su deber como miembro de aquella facción que trabaja bajo las sombras de la sociedad de almas , al menos a su persona le agrada pasar ratos fuera del escuadrón para así conocer más a fondo más lugares que aún desconoce su persona como lo son los demás distritos que rodean a la sociedad de almas, donde nadie actualmente va a patrullar ya que no les parecen lugares armoniosos o excelentes para vivir, al menos para su persona no es de ese modo ya que creció hay mientras decidía como quería que  fuera su futuro en aquella vida que ahora tenía.
 
Por el momento las cosas de su paso no parecían importarle en esos momentos tan solo llegar a ese lugar citado cuanto antes ya que al menos deseaba terminar de una manera rápida y segura la encomienda que le darían , finalmente después de un par de largos minutos aquel joven llega a lo que son los campos de entrenamiento del seretei para después comenzar a caminar con tranquilidad y seguridad el aun portaba su uniforme de las fuerzas especiales para que lo reconocieran mas no lograba ver a nadie al menos en esos momentos “ Estara aqui” mentaliza para el mismo puesto piensa que se ha equivocado de lugar.
 
En eso sus ojos notan como alguien se encuentra entrenando por lo cual guardia silencio para no interrumpir aquella persona mientras la observa como realiza esos movimientos con la katana de madera, él no podía distinguir con seguridad de quien se trataba más sabia que al menos debía mencionar o decir algo que ha llegado por lo cual una voz firme y segura adhiere –Disculpe he llegado como miembro de las fuerzas especiales – esperando que esa persona lo escuchará y recibiera después de todo, dentro de la sociedad de almas la gente que ocupa cargos altos siempre tratan de mejorar y entrenar.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Narro -  #cc9900 Hablo - #996633 Pienso - #6699ff  Polaris  - #CC3333 NPC 1


Cuando al morir el alma, ya no tiene a donde ir


Volver arriba Ir abajo

Re: Viejas primaveras

Mensaje por Aisa el Lun Ene 02, 2017 10:13 am

avatar
Aisa
Capitán Retirado
Mensajes : 131
Fecha de inscripción : 13/04/2015
Ver perfil de usuario
Algunos dicen que la pelea es un arte de la mente vacía. Que sea el cuerpo quien se encargue de todo, des de reaccionar ante los ataques para evadir como de preparar los golpes. Son gente que opina que la mente es un estorbo, que solo hace las cosas más lentas. Luego estan aquellos que piensan totalmente lo contrario. La mente lo es todo y sin ella no somos más que animales salvajes. Este organo privilegiado debe mandar y en la pelea debe actuar por encima de nada más. Estrategias, adaptación y cambios de patrón proceden de él. Aisa no miembro de ninguno de esos dos grupos, cosa que le había llevado años. Se consideraba una ocupante del espacio medio, de la mezcla de ambos estilos. El ying no es nada sin el yang. Mientras golpeaba el muñeco y reaccinaba su mente funcionaba a plena potencia y rendimiento a la vez que era capaz de retirarse cuando era necesario para dejar que el cuerpo actuara por si solo. También, totalmente cierto, hacía trampa. Años sujetando una espada la habían cambiado; ya no era algo externo, ajeno. Era una extensión de sí misma en ese contexto. Cuando se movía tanto cerebro como cuerpo, inclusive el alma, sabían donde terminaría la punta de la zanpakutō. Ya no era donde terminaría la mano sino el arma. Y sobre esa premisa trabajaba la mujer hasta que algo perturbó su presencia de ánimo. Una energía resonó cerca, demasiado cerca y se acercaba. Aun cuando entrenaba nunca dejaba que todo su empeño se pusiera en el combate. Algunos creían que la hacía débil. Ella replicaba que descuidar el entorno, el contexto te hacía vulnerable. Ataques sorpresa, terreno difícil, en combate todo valía y no solo el "rival" en sí.

Y sí. La energía espiritual tomó una dirección inequívoca hacía el claro donde ella seguía practicando. Uhm, tendremos compañía. Quizás sea productivo. pensó mientras agachaba todo el cuerpo y giraba sobre si misma para quedar detrás del monigote y dar un sonoro golpe sobre su cabeza con todas sus fuerzas. La respuesta, immediata del brazo la hico salar por encima del trasto hasta quedar en la posición inicial. La energía estaba muy cerca ya y la había contemplado mientras realizaba todos aquellos movimientos en silencio, como un tigre al acecho. Mas los tigres no hablan y los shinigami sí lo hacen. Con una voz fuerte par cruzar la distancia que lo seperaba se presentó como un miembro de las fuerzas especiales. Eso hizo que finalmente Aisa se giras para mirar hacía el lugar entre los árboles, la procedencia de la voz. Aún en medio de las sombras se atisbaba un joven de estatura promedio ligeramente o igual de alto que ella. Pocos se esperaban encontrar una mujer tan alta, pero medía un buen metro setenta y siete. Empero lo que más destacaba de aquel desconocido era su cabello que aún en las sombras. Lucia un tono rubio brillante, intenso, destacable y remarcable. Sus ojos parecían negros, oscuros. Y en un momento que pareció mover la cabeza le pareció ver un punto brillante en una oreja. Quizás había sido una impresión suya causada por la negrura que le medio rodeaba y la distancia. Bajó el bokken con tranquilidad mientras pensaba que, al menos, había calentado un poco antes. Sudar no sudaba pero el frío matinal se había transformado en un calorcito suave. - Ven, no se esconda en la sombras chico de las fuerzas especiales. - dijo con tono jovial y alegre. - Acerquese al campo de entrenamiento, no tenga pesadumbre. Sólo estaba practicando un poco con mi amigo de cara de madera, pero quizás podamos hacer algo juntos si le apetece. ¿Por algo has venido al campo de entrenamiento, no? puntualizó mientras movía el arma dando círculos de forma inconsciente. Era evidente que ambos estaban allí para mejorar, así que, ¿por qué no hacerlo juntos?. Y como si le viniera a la mente repentinamente olvidada levemente la etiqueta dijo: - Disculpa mis modales. Me llamo Aisa y procedo del tercer escuadón. ¿Tiene usted nombre? Y, ¿Le importa si le tuteo? -. Ella era así, al menos de inicio. Cuando las cosas cambiaban ella lo hacía de la misma manera, mutando y adaptandose rápidamente a las situaciones sociales casi tanto como debía hacerlo en un combate. Un combate como el que parecía estar a punto de estallar.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Narrar / - Hablar - / "Pensar" / "Nihilus"

Temas:


Volver arriba Ir abajo

Re: Viejas primaveras

Mensaje por Sting Eucliffe el Mar Ene 10, 2017 1:47 am

avatar
Sting Eucliffe
Teniente de la 8va División
Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 18/04/2015
Ver perfil de usuario
El seguía en ese lugar oculto puesto no quería molestar a la muchacha entrenando sin embargo esta pareció notar su presencia por lo que sale de ese lugar para que la capitana pudiera notarlo aún mejor, mientras tanto se encuentra algo inseguro puesto sabe que puede ser regañado o alguna cosa de ese estilo sin embargo se sorprende al escuchar las palabras de dicha joven por lo que le comenta – Me parece bien, si no le molesta – su forma educada y cordial en hablar con las personas de algo rango es lo que lo distingue entre los demás de sus compañeros ya que solo ellos mencionan a su capitán para todo tipo de cosas que desean hacer.

A pesar de todo él está preparado para cualquier tipo de entrenamiento ya que donde se encuentra, reciben los más estrictos entrenamientos que uno pueda aguantar, ya que ese escuadrón es de servicio elite por lo que son muy rigurosos en cuando sus labores que hacen sirviendo al líder del escuadrón dos por lo cual en esos instantes escucha de nueva cuenta la voz de aquella dama la cual se presenta del mismo modo menciona de que escuadrón procede por lo cual hace lo mismo – Descuida Aisa-san, no hay problema – adhiere mientras le  muestra una cálida sonrisa en su rostro.
 
Para después proseguir con sus palabras – Mi Nombre es Sting Eucliffe y proceso de las fuerzas especiales del segundo escuadrón – si sería algo peculiar que alguien de dicha organización se tomara un poco de su tiempo para entrenar con los shinigamis ya que hasta ahora esa fuerza secreta solo se conoce en ocasiones los requiera la misma sociedad de almas para realizar alguna búsqueda o simplemente escoltar a alguien importe fuera de eso todo es normal en aquellos hombres y mujeres que se especializan más en el domino del Hakuda y la velocidad que los otros escuadrones  - Descuide puede hacerlo sin preocupaciones – adhiere puesto  a su persona no le molesta para nada de la manera normal simplemente  como un miembro más de aquel grupo donde pertenece.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Narro -  #cc9900 Hablo - #996633 Pienso - #6699ff  Polaris  - #CC3333 NPC 1


Cuando al morir el alma, ya no tiene a donde ir


Volver arriba Ir abajo

Re: Viejas primaveras

Mensaje por Aisa el Dom Ene 15, 2017 1:23 pm

avatar
Aisa
Capitán Retirado
Mensajes : 131
Fecha de inscripción : 13/04/2015
Ver perfil de usuario
Si la primera impresión del joven había sido una mezcla entre secretismo, sigilo (propio por ser del segundo escuadrón) y distancia; la segunda impresión era muy diferente y más agradable para la capitana. Altamente formal en sus palabras y un poco reservado, parco en sus respuestas. Seguramente eso sería al principio pensó. Era lo normal en la mayoría de personas. Luego estaban aquellas totalmente extrovertidas, que de un buen inicio parecían ser tus mejores amigos, como si te conocieran de siempre. A Aisa no le solían gustar estos últimos pues causaban mucha confusión en las relaciones. Una amistad debía ser forjada con tiempo, compañía y confianza. Y esas personas solían ser demasiado directas, pasando por encima de valores que a ella le importaban demasiado. No es que no los soportase, pero preferiría las cerradas y que sólo con el tiempo se abrían.

Con paso firme, eso sí, el joven que se había presentado como Sting Eucliffe seacercó a su posición. Dos metros los separaban pero no parecía muy interesado para la pelea que se acercaba. Decía que si lo estaba pero seguía desarmado, sin nada con que pelear. No es que fuera un problema. Procediendo de las fuerzas especiales estaría entrenado en el arte dela lucha cuerpo a cuerpo desarmada. Más Aisa iba armada con un bokken y prefería entrenar en duelo de espadas y no de espada versus cuerpo. Le miró a los ojos directamente, aún relajada y sin adquirir algun tipo de postura de combate. Resultó que eran azules tanto o más que los suyos propios y resplandecían con el sol. Las sombras habían jugado una mala pasada a la mujer, quien había creido que eran oscuros. – Bien Sting, pues cuando quieras coje un bokken. – dijo mientas señalaba la base del monigote opuesto al que ella había estado aporrenado duramente. Allí había uno, listo para ser usado, para atacar, defender y voltear. –Cuando quiera cojalo y ataqueme, es una buena manera de poner a punto los reflejos. Mi amigo es predecible y no supone tanto reto como un ataque sorpresa. – En una pelea nadie esperaba nada. Los eventos sucedían sin más y cuanto mámás rápido se reaccionaba mejor. – O si lo prefieres, atacame desarmado. Preferiría duelo de espadas pero sea como sea promete. – Puntualizó mientras le guiñaba un ojo de manera complice. Era el momento, la tormenta se cernía inevitable. Ahora sí. Se notaba contenta. Hacía tiempo que no peleaba contra nadie consciente. Quizás demasiado.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Narrar / - Hablar - / "Pensar" / "Nihilus"

Temas:


Volver arriba Ir abajo

Re: Viejas primaveras

Mensaje por Sting Eucliffe el Dom Ene 22, 2017 12:30 am

avatar
Sting Eucliffe
Teniente de la 8va División
Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 18/04/2015
Ver perfil de usuario
Tras escuchar las palabras de aquella chica aquel segador de almas simplemente se dirige aquel lugar dónde se encuentran dichas espadas de madera, las cuales le traen recuerdos cuando las solía usar en la academia para aprender a lugar kendo a lo largo de los combates con espada a pesar de que ahora no es un especialista en ese arte sabe bien cómo manejar una por lo  que después de tomarla se acerca un poco hacia aquella persona del tercer escuadrón. Por alguna razón ella deseaba que diera el primer movimiento cosa que se le hizo curioso aunque por un lado estaba bien por el otro debía tomar alguna estrategia para  los movimientos que va  realizar “Estoy algo oxidado en el kendo pero aun así debo dar lo mejor “piensa para el mismo en esos instantes pues está en lo correcto aun así debe dar lo mejor de el para no defraudar a nadie.
 
Mas entonces en ese momento aquel joven de rubios cabellos comienza a correr hacia donde se encuentra la otra chica para realizar un movimiento de la espada hacia el frente mientras la mantiene sujeta con sus dos manos para tener un mejor control de la espada además de esperar hacerle frente puesto al menos reconoce que puede tener algo de dificultar con solo luchar con esa muchacha del tercer escuadrón “ Me hubiera gustado aprender más de esto que solo  la lucha cuerpo a cuerpo “ menciona en su mente mientras aún sigue atento a lo que hace. A la vez espera al menos poder hacer que ambas katanas choquen entre sí para continuar con el duelo en el kendo, recuerda poco pero lo fundamental para hacer frente a los hollows a pesar que ya no se encarga de esas cosas.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Narro -  #cc9900 Hablo - #996633 Pienso - #6699ff  Polaris  - #CC3333 NPC 1


Cuando al morir el alma, ya no tiene a donde ir


Volver arriba Ir abajo

Re: Viejas primaveras

Mensaje por Aisa el Dom Feb 12, 2017 8:35 pm

avatar
Aisa
Capitán Retirado
Mensajes : 131
Fecha de inscripción : 13/04/2015
Ver perfil de usuario
El joven hizo caso de su petición, muy amablemene y silenciosamente. Lo vió andar con paso tranquilo y parsimonioso hacía el otro lado del campo de entrenamiento para coger el trozo de madera con forma de espada. Lo vió contemplarla como quien mira algo nuevo por primera vez, aunque eso era imposible. Luego recordo la mujer, que ese chico provenía de las fuerzas especiales. Un lugar dónde se aprovechaba el uso de otros factores: la velocidad conocida como Hoho o pasos veloces y sobretodo, el uso del propio cuerpo como arma, el Hakuda. Aisa nunca se había interesado intimamente por este último pero sin descuidarlo. Era un paso, un requisito ancestral para ser nombrado capitán según ciertos códigos. Pero no era su estilo preferido. La lucha con espada era su especialidad y poseía un algo especial. Era el arma de un shinigami diseñada para cortar la máscara de un Hollow. Quizás había sido un error pedirle pelear con armas, aunque había dejado la puerta entreabierta. En fin, todo se andaría.

Y con un subito chispazo empieza todo. Aquel pelirubio se pone en marcha con una valentía y arrojo que hasta ese momento había parecido totalmente impensable. En un segundo estaba observando la hoja de madera y en el siguiente se giraba para echar a correr hacía ella. Aisa observó a la vez que se posicionaba. Era un ataque lejano y le daba tiempo a reaccionar con calma. Adelantó un pie unos centimetros, quedando con la pierna derecha ligeramente por delante de la izquierda. Comprobó el ángulo de trayectoria de la espada rival, porque ya era su enemiga, para cerciorarse. Descendente desde detrás de la cabeza, con impulso y fuerza hacía abajo para ejercer presión sobre su posición. Quizás si era demasiado novato en el zanjutsu y experto en el Hakuda ese hombre. Era un movimiento que no favorecía la apertura. Esperó y calculó el momento adecuado, que no tardó en llegar. Con un ruido sibilino la madera cortó limpiamente el aire donde hacia un segundo estaba la mujer. Esta se había proyectado con un pequeño salto hacía la diagonal derecha, aprovechando la posición de sus piernas previamente colocadas y encarando el cuerpo hacía él, totalmente. Nunca se podía perder la posición relativa respeto al rival, ni cerderle un costado o espalda. Aisa ya apenas cometía esos errores. Con suerte dejaría que Sting pasara hacía adelante por su velocidad e impulso, quedando ella justo en su flanco izquierdo. Realizó un barrido rápido horizonal para golpear la espalda con fuerza para que el golpe, de impactar, produjera un pequeño moratón. - Una abertura. - dijo mientras esperaba notar la madera contra la piel.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Narrar / - Hablar - / "Pensar" / "Nihilus"

Temas:


Volver arriba Ir abajo

Re: Viejas primaveras

Mensaje por Sting Eucliffe el Sáb Feb 25, 2017 5:16 pm

avatar
Sting Eucliffe
Teniente de la 8va División
Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 18/04/2015
Ver perfil de usuario
** Realmente a simple viste podría notarse que aquel joven de las fuerzas especiales, no es muy bueno en el kendo pero tampoco dejaría que eso lo molestara, ya que de alguna manera debe mejorar en todas las habilidades que un segador de almas debe tener. Si realmente desea volverse fuerte, para así tener un potencial de elite como los demás capitanes y tenientes que ahí en el seretei, mientras tanto aquel joven de rubios cabellos, solamente llego hacia adelante como si nada hubiera pasado tal y como lo esperaba al menos su persona, puesto a olvido algunas cosas del zanjutsu por completo al meterse en aquel escuadrón independiente de la segunda división. Por lo cual aquel joven sin notarlo recibe aquel golpe en su espalda, a pesar que en esos momentos no le dolía, está seguro que de seguro tendrá algún moretón cuando todo terminara pero no se rendirá tan fácilmente en ese entrenamiento.
 
Por lo cual regresa a tomar una postura firme y da media vuelta para observar a la chica que tiene en frente, ya que por el momento es una contrincante difícil de vencer, pero no durara en dar lo mejor de el mismo por lo que de nueva cuenta sujeta aquella espada de manera con ambas manos estando en una postura defensiva, analizando los movimientos que ella pudiera realizar en su contra “ Realmente debo recordar muchas cosas” mentaliza para el mismo, ya que sabe que si estuviera en una lucha de verdad, posiblemente perdería contra cualquier adversario, lo cual no le permitirá avanzar en su camino como segador de almas, por lo que ahora solo se dicara a entrenar con aquella, diosa de la muerte**

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Narro -  #cc9900 Hablo - #996633 Pienso - #6699ff  Polaris  - #CC3333 NPC 1


Cuando al morir el alma, ya no tiene a donde ir


Volver arriba Ir abajo

Re: Viejas primaveras

Mensaje por Aisa el Mar Abr 18, 2017 10:06 am

avatar
Aisa
Capitán Retirado
Mensajes : 131
Fecha de inscripción : 13/04/2015
Ver perfil de usuario
No estaba para nada segura de su táctica. Aún siendo una capitana de pleno derecho, aquel hombre de áureos cabellos proveía de un reputado escuadrón, experto en Hakuda y Ho-ho. Había miembros de dicha división que poseían capacidades envidiables incluso entre los más veteranos capitanes. Pero al parecer su recién encontrado sparring no parecía poseer ni reacción ni esquiva todavía dignas del más alto nivel, así que seguramente sería un maestro en el arte de los puños, el combate cercano, entendiendo este como más cercano que el del alcance de una espada. Aisa no era una novata pero era desconfiada de serie, al menos en situaciones de pelea. Nunca debía bajar la guardia. Nunca, bajo cualquier situación. Así pues, pudo notar como la madera impactaba contra la carne, en la zona baja y blanda de la espalda. Le dolerían las lumbares unos días, muy probablemente. Incluso pensó que había golpeado demasiado fuerte, ya que todo el palo tembló y vibró ascendiendo hacía su brazo y su hombro. La duda afloró un segundo en su cara, pero pronto fue sustituida por una expresión de resolución y determinación. Si en una pelea de entrenamiento no podia golpear con fuerza, cuando quisiera hacerlo en una situación de verdad, de vida y muerte, sería incapaz. Le tocaría a Sting aguantar dicho dolor, pues ella no podía, por el bien de ambos, bajar el nivel en ese momento. Además, mirándolo mientras se alejaba unos pasos no parecía adolorido. Quizás sorprendido o más bie molesto por haber recibido el primero, pero no parecía que el dolor fuera insoportable. Como bien recordó la capitana, su mayor debilidad era la fuerza física.

El joven pronunció unas palabras, adoptando una posición defensiva. Aisa no prestó demasiada atención ya que estaba sumida en zanjar su propia cuestión mental. Golpearía con toda su fuerza y solo en caso de ver en riesgo a su rival dejaría de hacerlo. Solo en ese caso, ya que tampoco se trataba de matar un compañero de armas. Deseaba que el se lo tomara igual e hiciera igual. Retrocediendo a su vez, ella también adquirió una postura defensiva. Completamente diferente. Era una postura de esgrima, modificada al gusto y capacidades propias. No era para nada habitual en la Sociedad de Almas pero tras largos análisis de esa disciplina era la mejor para defenderse. El torso iba ladeado, con un hombro encarado hacía el oponente. La espada quedaba en ristre, similar a una lanza, a la altura del muslo, también apuntando al rival. Los pies uno adelantado al otro, evidentemente el del hombro próximo al rival el más cercano. Era una postura que dejaba poco cuerpo disponible para ser golpeado y que generalmente era fácil enlazar con una réplica propia. A muchos de sus congéneres les resultaba extraño, ya que la mayoría procedían de enseñanzas de Kendo, mucho mámás comunes. Algunos habían puesto en entredicho su efectividad. Para Aisa, eso no era importante. Había intentado crear su propio estilo, avanzando fases, diferenciandose y acercándose al resto cuando hacía falta. - No seas tan protector, Sting. Así no va a mejorar tu capacidad con la espada. Si solo te defiendes, solo recibes. Ven, atacame de nuevo. - dijo mietras le guiñaba un ojo. En su mente contemplaba multitud de escenarios, pero concretamente uno le preocupaba. La postura defensiva de la esgrima tenía un punto débil. La espalda. No era fácil girarse y bloquear, por rápido que uno fuera. Un shunpo y estaba completamente vendida ante el ataque rival. Sabiendo y teniendo en cuenta eso, lo demás saldría solo.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Narrar / - Hablar - / "Pensar" / "Nihilus"

Temas:


Volver arriba Ir abajo

Re: Viejas primaveras

Mensaje por Sting Eucliffe el Vie Abr 28, 2017 3:38 am

avatar
Sting Eucliffe
Teniente de la 8va División
Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 18/04/2015
Ver perfil de usuario
** A pesar de haber recibido aquel brutal golpe en su cuerpo, aquel joven de rubios cabellos, no parece rendirse tan fácil, de alguna manera desea mejorar. En aquel arte de la espada el cual siempre descuido desde la academia, por lo que están con tan prodigiosa capitana haría todo lo posible por aprender de sus errores, para no volverlos a cometer ante un duelo aunque de seguro, no podría olvidarse del arte de cuerpo a cuerpo tan fácilmente por lo cual observa de reojo a su adversaria, realmente comienza a darse cuenta al diferencia en habilidades que poseen los dos en ese momento por lo que de nuevo sujeta su espada son las dos manos apura después tranquilizarse un rato para meditar y pensar en su siguiente movimiento que hará. En esos momentos escucha lo que aquella chica menciona a su persona, sobre que deje de hacer las cosas como hasta ahora, lo cual de cierta manera tenía razón pero no podía hacer mucho, siendo tan novato con el dominio de la espada, no están tan seguro de poder hacerle frente como un digno rival.

Por lo cual comienza a respirar y a inhalar aire en esos instantes ya que de sus músculos haría un movimiento algo apresurado, para dar un perfecto contra-ataque hacia su adversaria, quienes es la misma Capitana del Tercer escuadrón de la cual a escuchado una grandiosa reputación por el dominio que posee con su espada, lo que será algo difícil para aquel oficial del segundo escuadrón poder provocarle alguna clase de rasguño con su nivel actual que tiene en las luchas de ese arte de esgrima o kendo. Siendo entonces que la escucha hablar a la hermosa muchacha que tiene de adversaria, sin duda esas palabras le ayudan a no rendirse después de todo, como segador de almas aún debe mantearse al frente usando de igual manera su espada para pelear que solo sus puños. Por lo que le menciona un par de palabras a la mujer presente – Lo siento Capitana, solo me contenía, creía que baja un poco mis habilidades y todo, no afectaría pero creo que me equivoque en hacer eso – finaliza dándole disculpas, a la líder que tiene en frente en ese momento, ya que por alguna razón el chico de dorados cabellos nunca llegaba a luchar con alguna espada en diversas ocasiones en sus entrenamientos.

Siendo entonces que en ese momento aquel chico del segundo escuadrón realiza un leve shunpo, para notarse como su silueta desaparece en ese momento, antes de recibir cualquier impacto por parte de su adversaria, por lo que solo mueve aquella espada de manera donde está el hombro de esta con la intención de solo tocarla, ya que no deseaba causarle algún tipo de daño – La razón del porque no soy tan bueno en el uso de la espada, es porque tengo miedo de mi propia zanpakou – le comenta dándole algunos de sus motivos del por qué, a su persona no le agrada tanto luchar con aquellas armas que piensa que son peligrosas. **

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Narro -  #cc9900 Hablo - #996633 Pienso - #6699ff  Polaris  - #CC3333 NPC 1


Cuando al morir el alma, ya no tiene a donde ir


Volver arriba Ir abajo

Re: Viejas primaveras

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.