Staff
Afiliados
Foros Hermanos
Directorios y Otros
Afiliados
Fairy Tail ChroniclesBleach Requiem Of The Soul SocietyThe Last Breath RPGSaint Seiya Gold MythCrear foro

Observe the world in your own reflection. [Priv. Ciel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Observe the world in your own reflection. [Priv. Ciel]

Mensaje por Aozama Ken el Miér Abr 26, 2017 7:02 pm

La primavera había llegado y con ello, las alergias se disparaban por las nubes. Las personas que habitaban en la ciudad, al menos una porción considerable, portaban mascarillas blancas y caminaban con miedo a darse de frente con algún tipo de arbusto o árbol por miedo a la misma. Era una situación que, si el vizard tuviera otro tipo de carácter, le provocaría cierta gracia. El susodicho, era más amante del invierno, pues el frío le recordaba lo distante y destructor que podía ser el mundo sin importar la robustez de alguien. Caminaba con las manos en los bolsillos, luciendo una camiseta de tirantes ancha, unos vaqueros rotos por las rodillas y una cadena le colgaba por el bolsillo trasero. Mantenía en su clásica funda su katana colgando del hombro, observando con determinación el árbol más grande de uno de los parques de Karakura, con la cabeza alta. Se había vuelto mucho más fuerte en cuestión de meses, gracias al entrenamiento exhaustivo que recibía por parte de sus compañeros de raza. Al principio desconfiaba de ellos, pero ahora se habían vuelto su familia ajena a la sangre. Sus ojos estaban entrecerrados, preguntándose cuándo llegaría la mujer con la que se había citado en ese lugar. - Qué raro que tarde. - Murmuró por lo bajo, alzando sus brazos para cruzarlos y se abrazó a sí mismo. Hacía algo de fresco, mas se negaba a portar algo que le abrigara por miedo a que le sobrara ropa unos minutos después. Habían sido unos días duros y extraños, donde tuvo que entregar todo su ser para volverse más fuerte. Las humillaciones, las presiones espirituales... el vivir rodeado de un mundo que le superaba le hizo ponerse a la altura en un tiempo sumamente surrealista para quien fue shinigami en su día.

Suspiró, algo cansado y bajando la mirada hasta sus pies. ¿Por qué había decidido quedar con ella? Muy sencillo. Su lado hollow seguía estando presente y por mucho que los Vizard poseyeran cada uno el suyo propio... no era la misma experiencia que uno considerado puro. Quería hacer varias preguntas a la Espada, saciar su mente con respuestas que podrían ser duras, mas tampoco centraría aquel día en ello. Había perdido de vista a Mercedes, así que hoy no entrenaría bajo ninguna circunstancia. Quería relajarse un poco mientras que cambiaba la temática de la rutina. Dado que Ciel, era experta en distraerle de todo lo que le rodeaba. Ya podía destruirse el mundo, que el pelinegro estaría absorto buscando su cuerpo en el reflejo de sus ojos. Agitó su cara de un lado a otro, ligeramente sonrojado. No se podía explicar la razón de esa clase de pensamientos hacia ella. Era alguien vacía, aunque se mostrara viva. Estuvo estudiando y todos los arrancar poseían como marca identificativa un agujero que demostrara que carecían de corazón alguno. Entonces, ¿Por qué se ponía nervioso cuando estaba a su lado? Sabía que ella no podría verlo igual que él, mas algo en el fondo de su persona sabía que no era así. Pateó una piedra hacia arriba y se giró, buscando algún tipo de asiento donde esperar sentado a la protagonista de su mente. Sin embargo, no tuvo tiempo a hacerlo, pues nada más torcer su torso, pudo sentir su presencia. Se detuvo en el acto, sobresaltándose un poco, para luego levantar su diestra a modo de saludo. - No sabía que alguien como tú podía ser impuntual, Ciel. - Comentó, con su rostro sereno y sin reflejar ningún ápice de alegría. Aunque aquella careta, no podría aguantar demasiado ante la sola imagen de la Espada.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

~ Narro. | - Hablo. | - Hollow interno/Axel. ~
avatarAozama Ken
Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 03/01/2017
Edad : 25
Localización : Por ahí.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Observe the world in your own reflection. [Priv. Ciel]

Mensaje por Ciel LeBlanc Vial el Vie Abr 28, 2017 8:57 pm

Desde hacía siglos, había dejado de sentir la calidad del sol en su piel, la suave brisa del frio estremeciendo su cuerpo o la lluvia mojando su cuerpo y destrozando su alma, tanto tiempo sin disfrutar de nada de aquello, tanto tiempo sin preocuparse por nada, rompiéndose en silencio a merced del tiempo y el clima como una muñeca que el destino había decido destrozar. Pero había estado pensando últimamente en demasiadas cosas, y aquel chico, aquel llamado Ken había salido en varios de sus recuerdos como una mala pesadilla, o el recuerdo de un sueño muchos más dulce…Axel, ¿Estaría su fantasma descansando bien? No quiso pensar en ello, no porque temiera recordarle, sino porque aquello fuera afectarle a su reunión de aquel día, no tenía por qué pagar sus enfados y berrinches, por escasos que fueran, con alguien que no tenía la culpa. CIel seguía con su estilo regio y elegante, una corta falda de un color tinto resaltaba su piel del color de la porcelana y sus cabellos violáceos, la fina blusa de tirantes blanco contrastaba con sus ojos, algo más oscuros de lo normal, había algo diferente en ella. Quizás por las recientes peleas en Hueco Mundo, por no saber qué hacer con respecto a todo lo que estaba pasando, o quizás estaba volviéndose demasiado humana para ser ella, algo que no tenía permitido. No iba tarde, llevaba en aquel lugar desde hacía una hora, demasiado pronto, demasiados sentimientos extraños y algo frio rompiéndose, como si un cristal al templarse y cambiar de temperatura decidiera que su punto de inflexión había llegado, quizás aquel punto, era el suyo, el momento de romperse sin solución, ¿sería capaz de arreglarse después y de componer los pedazos de su existencia?, lo dudaba, nada roto, encajaba bien al reconstruirlo o al menos de forma perfecta.

Llegó de nuevo al punto de encuentro después de haber paseado un poco, se acomodó su coleta alta, aquella que apartaba los largos mechones de su espalda y los hacía oscilar entre sus hombros, si todos los humanos pudieran verla, quizás alguno hubiera girado la mirada para verla, la mezcla entre los rayos del sol y su piel blanca, un destello demasiado profundo en unos ojos que eran claros pero a la vez oscuros, y la expresión de estar haciendo algo de lo que se iba a arrepentir, iban a volver a partirla en pedazos al llegar a cierto punto, pero esta vez lo afrontaría de otra forma. Camino con la gracia de alguien nacido con la sangre azul en las venas, alguien enseñado para caminar y embelesar, elegancia en estado puro nacido de unas costumbres tan antiguas que muchos no comprendían, educación de alto grado, solo le recordaba que aquello no servía de nada cuando los sentimientos salían a flote, ¿cómo esconderlos y destruirlos entonces?, esa era la verdadera prueba. – Llegue hace una hora, pero como quedaba tiempo paseaba por los alrededores…siempre llego antes.- Ladeo la cabeza en un gesto de duda, no acostumbraba a que la gente se preocupara de si llegaba a la hora o no, pestañeando como aquel que no comprende pero que aprecia el gesto…bueno, quizás apreciar era algo demasiado fuerte, pero digamos que aquel chico le interesaba.- Vamos, te llevaré a otro sitio…al menos será mejor hablar allí.- Le indico que la siguiera mientras pasaba por su lado, algo entre oscuro y travieso se reflejo en sus ojos como la sombra que pasa ante un espejo, anunciando algo malo, oscuro o quizás perverso.- Muy guapo por cierto, veo que Mercedes hizo su trabajo entrenándote…- Lo había notado, no era tan fuerte como ella, pero no estaba mal, algo era algo.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

-Hablo-
-Pienso-

Stats:

FUERZA: 5
PODER: 12
AGUANTE: 6
AGILIDAD: 5
DESTREZA: 11

avatarCiel LeBlanc Vial
Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 05/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Observe the world in your own reflection. [Priv. Ciel]

Mensaje por Aozama Ken el Dom Abr 30, 2017 8:56 pm

La presión en el aire cambió de forma que pudo sentir los árboles agitarse. Las hojas de los mismos se desprendieron en el momento en el que Ciel hizo acto de aparición, paseándose entre los demás como una divinidad que había decidido bajar al mundo humano por mero aburrimiento. Ken se quedó observándola en silencio después de su comentario por la impuntualidad, resultando que no había sido así desde el principio. Relajó sus hombros, si hubiese sido hace un mes, tendría que haberse visto amenazado por la integridad de su vida. Ahora, las tornas habían cambiado. Notaba su cuerpo mucho más trabajado, e incluso el propio vizard era capaz de emetir una presión espiritual que espantaba a los hollows que se acercaban por curiosidad. Se había vuelto fuerte, pero no lo suficiente. - Cómo no, siempre llevando la razón. - Balbuceó, con un amago de sonrisa pintado en sus labios, dejando que ella pasara primero mientras que se giraba y procedía a seguirle el ritmo. Su alago no supo si fue certero, un sarcasmo, o simplemente lo dijo para incitar los nervios del pelinegro. Fuese lo que fuese, logró que sus mejillas se sonrojaran ínfimamente y apartase la mirada, resoplando por lo bajo. - Cállate, no he cambiado físicamente. - Sonó como un estúpido, pero su mentalidad se desarmaba con la presencia de la Espada a su lado. No era muy consciente de lo que ocurría cuando hablaba con ella, pero empezaba a sospechar el verdadero motivo de ello tras la conversación que tuvo con Mercedes hace tiempo.

- Bueno... sé que es pronto para iniciar la conversación, pero necesito decirlo. - No se detuvo, pero sí que aceleró hasta que caminara al unísono junto a la arrancar. Su semblante se volvió serio y el tono de su voz se mantuvo en una línea estable, algo que le pareció sorprendente. - Ya sabes lo que soy, un vizard. Necesito saber qu- Interrumpió su diálogo cuando, por en medio de ambos, pasaron varios niños correteando sin ningún tipo de preocupaciones. Esto le hizo detenerse, devolviendo la mirada atrás por unos segundos. Agitó su cabeza de un lado a otro y suspiró con suavidad, retomando el camino. - Mejor cuando lleguemos. Dime, ¿Cómo están las cosas por... Hueco Mundo? Era así, ¿No? Tu hogar. - No sabía si utilizó el término correcto para ella refiriéndose al lugar de procedencia de los hollow. Era un sendero que nunca había recorrido y tendría que andar con pies de plomo, dado que estaba hablando con el enemigo por naturaleza de los shinigami. Si algo tenía claro, es que él ya no era uno de ellos, por lo que podría ir con una relativa calma. Ya conocía parte de sus habilidades básicas, sabía de lo que era capaz conteniéndose. No quería ni imaginarse el volver a enfurecerla bajo ninguna circunstancia. - Y no quiero parecer un imbécil, pero tú también estás radiante. Será que reflejas el sol con tu palidez y llamas más la atención. - ¿Qué fue eso? Estuvo pensando sobre sus palabras durante unos segundos en una absoluta mudez, hasta que recapacitó y carraspeó. Las manos empezaron a sudarle, ¿Lo acababa de decir él? - Bah, olvídalo. - Recordó a Mercedes y todo lo que le dijo mientras compartían aquella comida rápida. Ella, que era una inocente con esa clase de temas, pareció acertar de lleno con los pensamientos del vizard. Sin embargo, no lo reflejaría tan fácilmente. Quería respuestas y las iba a obtener. Pasara lo que pasara.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

~ Narro. | - Hablo. | - Hollow interno/Axel. ~
avatarAozama Ken
Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 03/01/2017
Edad : 25
Localización : Por ahí.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Observe the world in your own reflection. [Priv. Ciel]

Mensaje por Ciel LeBlanc Vial el Lun Mayo 01, 2017 10:07 pm

Una bonita criatura, fue lo que pensó al verle las mejillas de él teñirse de forma apenas notable, aunque ni ella fuera consciente de lo que había causado, el pensamiento simplemente barrio su cabeza…¿había visto alguna vez un gesto así en Alaxel?. Intento hacer memoria, por primera vez en miles de años se forzaba a recordar a su difunto marido y efectivamente, no tenía demasiada consciencia de haberlo visto sonrojado, desterró el pensamiento en cuanto pudo, cerrando los ojos un momento, suspirando.- Últimamente todos me dicen lo mismo, y aunque digas que no…yo creo que si.- O al menos ella había visto algo, quizás es como cuando cambias de forma tan ínfima, que tú mismo no te das cuenta, pero alguien que lleva tiempo sin verte pero te ha visto bien, se da cuenta…¿había estado mirando demasiado al Vizard?, intento olvidar el pensamiento y decidió que quizás era su instinto sexual de ser oscuro el que estaba hablando, si, tenía que ser eso, físicamente, al menos tenia buen gusto. Llamadlo extraño, pero prefería pensar que una parte básica de ella, que una parte oscura, animal y casi irracional lo encontraba atractivo a admitir que había algo más noble y menos…pasional. Seguía siendo raro, porque Ciel había matado aquellos instintos con criaturas más débiles, mordiendo, destrozando y arañando en el proceso mientras bordeaba la oscura línea entre el placer y el hambre, ver a aquel sujeto de aquella forma podía ser peligroso…estaba segura que Mercedes se enfadaría incluso si le daba un mordisquito.

Un montón de malos pensamientos se le pasaron por la cabeza ante las primeras palabras de él, tenía la mente más podrida de lo que pensaba y eso le gusto, cuanto peores sus intenciones, menos los buenos sentimientos que pudiera guardar por el muchacho.- Ya estamos llegando…- Esquivo a los niños sin mirarlos, sin querer pensar en ellos, sin mostrar el dolor que todo cachorro humano le causaba, el estómago le aviso de algo y un apenas audible gruñido basto para callar a la tristeza, era una experta domando sentimientos inútiles.- Las noches, si, en Hueco Mundo…pues oficialmente, me he mudado a mi propio castillo.- Oficialmente había mandado a la mierda todo lo que tuviera que ver con ese estúpido león y con el reinado de su raza, si aparecía alguien decente, se pensaría eso de ayudarle. Su dominio en el Hueco Mundo era una pequeña parcela del infinito territorio, con casi cien fracciones a su mando a modo de criados y personal variado, no eran fuertes pero si la habían visto durante cientos de años ser la primera espada, y habían jurado pasar otros cientos a su lado, confiaban en su poder y no tenían mucho más que hacer por aquella zona.- Vaya…no te veo de esa manera, pero…muy amable el cumplido.- Si sus ojos no hubieran reflejado un toque algo más malvado de lo usual, si no se hubieran oscurecido con el preludio de aquella que tramaba algo, Ken hubiera podido considerar que aquella expresión apacible era realmente la muestra de un halago aceptado. Llegaron a una casa abandonada, sin embargo parecía estar en buen estado, la puerta cerrada impedía que entraran maleantes a dormir y todos los muebles parecían estar cubiertos de sábanas blancas, simplemente gente que se había ido de allí y no había podido volver.- Aquí hablaremos…¿Qué quiere un Vizard como tú, de una espada como yo?.- Se sentó en el sofá con calma, cruzando sus piernas mientras le miraba, curiosa de aquella cita, como si sospechara que había algo más detrás del nerviosismo que le rodeaba.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

-Hablo-
-Pienso-

Stats:

FUERZA: 5
PODER: 12
AGUANTE: 6
AGILIDAD: 5
DESTREZA: 11

avatarCiel LeBlanc Vial
Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 05/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Observe the world in your own reflection. [Priv. Ciel]

Mensaje por Aozama Ken el Lun Mayo 01, 2017 10:47 pm

Sabía que Ciel era peligrosa, pero eso no era un hecho que quitase la belleza que transmitía. Sus formas de caminar no eran muy acordes a como lo hacía el vizard, pues él parecía ser más un matón a sueldo. De hecho, lo seguía siendo para una de las mafias que invadían Karakura. Sin embargo, parecía haberlo dejado de lado, dado que los entrenamientos con Mercedes se realizaban cada vez con más intensidad y tiempo. Tuvo que dejar de lado lo relacionado con extorsionar locales, tenía otras prioridades en su vida. Y ahora, era el llegar al sitio indicado por la Espada, quien había aceptado el extraño cumplido que lanzó el pelinegro sin apenas pensárselo dos veces siquiera. - ¿Tienes un castillo? Joder. - Lo último lo murmuró con un tono de voz bajo, por si la ofendía. No quería volver a recibir una Bala por su parte. Ya había experimentado el dolor que podría ocasionarle con un ataque de bajo rango, cuanto más, el primer cero que le devolvió a la vida cuando se iba a ahogar en el río. Observó el rostro de Ciel durante unos segundos, sin decir nada y manteniéndose en un silencio algo más propio de su persona. En el encuentro que tuvo hace tiempo junto a su maestra, supo que tenía sentimientos, pero no los demostraba muy seguido. Igual que él, aunque esa faceta lo estaban logrando cambiar a pasos agigantados. No parecía ser el mismo desde que obtuvo consciencia de lo que realmente era. Esto le hizo provocar un pequeño dolor de cabeza que se eliminaría al llegar al sitio indicado por la arrancar. Parecía ser un edificio en ruinas que se mantenía lo mejor que podía, algo alejado del parque por donde habían estado paseando. - Me hubiese gustado seguir en el parque, pero bueno. Ahí podremos hablar claro. - Comentó, esta vez de manera más audible mientras que se ajustaba la correa donde colgaba su katana guardada bajo su clásica funda roja.

Una vez dentro, lo primero que hizo fue soltar su espada y dejarla apoyada sobre una de las paredes del salón, justo al lado de lo que sería un mueble grande y cubierto por una de las tantas mantas blancas que decoraban el lugar. - Me lo esperaba peor. - Escuchó sus palabras, girándose para comprobar que ella también se había puesto cómoda nada más llegar. Ken respiró, algo aliviado, pues parecía que estaba dispuesta a colaborar con él. Al contrario que la susodicha, el Aozama se sentó en el lado opuesto de la habitación, acomodándose sobre un sillón sin retirar la manta. No dejó caer su espalda, apoyando los codos sobre sus propias rodillas e inclinando el torso ligeramente hacia adelante. - En fin, iré directo al grano. - Tomó aire, aclarándose la garganta. - Necesito saber más sobre vosotros. Tengo entendido que un arrancar es una evolución directa de los hollows. Supuse que seres como vosotros, que sois capaces de ser razonables... podréis darme una respuesta mucho más concisa que si hablase cruzándome de ostias con uno de rango inferior. - Conocer al adversario por su espada, se dijo en su cabeza. No supo a qué vino aquello, aunque pensó que se trataba de un dicho que le enseñaron en su pasado como shinigami y lo comentó de forma subconsciente. - Estoy entrenando con una ex-shinigami. Todos los vizard son ex-shinigamis al fin y al cabo, incluyéndome. Puede que tengan un hollow en su interior, pero no forman una totalidad. Tú en cambio, eres distinta. Eres una por completo y necesito saber más sobre vosotros. Si quiero alcanzar la plenitud de mis poderes... - Cerró sus ojos y los abrió lentamente, reflejando aquellos iris dorados. - He de conocer el lado opuesto de mi persona. Y para ello, necesitaré de tu ayuda. - Al parpadear, volvió a la normalidad. Esta vez sí que se dejó caer hacia atrás, resoplando. Una gota de sudor resbaló por su frente. - He aprendido a manejarlo de esa manera tan lamentable por unos segundos, pero me fulmina la cabeza. Pero no noto que me vuelva más fuerte. Es como si... me limitara a persuadirlo. En fin, esa es mi cuestión. Los vizard no me podrían ayudar tanto como tú lo llegarías a conseguir. ¿Me ayudarás... a conocer mi otro yo?

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

~ Narro. | - Hablo. | - Hollow interno/Axel. ~
avatarAozama Ken
Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 03/01/2017
Edad : 25
Localización : Por ahí.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Observe the world in your own reflection. [Priv. Ciel]

Mensaje por Ciel LeBlanc Vial el Vie Mayo 12, 2017 5:40 pm

¿Se sentía más débil delante de él? No, y eso que a lo mejor debería teniendo en cuenta que en último enfrentamiento con su maestra había acabado disculpándose, porque de nuevo se había ido de sus manos aquel poder tan siniestro, una vez había encerrado y matado a alguien dentro de su espejo favorito, no había sido culpa de aquel ser, no debería haberlo hecho, pero había sido tarde para arreglarlo en cuanto el tipo dejo de respirar…y sinceramente, no quería repetir la catástrofe con el chico allí presente, la idea de empezar una guerra contra los Vizard por una de sus rabietas momentáneas y casi inexistentes no le agradaba. Rodo levemente los ojos ante lo que él había dicho sobre quedarse en el parque, mirándole de reojo.- ¿Tanto temes que te haga algo?... porque si es así, lugar público o privado, es lo mismo, aunque no soy fan de la compañía indeseada.- Y por compañía indeseada se refería a los Shinigamis que se había pasado una hora dejando atrás, la razón de que casi siempre tuviera que llegar una hora antes a todos los sitios, era simplemente la necesidad de pasarse un buen rato esquivando a los pesados de turno, peor no podía culparlos, cada vez que ella abría una garganta y por unos instantes su poder salía a la luz, el reiatsu en aquella ciudad se sacudía un momento, recordándole a todos que la oscuridad aún era lo suficientemente fuerte como para destrozar a la luz.-No te preocupes, solo es algo temporal, hasta que los Shinigamis dejen de andar por la zona…- También porque le costaba menos centrarse en un lugar más privado, en un parque, o en cualquier lugar más público hubiera estado demasiado preocupada con que nadie que la reconociera la viera, una pelea o un conflicto con Ken metido de por medio era lo que menos le apetecía, no es que pensara que era débil, pero aún no quería poner en riesgo al chico, ¿por qué? A saber.

Miro la espada del chico, normalmente la mayoría no la llevaba cuando estaba así vestido, tendía a esconderla o hacer como ella, dejarla en un extraño hueco, como símbolo de que viera que estaba desarmada…si es que se tenía en cuenta en cuestión de cómo peleaba ella, dejo ambas manos a la vista, cruzadas simplemente sobre sus rodillas.- No es como si fuera a llevarte a un rincón de mala muerte para hacerte cosas extrañas, ¿sabes?- Normalmente prefería los lugares bonitos a los destrozados, con pinta de guardar cosas horribles y llenos de olor a dolor, desprecio e inmundicia humana, en aquel caso aquella casa había sido simplemente vendida al encontrar los dueños un lugar mejor, dejándola a la espera de que su nueva familia llegara a buscarla.- Al menos sabes lo que quieres, te escucho.- Alzo una ceja esperando alguna burrada, esperando una estupidez, y en cierta forma así fue, pero al menos no fue tan grande como ella esperaba.- Ni que fuéramos una cosa tan extraña…somos una evolución de un alma humana, al igual que todos, un alma humana corrompida, destrozada, llenada de oscuridad hasta el punto de pudrirse, entonces, simplemente comemos y comemos hasta que retomamos parte de la humanidad…pero con mucho más poder.-Explicó a grandes rasgos el proceso de conversión de un hollow, omitiendo las fases, los dolorosos procesos, las memorias que a veces atormentaban a unos, las máscaras, el trozo que todos tenían y que ella camuflaba como diadema entre sus cabellos.

-Todos hemos sido humanos, así que en cierta forma todos hemos nacido igual, solo cambia la forma en la que evolucionamos, y nos manchamos, hay algunos que son animales, otros son seres que se creen más inteligentes… pero en cierta parte, somos más iguales de lo que crees.- Aquellos iris dorados revolvieron su estómago, apretaron el hueco que se encontraba en la unión baja de su pecho y le hizo recordar cosas que no quería.- Creo conocer a ese lado opuesto…pero no sé si quiero recordarlo o si estoy preparada para enfrentarlo.- Susurro aquello, como si fuera para ella en vez de para Ken, pero por desgracia era para ambos, recordó algo, unas palabras de cierto hombre de ojos dorados, y mientras él le explicaba cómo había aprendido a manejarlo, se le ocurrió algo.- No te muevas…- Se quitó el lazo que aguantaba su largo cabello y este acabo por caer como una marea de terciopelo violáceo, casi blanco, reflejado como pequeños cristales ante el contraste de la luz que apenas entraba, junto a eso, un leve pero extraño olor a lavanda. –Te ayudare…pero vas a tener que hacerme caso en todo lo que diga.- Se levantó acercándose a él.- Y como dije, no moverte ahora mismo…


________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

-Hablo-
-Pienso-

Stats:

FUERZA: 5
PODER: 12
AGUANTE: 6
AGILIDAD: 5
DESTREZA: 11

avatarCiel LeBlanc Vial
Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 05/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Observe the world in your own reflection. [Priv. Ciel]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.