Staff
Afiliados
Foros Hermanos
Afiliados
Fairy Tail ChroniclesBleach Requiem Of The Soul SocietyThe Last Breath RPGSaint Seiya Gold MythCrear foro
Directorios y Otros

Un trono de piedra para la Reina Ónice [2019]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un trono de piedra para la Reina Ónice [2019]

Mensaje por Hikari Mizu el Vie Ago 18, 2017 12:19 pm

avatar
Hikari Mizu
Reina de Hueco Mundo
Mensajes : 165
Fecha de inscripción : 27/07/2016
Ver perfil de usuario
Fue una llegada particular. Una roptura abrupta del ruido y jaleo que reinaba en Las Noches.
"El Rey ha muerto". "Hay que pelear por el trono". "¿Quién será el nuevo gobernante?". "¿Será un Espada?". "¿Otro hollow?".
Cuando la masacre dentro del palacio comenzó.. cuando los arrancar más fuertes trataban de matarse unos a otros para llegar a ser los nuevos Espada, mientras que los débiles pretendían aprovechar la ocasión para devorar los cadáveres... cuando el trono estaba vacío, llegó ella, desde el desierto.

-Frenad este tumulto...

Hikari Mizu. Debía ser ella, sus cuernos negros y sus zarpas metalizadas la distinguían, pero... no estaba bien.. estaba envuelta en sangre. En mucha sangre, y su vestido rasgado, y su semblante no era el que siempre había transmitido dulzura y paz. Había cambiado, por algún motivo.
Los habitantes del palacio pararon su intento por matarse unos a otros. No querían enfurecer a la Primera Espada; aunque nunca la habían visto realmente enfadada, sentían que hoy podía ser ese día.
Sus pasos la condujeron hasta lo más alto de la torre de los Espada, hasta su propia alcoba, donde sus sirvientes aguardaban refugiados.
-Me daré un breve baño.
Comenzó a desvestirse.
-Escoged un vestido elegante...
Así fue su mandato, y así se hizo.

No pasó mucho tiempo entre su entrada a la alcoba y su salida de esta, limpia y vestida casi de gala.
Vestido:
Su siguiente lugar de entrada fue en la mismísima sala del trono. Habitantes y guardias del palacio la observaban, puede que incluso allí hubiesen más arrancar peleando por el trono, puede que incluso algún Espada lo hubiese intentado ya...
Pero nadie quería oponerse a Mizu cuando sus pasos ascendieron por los breves escalones que la conducían al asiento del Rey.
Nadie quería meterse en una pelea con aquella a la que nadie sabía cómo derrotar en todo Hueco Mundo.
Se giró desde esa altura, seria, estoica, observando a los presentes.
Y se sentó. Hikari Mizu había tomado el trono... no hubo una sangrienta pelea, no hubo una discusión violenta: nada. Ningún habitante del palacio tenía intención de comprobar el verdadero potencial de la eterna guardiana de Hueco Mundo... y ahora, nueva Reina.

-Llamad a mis espadas.
Su orden fue concisa, sencilla. Nadie pretendía desobedecerla...
excepto un mentecato. Siempre debe estar el típico arrancar que se cree a la altura de los Espada tan solo por que ha logrado hacerse más fuerte que sus compañeros de bajo poder.
-¿Por que tú lo digas?
Se opuso, así, a la orden de la dama de cabello azabache.
-Cualquiera de nosotros tiene tanto derecho al trono como tu. Tan solo eres muy resistente, pero no eres tan fuerte. Te reto una pelea, Hikari Miz-...
Antes de poder acabar su frase, la nueva Reina ya estaba a su lado, mediante un sonido.
Sin compasión alguna, abrió la boca y clavó sus colmillos en el cuello del rebelde con toda intención de llegar hasta la yugular. Pero no le arrancó la carne... simplemente, lo soltó y se apartó, volviendo a dirigir sus pasos al trono.
Para cuando se hubo sentado de nuevo en el trono, aquel mísero arrancar estaba tirado en el suelo entre chillidos agónicos, deseando que se le diera una muerte rápida: un potente ácido estaba deshaciendo su organismo por dentro, consumiéndolo lentamente.
-Si nadie más desea retarme... cumplid mi orden.
Así se hizo. Los Espada serían llamados a presentarse ante la nueva gobernante de Hueco Mundo.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

De sirvienta:

Estilo habitual:

Resurrección (sin guadaña):

Estadísticas:

Fuerza: 8 (+4 Primera Res. pasiva)
Poder: 6
Destreza: 5
Aguante: 23 (+9 Primera Res. pasiva)
Agilidad: 5

Volver arriba Ir abajo

Re: Un trono de piedra para la Reina Ónice [2019]

Mensaje por Rin Murasaki el Vie Ago 18, 2017 2:12 pm

avatar
Rin Murasaki
Espada 1/Espada Escuadras
Mensajes : 449
Fecha de inscripción : 15/05/2017
Edad : 22
Localización : Hueco Mundo
Ver perfil de usuario
Y de nuevo un dia mas en el mundo humano como estaba haciendo desde hacía bastante tiempo ya, no aparecia en el Hueco Mundo para nada, cosa que tampoco es que me importase demasiado, el número uno estaba marcado en mi pecho, lo que significaba que Mizu había muerto o esta había subido al poder, la segunda opción no me contentaba para nada, entonces me llegó una de mis fracciones para informarme de lo sucedido, era Mismagius una de las pocas que sabía que estaba haciendo realmente en el mundo humano y las otras dos también estaban al tanto de lo que me pasaba, pero como fieles seguidoras me tenían mas lealtad a mi que a ningún otro rey. Se presentó delante de la casa donde yo misma estaba con Sayuki, esta ya conocía a la Shinigami y viceversa, así que no teníamos que armar ningún follón, aunque las palabras que esta me dijo no eran para nada buenas - Pues eso, que Mizu se ha autoproclamado la Reina y el león ha muerto, una noticia buena y otra mala ¿O son las dos malas? - Mismagius se cruzó de brazos y ladeo el rostro mientras yo me levantaba del sofá donde estaba sentada y chasqueaba la lengua - Ahora vuelvo Sayuki, no tardo, tengo que ver una imbécil reina... me voy un tiempo y pasan estas cosas - dije creando una Garganta de manera rápida, quedándome mirándola por unos momentos y la misma Shinigami me guiño un ojo mientras sonreía de manera divertida - No te van a matar, eres la numero uno, ademas puse Kidos defensivos alrededor de este lugar… no lo encontraran fácil, asegúrate de volver - solté un leve suspiro antes de entrar a la Garganta e ir de nuevo al Hueco Mundo con Mismagius.

Aparecí en el interior de las Noches, en la residencia que era mía, la de la Segunda Espada, supongo que tendría que hacer una nueva mudanza de cosas, ya iban tres en lo que llevaba de año, aunque ya había pasado uno según tenía entendido, en todo caso cuando salí de la Garganta estaban esperándome mis otras dos fracciones, Castra y Froslass - Eso se ha vuelto un caos, Castra y yo hemos tenido que matar a todo hollow que se interpuso ¿sigues de fiesta en el mundo humano? - Froslass tan perspicaz comos siempre, camine sin decir una palabra, alzando la mano para que se callara la boca y continué mi caminata hasta la sala del trono, con mi Fracción a mi espalda, Mismagius jugando a las cartas, Froslass desinteresada como siempre y Castra, la pobre no podía hablar, así que solamente me seguía en silencio - ¡Pero si es la parcheada! ¡No pasarás por esta puerta sin antes derrotarnos! ¡Todos aquí queremos tu jodido puesto, enana! - una docena de Hollows, imbéciles arrancars que simplemente aspiran a poco mas, solté un suspiro, cansada de siempre lo mismo, mi Fracción dio un paso hacia atrás mientras apretaba el puño con fuerza.

Y un estallido sucedió, la puerta, una de las puertas de la sala del trono acabo por volar por los aires junto a parte de la misma pared, los cuerpos de los Arrancars, simplemente arrancados a la mitad volaban del puñetazo que había dado, aunque en verdad fueron dos, para asegurarme - Acaba de llegar, ya ha matado a una docena y destruido una puerta, la jefa no pierde las costumbres por nada - comento Mismagius en tono mas que burlón mientras pasaba junto a mi por el umbral que era la puerta, me quede mirando a mi alrededor mientras el polvo continuaba disipándose y claro, los murmullos en la sala y los pasos hacia atrás cuando empezaba a caminar no se hicieron tardar, me acerque poco a poco a donde estaba el trono, quedando lo mas bajo del mismo mientras miraba a Mizu con el ceño fruncido - ¿Qué mierdas quieres ahora? Reina ¿Es otra reunión como la del León? ¿Vas a ver cuales son nuestros puñeteros ideales? - dije con total desprecio, total nunca me había importado los reyes ni cosas semejantes y estaba molesta, bastante molesta, Las Noches había entrado en un caos tan rápido que eso me molestaba y mucho mas me molestaba ser llamada para tonterías semejantes.


NPCS Rin:

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________


De Uniforme:


Volver arriba Ir abajo

Re: Un trono de piedra para la Reina Ónice [2019]

Mensaje por Kaylenne el Dom Ago 20, 2017 4:52 pm

avatar
Kaylenne
Espada 8/Espada Antropas
Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 06/08/2017
Ver perfil de usuario
Ni ella misma se podía explicar la situación actual en la cual vivía, de un momento a otro se encontraba en Las Noches, tampoco era como que fuera una completa recién llegada, pero, ¿quién se podría imaginar que en pleno caos, alguien podría volverse una espada?, ni siquiera estaba del todo segura de cómo lo había logrado, ¿qué había hecho para eso? Lo más “relevante” había sido únicamente a, sin quererlo en realidad, “controlar” un poco aquel caos que se vivía en el lugar, y lo digo de este modo puesto que aquella chica de cabellera turquesa únicamente se encontraba matando arrancar a diestra y siniestra, no se tenía contemplaciones con nadie, la buscaban para pelear, cada inepto que se le ponía enfrente quería derrotarla sin motivo aparente, todo eso le resultaba realmente patético, ¿enserio se sentían con el suficiente poder para vencerla? Solamente la hacían reír y con esa risa sádica que en ocasiones la caracterizaba, solamente se condenaba a muerte y lograban hacer correr la voz sobre aquella arrancar que comenzaba a infundirles el miedo.

-Esto es taaaaaaaaaan~ molesto… auff…- No es como que realmente le molestaran las batallas, incluso las sin sentido, al menos no a aquella personalidad, solamente que el enfrentarse ante tanto debilucho, ya no sentía ánimo alguno, era casi en plan de, va avanzando por algún pasillo y podían suceder dos cosas: primera, que todo mundo se apartara y la dejaran pasar sin más solo por tenerle aprecio a sus vidas o segunda, que dejara una “alfombra” de sangre por donde ella pasara; solo habían esas dos opciones y ya le comenzaba a resultar molesto.

Internamente, la chica se preguntaba por qué rayos seguía en aquel lugar, era una “espada” nombrada de la nada, no estaba tampoco del toda tan segura de lo que implicaba aquello, solo sabía que por la fuerza que poseía, lograba ser alguien importante en el lugar, eso era lo que más le bastaba, o al menos eso creía. -…di…di…disculpe…- Un arrancar menor a ella se acercaba con suma cautela y aterrado, temeroso de su vida sobre todo cuando vio cómo la octava se daba la media vuelta para verle y lo mal encarada que esta estaba. -Que valga la pena o desearás no haber nacido nunca, no ando de buenas ahorita.- Fría y severa aquella mirada, se podía sentir como si la misma espada que ella poseía estuviera cortando la carne viva de aquel arrancar el cual pegaba un chillido aterrorizado. -La la la la la la Mizu Mizu Mizu reina Mizu la la la espada reunión Mizu ahora.- Era prácticamente incomprensible lo que aquel tipo decía, hablaba sumamente rápido y todo tartamudeante, era un fastidio completo para Kaylenne la cual hizo una mueca que solamente indicaba “no te comprendo una mierda y tu mensaje me importa muy poco, muere ahora” y así mismo, sin pensárselo dos veces, en un acto reflejo levantaba su pierna derecha para arremeter una patada contra el cráneo del arrancar y estrellarlo contra el piso haciéndolo explotar sin más.

Dejando ir bufidos y con muy mala ostia, comenzaba a encaminarse a donde se suponía, o al menos ella creía que era donde tenía que ir, a aquella sala donde el trono se encontraba para una supuesta reunión a la cual, al llegar vería algunos cuantos cadáveres más, la que, por intuición daba por hecho que era Mizu pues estaba en el trono, y una chica más junto con una ¿escolta?, quién sabe, seguía sin estar muy acostumbrada a todo el movimiento y comportamiento dentro de aquella organización. -¿Qué se supone que hago acá?- Se rascó la cabeza la cual al momento ladeaba mientras miraba a la del trono esperando respuestas, no estúpida, Kaylenne podía notar la situación, aquella persona no era como para ponerse a jugar, no le temía, al menos no de momento, solamente estaba fastidiada y no comprendía nada de lo que sucedía, necesitaba realmente muchas explicaciones.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________


-Personalidad Sweet habla- || -Personalidad Lover habla- || -Personalidad Tsu-Tsu habla-

Volver arriba Ir abajo

Re: Un trono de piedra para la Reina Ónice [2019]

Mensaje por Noriko Aznable el Lun Ago 21, 2017 5:59 pm

avatar
Noriko Aznable
Espada 6/Espada Exequias
Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 23/07/2017
Edad : 28
Ver perfil de usuario
La voz suave pero clara de una de las arrancar siervas resonó en la estancia de la Espada:

- Miseñora, la reina os ha convocado junto al resto de Espadas en la sala del trono.

En un rincón de la desordenada habitación, en medio de un "nido" hecho con sábanas arrugadas junto a la cama, un Noriko adormilada y hecha un ovillo abrió lentamente los ojos.

- Mmmmmuh... - murmuró, como única respuesta, mientras se incorporaba y se estiraba para desperezarse sin mucho éxito. Se levantó con desgana y se dejó llevar por sus piernas hacia la puerta hasta que más sirbientas, con la propietaria de la voz inicial como líder, se interpusieron en su camino.

Instantes después, la Espada se encontraba desnuda en el baño, mientras las arrancar a quienes habían asignado su cuidado la limpiaban a consciencia sin que ella se opusiera: sabía que esa ocasión era especial y debía estar lo más presentable posible. No era que siempre estuviera sucia ni sudorosa, Noriko disfrutaba de un buen baño, pero en el desierto de Hueco Mundo no solía ser posible encontrar jabón, por lo que no tenía como costumbre usarlo. Y, afortunadamente para las sirvientas, la pelirroja no estaba todavía lo suficiente despierta como para hacer sus "travesuras" habituales en forma de toqueteos subidos de tono, con lo que el proceso no se prolongó en exceso. Incluso se preocuparon de dejar su pelo en perfecto estado, bien cepillado y sin nudos por primera vez en, muy probablemente, años.

A la hora de veestirse, pero, la situación se complicó un poco. Las criadas habían lavado sus desgastados pantalones, pero la capa iba a tomar más tiempo para eliminar las décadas de polvo que la cubrían, e igualmente le habían preparado ropas nuevas a la Espada, que ésta se negaba a ponerse. Finalmente, las negociaciones terminaron con Noriko llevando sólo esos viejos pantalones y nada más: tenía la tozudez de una niña en pleno pataleo, excepto que esa niña tenía la capacidad destructiva de un ejército, algo que las cuidadoras, todavía desconfiadas, preferían no poner a prueba.

Al fin, pero, la terca pelirroja estaba lista y se encaminó hacia la sala del trono. No sabía dónde se encontraba ni tampoco qué aspecto tenían la mayoría de los que debía ver ahí, pero supuso que seguir el rastro de caos y peleas que se había desatado en Las Noches sería la mejor opción, y estuvo en lo correcto. tras unos largos minutos caminando, la Espada medio desnuda llegó ante la puerta de la sala que quedaba en pie, ante la cual se aremolinaban decenas y decenas de Hollows y Arrancars que clavaron los ojos en su número.

- Fuera - dijo, con calma, a la vez que elevaba el reiatsu que emitía para dar fuerza a sus palabras. No era su estilo ser tan hosca, y hubiera podido enfrentarse a ellos sin ningún problema si hubiera sido necesario, pero estaba limpia y perfumada por primera vez en mucho tiempo y quiso respetar el esfuerzo de las sirvientas.

Andó los pasos que le quedaban hacia las demás Espadas presentes mientras su vista iba de un lado a otro, movida por una enorme curiosidad. Cuando llegó junto a Rin, la Primera y única Espada que conocía, la Sexta se sentó en el suelo de piernas cruzadas y levantó la mano antes de exclamar alegremente:

- ¡Noriko aquíííí!

Volver arriba Ir abajo

Re: Un trono de piedra para la Reina Ónice [2019]

Mensaje por Hikari Mizu el Sáb Sep 02, 2017 12:16 pm

avatar
Hikari Mizu
Reina de Hueco Mundo
Mensajes : 165
Fecha de inscripción : 27/07/2016
Ver perfil de usuario
Tres se habían presentado. Tres espadas, por el momento, dignas y leales a su raza.

Hikari Mizu aguardó sentada en su trono, sus oscuras zarpas extendidas sobre los reposabrazos del mismo. Su expresión difería de cómo que los habitantes del palacio habían acostumbrado a verla: si aquella que antes era Primera Espada siempre había mostrado siempre una radiante expresión alegre, ahora como reina se había torcido en gravedad.

Rin había llegado con cierta violencia, y no es que a la reina le importase aquello, simplemente... prefería que por fin hubiese algo de silencio. Sus palabras de llegada no podían ser menos apropiadas y, sin embargo, Mizu no se vería afectada.
-Rin, no voy a pedirte que te arrodilles ante mi. Este trono no cambiará la escala de mi ego. Te voy a pedir el mismo respeto que yo te tengo a ti, nada más y nada menos.
Sentenció observándola. Aunque toda la presencia de la reina expresaba calma y sosiego, era evidente que no estaba de buen humor.

Había escuchado que habían sido seleccionadas hacía poco dos nuevas espadas. Llegaron una a una, más pronto que tarde. Aquella llamada Kaylenne se expresó con duda, no conocía realmente el motivo por el que había sido llamada a la sala del trono. En el momento en que la reina le iba a dar su respuesta, llegó otra... ¿Noriko?
La hasta ahora inmutable expresión de Hikari Mizu se tornó en una de confusión, frunciendo el ceño, como si hubiese algo que no encajara. ¿De verdad era aquella Noriko? ¿la misma que había conocido tantos años atrás? quizá la memoria le estuviese jugando una mala pasada, había perdido mucha sangre hacía poco tiempo y sus pensamientos podían seguir siendo difusos.
Agitó levemente la cabeza, tratando que no se notase su repentina actitud confusa y carraspeó.

-Os he llamado, por que...
Se levantó del trono, dejando que la falda su magnífico vestido negro de gala adornase sus esbeltas piernas calzadas por unos elegantes zapatos de tacón.
-..vamos a celebrar algo. Y no es mi ascenso al trono. Mi coronación como reina os puede importar tan poco como el nombre de los guardias de Rin ha destruido en su entrada.
La reina se pronunció, honesta, dirigiendo su elegante caminar hacia sus nuevos súbditos: siempre conservaba una absoluta femineidad en sus movimientos, fina y elegante.
-Vamos a celebrar el futuro de nuestra raza. Todo esto...
Señaló con un gesto de su diestra el ventanal que daba al gran desierto y su luna eterna.
-Voy a cambiarlo todo. A mejor.
Volvió la mirada hacia cada una de las espadas. Decidida, estoica: Hikari Mizu hablaba muy en serio.
-Se que habéis escuchado esto de muchos reyes. Ninguno lo ha cumplido, todos han caído de una forma u otra. Rayos,
yo misma he sido la leal guardiana de un buen número de gobernantes de nuestro mundo.

Seis sirvientes arrancar machos, vestidos con elegantes ropas, hicieron su paso a la sala a través de la derruida gran puerta, portando bandejas, botellas, platos, cubiertos... y una buena cantidad de deliciosa comida, desde carne hasta frutas, probablemente robadas de algún lugar del mundo mortal de los humanos. Incluso portaban distintas botellas de cristal de bebidas con alcohol.

-Pero esta vez será distinto. Esta vez... nuestra raza se alzará con un orgullo del que nunca ha disfrutado.
Todo el festín se colocó sobre la alargada mesa de reunión, y los varones arrancar aguardaron apartados de la mesa: sin duda, esa educación había venido por parte de Mizu.
-Os ruego que disfrutéis del banquete. No me miréis solo como a una líder.. también soy vuestra compañera.
Y la reina sonrió, extendiendo su zarpa ofreciendo asiento a los presentes en las altas sillas que correspondían a los espadas.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

De sirvienta:

Estilo habitual:

Resurrección (sin guadaña):

Estadísticas:

Fuerza: 8 (+4 Primera Res. pasiva)
Poder: 6
Destreza: 5
Aguante: 23 (+9 Primera Res. pasiva)
Agilidad: 5

Volver arriba Ir abajo

Re: Un trono de piedra para la Reina Ónice [2019]

Mensaje por Rin Murasaki el Dom Sep 03, 2017 4:42 pm

avatar
Rin Murasaki
Espada 1/Espada Escuadras
Mensajes : 449
Fecha de inscripción : 15/05/2017
Edad : 22
Localización : Hueco Mundo
Ver perfil de usuario
Me encogí de hombros, malhumorada y mirando a mi alrededor, ya que estaban llegando las que parecían ser las nuevas Espadas, no era algo de importancia tampoco, a una no la conocía y se parecía demasiado a Froslass, supongo que serían gemelas o algo por el estilo y a otra si que me sonaba, porque ya la había conocido de antes en el mundo humano, el ver a Noriko sentarse a mi lado, como si fuera una especie de niña simplemente me hizo cruzar mis brazos y volver mi mirada hacia todo lo que decía Mizu, estaba claro que no estaba aquí para ser una reina igual, mas que nada porque se le notaba diferente ahora, algo había pasado y poco me importaba lo que fuera que pasó, cuando empezaron a entrar los arrancars con bandejas, bebidas, estaba claro que lo que quería celebrar era una especia de fiesta de inauguración por su reinado o algo por el estilo, chasquee la lengua, rechazado las bebidas y mire a mi Fracción, la cual estaba mirando a su alrededor y claro, estas tres eran una pandilla de despreocupadas, no tardaron en tomar cosas a su antojo.

- Así que tu eres la sexta… Noriko-chan ¿quieres de esto? - Mismagius, la cual parecía haberse interesado en la Sexta, se acercó para ofrecerle algo de beber, pues portaba dos copas en sus manos además de aquella serpiente Hollow con la que cargaba casi todo el tiempo, Froslass acabo por meterse de lleno en el papel de princesa en una fiesta y no tardo en adaptarse, mientras a mi lado continuaba Castra, como no podía hablar, no podía pedir muchas cosas tampoco, le tuve que tomar una copa y un trozo de carne para que se estuviera tranquila, luego de eso, yo junto con mi muda Fracción nos quedamos sentadas en el borde de una de las columnas, mirando la escena - Es una suerte que no sepas hablar, me ahorras muchos problemas Castra - comente de manera sincera, cosa que a la Fracción de mascara leonada no pareció importarle, incluso se sintió halagada, de cualquier manera, lo mio no eran para nada estar de fiestas.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________


De Uniforme:


Volver arriba Ir abajo

Re: Un trono de piedra para la Reina Ónice [2019]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.