Staff
Últimos temas
» Pedido de cierre de temas y puntos de reiatsu
por Ryûnosuke Aiboshida Hoy a las 7:25 pm

» ~I'm Back~ (Priv. Vizards)
por Hayato Akiyama Hoy a las 7:24 pm

» Sugar Sweet Nightmare II [2020] [Priv. Ryunosuke]
por Ryûnosuke Aiboshida Hoy a las 7:17 pm

» Fuerza y equilibrio (priv. vizards) (año 2020)
por Hayato Akiyama Hoy a las 6:59 pm

» Deep in the forest where nobody goes [2020] [Priv.Salvatore]
por Terry Aoshima Hoy a las 3:18 pm

» - Cromulent University [Élite - Confirmación]
por Invitado Hoy a las 2:24 pm

» Las hojas del desierto (Priv. Ibuki) [año 2020]
por Ibuki Sasaki Hoy a las 9:12 am

» La cara y media de una misma moneda. // Priv. [Ibuki] {2015}
por Ibuki Sasaki Hoy a las 8:44 am

» Hasta la última gota de sangre. // Priv. [Terry Aoshima] [+18] {2020}
por Ryûnosuke Aiboshida Hoy a las 5:15 am

» Registro de cronologias
por Aoi Kururugi Hoy a las 2:53 am

» Un Reencuentro a lo Hawaiano (Priv. Nagi) {2020)
por Nagito Komaeda Hoy a las 2:42 am

» Hilo de ausencias - Formal
por Nagito Komaeda Hoy a las 2:07 am

» Registro de avatares
por Aoi Kururugi Hoy a las 1:50 am

» Pride and Glory [Libre] [2020]
por Shu'yu Akigahama Hoy a las 1:47 am

» 1er evento de MH: Sombras de una vieja existencia [Participantes Hayato, Mercedes, Nagito y Sortiara]
por Shu'yu Akigahama Hoy a las 12:57 am

» Get down to business [Libre] [2000]
por Shu'yu Akigahama Hoy a las 12:13 am

» Un conocimiento para el futuro (año 1980) (Priv. Santos)
por Nagito Komaeda Ayer a las 9:09 pm

» Ficha de Aoi
por Shu'yu Akigahama Ayer a las 9:04 pm

» Ficha Natsuki
por Shu'yu Akigahama Ayer a las 7:09 pm

» Elaborar opciones. // Semipriv. [Akemi] {2019}
por Ryûnosuke Aiboshida Ayer a las 5:49 pm

» ~Ayayayay, mi Hollow hace uyuyuyuy [privado Hayato, 1913]~
por Tsumuji Samidare Ayer a las 5:45 pm

» Las hojas del desierto (Priv. Yuubi) [año 2020]
por Hikari Mizu Ayer a las 2:45 pm

» Investigando en el mundo humano [2020][Priv. Nagito]
por Nagito Komaeda Ayer a las 5:23 am

» Shut up and fight [Priv. Hayato] [2020]
por Hood Skull Vie Mayo 18, 2018 11:43 pm

» Toma dos. // Priv. [Mercedes] {2020}
por Akemi Noihara Vie Mayo 18, 2018 11:02 pm

Afiliados
Foros Hermanos
Directorios y Otros
Afiliados

~Ayayayay, mi Hollow hace uyuyuyuy [privado Hayato, 1913]~

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

~Ayayayay, mi Hollow hace uyuyuyuy [privado Hayato, 1913]~

Mensaje por Tsumuji Samidare el Miér Mayo 16, 2018 6:35 pm

No se encontraba muy bien, el dolor de cabeza era persistente y la migraña le apretaba el cráneo como las manos de un gigante intentando reventársela y se extendía por la nuca y columna como una serpiente. Lejos del caos que había formado en el pueblo, destrozando casas y coches de caballos, arrancado farolas recién descubiertas hacía pocos años atrás y prácticamente, todo lo que se le había metido por delante, sin miramiento alguno, ahora parecía haber podido controlar por unos minutos lo que fuera que le estuviera pasando y logró correr lo suficiente como para salir de allí y adentrarse en el bosque, lejos del núcleo urbano.

A lo lejos oyó la sirena de los bomberos y gritos, casi murmullos, pero gritos al fin y al cabo de la gente que pedía auxilio, presa del terror de lo desconocido, lo que fuera que hubiera sido capaz de poner la ciudad patas arriba en minutos sin dejar otro rastro que no fuera destrucción. La joven Shinigami estaba en una parte fonda, penumbrosa, con la espalda pegada al tronco de un árbol cualquiera en un día cualquiera. ¿Había matado a alguien? No, era la Capitana del Escuadrón dedicado a la protección y vigilancia del mundo humano, si alguien velaba por su bienestar matando Hollows y purificando almas era ella, no otro, pero joder, se le había ido la castaña y había sido incapaz de verlo venir. Apoyó la cabeza en el árbol y miró hacia la copa, frondosa, con los primeros rayos de sol filtrándose entre sus hojas y suspiró. Cerró los ojos, recordando cuándo fue el primer ataque, ¿unas semanas atrás? un mes y pico como mucho. Lo que no recordaba era cómo había empezado a corromperse, quizás aquella vez que se vio emboscada por aquella manada Hollow y la hirieron por pillarla desprevenida, o quizás con aquél tan grandote que le arañó la cara y que le habría sacado un ojo de no haberse apartado...Todo aquello daba igual, eso le pasaba porque siempre iba sola al mundo humano y se pasaba más tiempo allí que en su despacho, atendiendo a los oficiales y mirando el tiempo transcurrir lentamente. Se frotó la cara y suspiró, parpadeando levemente, mirándose las manos, sucias y llenas de arañazos.

- Me cago en la puta...-Jadeó. El dolor de cabeza se agravó y una risa resonó en el pecho. ¿Cuándo supo que tenía problemas? ¿Cuando empezó a escuchar voces? ¿El día que se miró en el espejo y tenía manchas blancas por la cara, parecidas a hueso? En ese momento, cuando las voces se repetían cada pocas horas, de forma aleatoria, supo que se estaba volviendo puto loca. Paseaba por la SS parando cada dos por tres, mirando a su espalda, por si alguien más podía escuchar la voz como ella, pero no, solo sonaba en su cabeza. Tardó un poco, pero al final se confirmaron sus sospechas: estaba infectada y el parásito no iba a hacer otra cosa que transformar su vida en un Infierno. Al menos había podido huir del Seiretei sin levantar sospechas, esa noche fue la peor de todas: migraña, náuseas, fiebre, sudor frío, temblores...Todo acompañado por las burlas y risitas del parásito, más activo que de costumbre y eh, hasta ése preciso momento había logrado mantenerlo a raya, pero esa noche no, esa mala noche fue la más horrible que había sufrido nunca, incluso cuando estaba viva y comandaba el ejército no había tenido una noche tan jodida como esa.

- DÉBIL-Fue lo último que escuchó antes de que algo o alguien invisible le arrancara las entrañas de cuajo, haciendo que la joven Capitana cayera de lado en el suelo cubierto de hojarasca, gritando como nunca había gritado, sujetándose el vientre con ambas manos, acurrucada, convulsionándose, sin saber qué hacer. No sabía si eran segundos o minutos u horas, la noción del tiempo se perdió y solo era capaz de notar una asquerosa sensación de ardor en la cara y las manos, ahora blancas como la nieve y un renovado ánimo belicoso corrió por su cuerpo como una ola. Aplastó el suelo con las garras y gruñendo, pegó un salto que levantó polvareda y algún que otro pedazo de tierra, aterrizó frente a un árbol gigantesco que le molestaba y decidió que era buena idea cogerlo, arrancarlo y usarlo como bate de baseball para lanzar piedras y árboles sin ton ni son.

Solo era cuestión de tiempo que decidiera volver a la ciudad a terminar lo que había dejado a medias por culpa de la Shinigami.

Era su hora.
avatarTsumuji Samidare
Miembro Vizard
Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 10/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Ayayayay, mi Hollow hace uyuyuyuy [privado Hayato, 1913]~

Mensaje por Hayato Akiyama el Vie Mayo 18, 2018 11:27 am

Como aún quedaban unos cuantos años para que empezaran a crearse cosas medianamente entretenidas en el mundo, como los videojuegos o el porno de tentáculos, todo cuanto podía hacer el Vizard para matar el rato era pasear. A ver, quien dice pasear dice viajar durante años, yendo de un lado a otro, sin un rumbo fijo, en busca de tabaco, o de comida, o de gatetes. Muy de vez en cuando se encontraba con algún suceso o hecho medianamente interesante, en plan un grupo de Hollows persiguiendo a un alma, y podía salvarla o apostar consigo mismo, o con Hiru si la muy perra tenía ganas de hablar, cuánto tardaría algún Shinigami en venir a salvarla, si es que venían, o cuántos metros podría recorrer el alma antes de que le arrancaran la cabeza de un mordisco... Lo que se dice aficiones sanas. Para él, claro. Y muy puntualmente le daba el venazo y se volvía a Karakura, a buscar un sitio más conocido para dormir, como la base, o algún callejón que no oliera demasiado a pis. No era muy exquisito. Pero quién le iba a decir a él que tendría algo más interesante que hacer que dejarse caer en alguna superficie mullida para dormir.

No vio todo el espectáculo, pero con lo destrozada que estaba la ciudad estaba más que claro que alguien se lo había pasado muy pero que muy bien, y no le habían invitado a la juerga. Vaya desfachatez. Pasó como de la caca de los humanos heridos, que se encargaran los médicos de los heridos y los Shinigamis de los muertos, que para algo les pagaban, y centró su atención en el rastro de destrucción que se alejaba hacia el bosque. El responsable era tan sutil como una patada en los huevos, así que no le costó demasiado encontrarlo y oh, sorpresa. Había pensado en su momento que se trataría de un Hollow, un Hollow fuertote, pero la figura humanoide desmentía, a medias, dicha teoría... y oh, sorpresa por segunda vez, el engendro llevaba ropa, más o menos, que lo identificaban como Shinigami y, siendo aún más precisos gracias al blanco Haori que portaba, como Capitán. Toma giro dramático de los acontecimientos.

No es que el Kenpachi fuera un lumbreras, pero ya había experimentado el brutal espectáculo ante sus ojos: un Shinigami en plena hollowficación. Tener que vérselas con un Capitán era, de por sí, un auténtico coñazo, ¿pero uno fuera de control y transformándose en Hollow? Ah no, eso sí que no, quizá otro día, en otro momento, en otro lugar... ya lo encontraría algún Shinigami, y lo reducirían, o lo matarían o... o lo que fuera, no era asunto suyo. Así que se dispuso de buena gana a marcharse cagando leches de ahí cuando un vistazo en mayor detalle sobre el susodicho, mejor dicho susodicha, le reveló una nueva sorpresa más.

- ...Reconozco ese culo.- Magnifica observación, Sherlock. Y es que el trasero en cuestión pertenecía, ni más ni menos,que a la Capitana del Décimo Tercer Escuadrón, Ex Capitana a todos los efectos visto lo visto, Tsu...Tsu...Tsuloquesea. Soltó tal suspiro que a poco y se atragante el muy imbécil, porque ahora tenía un dilema moral. Si, a veces tenía de esas cosas.

Aunque habría dejado a cualquier otro Shinigami dándose de palos contra los árboles del lugar hasta que algún ecologista le metiera un paquete de tres pares, si es que existían ecologistas en el siglo veinte, su relación con el actual engendro era un poco puñetera. Puñetera más que nada porque la conocía y, dentro de lo que cabe, hasta le caía medianamente bien, y claro, si se iba sin más, tarde o temprano terminaría dándole mucho por culo el sentimiento de culpa, y comería menos, dormiría menos, fumaría más... Irse o quedarse, quedarse o irse... Otro suspiro más largo que el anterior.

- Hay que joderse...- Se dijo a sí mismo mientras se acercaba a base del buen spamm de Shunpos hasta donde la Ex Capitana lo pudiera ver.- Bueno Tsutsu, tengo una mala noticia y una buena noticia...- Tono cien por cien desganado.- La mala es que te estás convirtiendo en un Hollow y, si te pones tontorrona, tendré que matarte.- Desenvainó.- La buena es que, si le echas ovarios, sobrevivirás...- Contempló los dedos de su mano, mientras los usaba para ayudarse a contar.- Realmente tengo unas cuantas noticias más pero...- El rostro de desgana se vio sustituido por uno algo más serio.- ...supongo que todo eso te da igual, ¿verdad?
avatarHayato Akiyama
Miembro Vizard
Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 11/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Ayayayay, mi Hollow hace uyuyuyuy [privado Hayato, 1913]~

Mensaje por Tsumuji Samidare Ayer a las 5:45 pm

- TROLOLOLOLO, LOLO, LO-LOOOOO-Canturreaba feliz la Shinigami posesa en el bosque, cada vez más clarete de los viajes que estaba pegándole a los árboles usando uno de los suyos como ariete. Ramas y hojas flotaban cayendo sin ton ni son, algún tronco caía provocando un sonoro estruendo que, de seguir así, haría que alguien se percatara del tumulto en el bosque y decidiera ir a ver qué pasaba, a ver si ahí estaba el causante de los destrozos en la ciudad. Concentrada estaba en su deforestación, tanto, que no se dio cuenta de que había alguien vigilándola y no se percató hasta que ése mismo alguien se puso ahí a un lado pero bien puestecito para ser visible.

Él habló y la posesa paró de romper cosas con el árbol entre las manos, mirando al albino con curiosidad. Ah si, le sonaba de la SS, otro Capitán. De todos los que había, 13, contándola a ella, ése era el que más importancia tenía en su vida y es que era nada más y nada menos que el Shinigami cabrón culpable de haberla enviado a la SS justo después de morir en el campo de batalla. Al principio le cabreó, pero luego entendió que era su obligación hacerlo, no lo hizo por gusto, fue solo simple burrocracia y él no parecía acordarse y ella no se lo había dicho, así que...- TÚ...TÚ MMM...-Tiró el árbol pallá y brazos en jarra, miró fijamente al Capitán-- AH SI, ERES HAYAYA. DE LOS GARRULOS DEL ONCE.-Flis flis, a medida que hablaba, el rostro de la Shinigami iba invadiéndose de más blancura, hasta que prácticamente una máscara le cubrió el rostro entero y el blanco se extendió al cuello y escote, fundiéndose con el blanco de la capa de su rango en la SS-- ¿Qué es tontorrona?-Uy, el Shinigami desenfundaba-- ¿Desenfundas contra una Shinigami desarmada? ¡UYUYUYUYUY!-Canturreó burlándose llevándose las manos a las mejillas, negando con la cabeza, echando a andar dando saltitos, haciendo que la faldita brincara con ella cual adolescente paseando por el parque-- Noticias, noticias, nooooooooo-tiiiiiiii-ciaaaaaaaaa-aaaaas, ¡tururuuuuu, tiririiii!-Ah, los del Onceavo Escuadrón, usando los dedos para contar, qué cosa más lerda, telojuro.

La fémina dejó de saltar para dar largas zancadas-todo lo largas que podía dar con sus piernecicas cortas, que era un tapón de mujer-mientras el Shinigami seguía con su discursito vacuo e inútil, obviamente. Dio varias vueltas hasta quedar nuevamente frente a él y asintió, tranquilamente, a sus últimas palabras. Si, todo eso le daba igual. Muy mucho igual-- Mesigual todo y todos, y este ahora es mi cuerpo, solo mío mío, y puedo y debo hacer con él lo que me de la gana. Llevo mucho tiempo esperando.-Se pasó las manos por los pechos y bajó por las costillas, se quedó en la falda tableada y la estirajó para levantarla un poco, lo justo para que se adivinara la ropa interior y la soltó, solo para seguidamente, posar la mano izquierda sobre el mango de su zanpakuto y desenvainar-- Un muerto no puede matarme.- ¿A qué venía eso? Ah si, oficialmente Hayato estaba muerto según los informes de la SS, así que si ahora lo mataba en el bosque, a nadie le importaría. Bien. Estiró el brazo, zanpa en mano, hasta tocar la punta de la hoja de la zanpakutô de Hayato y ahí la dejó, sin moverse, hasta que inició el ataque: golpetazo de zanpa para apartarla de su camino, shunpo al frente para acortar distancias mientras con la diestra empezó a cargar un Cero que lanzaría directo al estómago del Capitán del Onceavo.
avatarTsumuji Samidare
Miembro Vizard
Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 10/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Ayayayay, mi Hollow hace uyuyuyuy [privado Hayato, 1913]~

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.