Staff
Shu'yu
WebMaster
Akemi Noihara
Cierre de temas y noticias
Hood Skull
Registros y compras
Nagito Komaeda
Registro de actividad
Sofia Lucero
Afiliador
Últimos temas
» El dolor de la traición de un ser querido. (Priv. Mercedes)(año 2020)
por Mercedes Hoy a las 8:59 am

» ~I'm Back~ (Priv. Vizards)
por Mercedes Hoy a las 8:50 am

» You are not my friend, right? [2021 - Mercedes]
por Mercedes Hoy a las 8:31 am

» Huan Yue [ID]
por Huan Yue Hoy a las 7:18 am

» Anthony "Tony" Adamant - El noble Asesino
por Anthony Adamant Hoy a las 5:25 am

» ¡Los mejores del foro! [Awards del foro]
por Shu'yu Hoy a las 2:45 am

» A visit from me [Año 2021] [Priv. Salvatore]
por Jeani Dorbbeis Ayer a las 6:01 pm

» Teniendo algo de diversión [Priv. Yuubi] [2020]
por Yuubi Sagaru Ayer a las 5:28 pm

» Silent calm with breaking noise [Priv. Tsumuji] [Año 2021]
por Shu'yu Ayer a las 4:34 pm

» Petición de exámenes
por Anthony Adamant Ayer a las 3:33 pm

» Tony parkours into Bleach Resurgimiento! Hola a todos!
por Anthony Adamant Ayer a las 3:26 pm

» Dominaré el mundo(?) Okno ¡Hola! ~
por Nagito Komaeda Ayer a las 2:18 pm

» [Having a good time ~Priv. Hayato~ +18][Año 2021]
por Tsumuji Samidare Ayer a las 1:32 pm

» Dos junto las arenas [Priv. Salvatore -2021]
por Rin Murasaki Ayer a las 1:06 pm

» Rompiendo la Calma [Priv. Berk - 2021]
por Rin Murasaki Ayer a las 12:51 pm

» Registro de avatares
por Nagito Komaeda Ayer a las 3:11 am

» ~Hello Mr.Crow ~ [2021][Priv.Shu]
por Shu'yu Ayer a las 2:43 am

» Colisión del ocaso, al amanecer. +18 (Año 2020) (priv. Acce)
por Acce Kellar Ayer a las 1:49 am

» Angel en Paris [Sofia - 2021]
por Alice Nakiri Jue Jul 19, 2018 9:27 pm

» Hilo de ausencias - Formal
por Kuma Souls Jue Jul 19, 2018 8:22 pm

» Observando el panorama [Priv. Nagito - 2021]
por Nagito Komaeda Jue Jul 19, 2018 7:08 pm

» El regreso del capitán [Priv. Alice - 2021]
por Alice Nakiri Jue Jul 19, 2018 7:06 pm

» A Change of Seasons V: A Savior in the Square. // Priv. [Yui Akagame] (2021)
por Ryûnosuke Aiboshida Jue Jul 19, 2018 5:14 pm

» A Change of Seasons IV: Hell's Kitchen. // Priv. [Nagito, Alice] (2021)
por Nagito Komaeda Jue Jul 19, 2018 5:06 pm

» Another Day: 6:00. // Semi-libre (2020)
por Rin Murasaki Jue Jul 19, 2018 4:23 pm

Afiliados
Foros Hermanos
Directorios y Otros
Afiliados
LosMejores
Los mejores
AnunciosYNoticias
Anuncios y noticias

¡Cambio de año! [30/06/18]

Hemos cambiado de año en el foro. Ahora el presente será en el 2021. [Leer más].

¡Mini-cambios! [25/06/18]

Cambios y ajustes para el sistema PvP. Acciones de base y puntos que otorgan. [Leer más].

¡Conversatorio del staff! [17/06/18]

Se hará el 24 de Junio de 2018 a las 17 hrs. Argentina. [Leer más].

¡Mini-cambios! [17/06/18]

Cambios y ajustes para el sistema PvP. Intensidades y stats. [Leer más].

~Ayayayay, mi Hollow hace uyuyuyuy [privado Hayato, 1913]~

Ir abajo

~Ayayayay, mi Hollow hace uyuyuyuy [privado Hayato, 1913]~

Mensaje por Tsumuji Samidare el Miér Mayo 16, 2018 6:35 pm

No se encontraba muy bien, el dolor de cabeza era persistente y la migraña le apretaba el cráneo como las manos de un gigante intentando reventársela y se extendía por la nuca y columna como una serpiente. Lejos del caos que había formado en el pueblo, destrozando casas y coches de caballos, arrancado farolas recién descubiertas hacía pocos años atrás y prácticamente, todo lo que se le había metido por delante, sin miramiento alguno, ahora parecía haber podido controlar por unos minutos lo que fuera que le estuviera pasando y logró correr lo suficiente como para salir de allí y adentrarse en el bosque, lejos del núcleo urbano.

A lo lejos oyó la sirena de los bomberos y gritos, casi murmullos, pero gritos al fin y al cabo de la gente que pedía auxilio, presa del terror de lo desconocido, lo que fuera que hubiera sido capaz de poner la ciudad patas arriba en minutos sin dejar otro rastro que no fuera destrucción. La joven Shinigami estaba en una parte fonda, penumbrosa, con la espalda pegada al tronco de un árbol cualquiera en un día cualquiera. ¿Había matado a alguien? No, era la Capitana del Escuadrón dedicado a la protección y vigilancia del mundo humano, si alguien velaba por su bienestar matando Hollows y purificando almas era ella, no otro, pero joder, se le había ido la castaña y había sido incapaz de verlo venir. Apoyó la cabeza en el árbol y miró hacia la copa, frondosa, con los primeros rayos de sol filtrándose entre sus hojas y suspiró. Cerró los ojos, recordando cuándo fue el primer ataque, ¿unas semanas atrás? un mes y pico como mucho. Lo que no recordaba era cómo había empezado a corromperse, quizás aquella vez que se vio emboscada por aquella manada Hollow y la hirieron por pillarla desprevenida, o quizás con aquél tan grandote que le arañó la cara y que le habría sacado un ojo de no haberse apartado...Todo aquello daba igual, eso le pasaba porque siempre iba sola al mundo humano y se pasaba más tiempo allí que en su despacho, atendiendo a los oficiales y mirando el tiempo transcurrir lentamente. Se frotó la cara y suspiró, parpadeando levemente, mirándose las manos, sucias y llenas de arañazos.

- Me cago en la puta...-Jadeó. El dolor de cabeza se agravó y una risa resonó en el pecho. ¿Cuándo supo que tenía problemas? ¿Cuando empezó a escuchar voces? ¿El día que se miró en el espejo y tenía manchas blancas por la cara, parecidas a hueso? En ese momento, cuando las voces se repetían cada pocas horas, de forma aleatoria, supo que se estaba volviendo puto loca. Paseaba por la SS parando cada dos por tres, mirando a su espalda, por si alguien más podía escuchar la voz como ella, pero no, solo sonaba en su cabeza. Tardó un poco, pero al final se confirmaron sus sospechas: estaba infectada y el parásito no iba a hacer otra cosa que transformar su vida en un Infierno. Al menos había podido huir del Seiretei sin levantar sospechas, esa noche fue la peor de todas: migraña, náuseas, fiebre, sudor frío, temblores...Todo acompañado por las burlas y risitas del parásito, más activo que de costumbre y eh, hasta ése preciso momento había logrado mantenerlo a raya, pero esa noche no, esa mala noche fue la más horrible que había sufrido nunca, incluso cuando estaba viva y comandaba el ejército no había tenido una noche tan jodida como esa.

- DÉBIL-Fue lo último que escuchó antes de que algo o alguien invisible le arrancara las entrañas de cuajo, haciendo que la joven Capitana cayera de lado en el suelo cubierto de hojarasca, gritando como nunca había gritado, sujetándose el vientre con ambas manos, acurrucada, convulsionándose, sin saber qué hacer. No sabía si eran segundos o minutos u horas, la noción del tiempo se perdió y solo era capaz de notar una asquerosa sensación de ardor en la cara y las manos, ahora blancas como la nieve y un renovado ánimo belicoso corrió por su cuerpo como una ola. Aplastó el suelo con las garras y gruñendo, pegó un salto que levantó polvareda y algún que otro pedazo de tierra, aterrizó frente a un árbol gigantesco que le molestaba y decidió que era buena idea cogerlo, arrancarlo y usarlo como bate de baseball para lanzar piedras y árboles sin ton ni son.

Solo era cuestión de tiempo que decidiera volver a la ciudad a terminar lo que había dejado a medias por culpa de la Shinigami.

Era su hora.
Tsumuji Samidare
Miembro Vizard
avatar
Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 10/03/2018
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Ayayayay, mi Hollow hace uyuyuyuy [privado Hayato, 1913]~

Mensaje por Hayato Akiyama el Vie Mayo 18, 2018 11:27 am

Como aún quedaban unos cuantos años para que empezaran a crearse cosas medianamente entretenidas en el mundo, como los videojuegos o el porno de tentáculos, todo cuanto podía hacer el Vizard para matar el rato era pasear. A ver, quien dice pasear dice viajar durante años, yendo de un lado a otro, sin un rumbo fijo, en busca de tabaco, o de comida, o de gatetes. Muy de vez en cuando se encontraba con algún suceso o hecho medianamente interesante, en plan un grupo de Hollows persiguiendo a un alma, y podía salvarla o apostar consigo mismo, o con Hiru si la muy perra tenía ganas de hablar, cuánto tardaría algún Shinigami en venir a salvarla, si es que venían, o cuántos metros podría recorrer el alma antes de que le arrancaran la cabeza de un mordisco... Lo que se dice aficiones sanas. Para él, claro. Y muy puntualmente le daba el venazo y se volvía a Karakura, a buscar un sitio más conocido para dormir, como la base, o algún callejón que no oliera demasiado a pis. No era muy exquisito. Pero quién le iba a decir a él que tendría algo más interesante que hacer que dejarse caer en alguna superficie mullida para dormir.

No vio todo el espectáculo, pero con lo destrozada que estaba la ciudad estaba más que claro que alguien se lo había pasado muy pero que muy bien, y no le habían invitado a la juerga. Vaya desfachatez. Pasó como de la caca de los humanos heridos, que se encargaran los médicos de los heridos y los Shinigamis de los muertos, que para algo les pagaban, y centró su atención en el rastro de destrucción que se alejaba hacia el bosque. El responsable era tan sutil como una patada en los huevos, así que no le costó demasiado encontrarlo y oh, sorpresa. Había pensado en su momento que se trataría de un Hollow, un Hollow fuertote, pero la figura humanoide desmentía, a medias, dicha teoría... y oh, sorpresa por segunda vez, el engendro llevaba ropa, más o menos, que lo identificaban como Shinigami y, siendo aún más precisos gracias al blanco Haori que portaba, como Capitán. Toma giro dramático de los acontecimientos.

No es que el Kenpachi fuera un lumbreras, pero ya había experimentado el brutal espectáculo ante sus ojos: un Shinigami en plena hollowficación. Tener que vérselas con un Capitán era, de por sí, un auténtico coñazo, ¿pero uno fuera de control y transformándose en Hollow? Ah no, eso sí que no, quizá otro día, en otro momento, en otro lugar... ya lo encontraría algún Shinigami, y lo reducirían, o lo matarían o... o lo que fuera, no era asunto suyo. Así que se dispuso de buena gana a marcharse cagando leches de ahí cuando un vistazo en mayor detalle sobre el susodicho, mejor dicho susodicha, le reveló una nueva sorpresa más.

- ...Reconozco ese culo.- Magnifica observación, Sherlock. Y es que el trasero en cuestión pertenecía, ni más ni menos,que a la Capitana del Décimo Tercer Escuadrón, Ex Capitana a todos los efectos visto lo visto, Tsu...Tsu...Tsuloquesea. Soltó tal suspiro que a poco y se atragante el muy imbécil, porque ahora tenía un dilema moral. Si, a veces tenía de esas cosas.

Aunque habría dejado a cualquier otro Shinigami dándose de palos contra los árboles del lugar hasta que algún ecologista le metiera un paquete de tres pares, si es que existían ecologistas en el siglo veinte, su relación con el actual engendro era un poco puñetera. Puñetera más que nada porque la conocía y, dentro de lo que cabe, hasta le caía medianamente bien, y claro, si se iba sin más, tarde o temprano terminaría dándole mucho por culo el sentimiento de culpa, y comería menos, dormiría menos, fumaría más... Irse o quedarse, quedarse o irse... Otro suspiro más largo que el anterior.

- Hay que joderse...- Se dijo a sí mismo mientras se acercaba a base del buen spamm de Shunpos hasta donde la Ex Capitana lo pudiera ver.- Bueno Tsutsu, tengo una mala noticia y una buena noticia...- Tono cien por cien desganado.- La mala es que te estás convirtiendo en un Hollow y, si te pones tontorrona, tendré que matarte.- Desenvainó.- La buena es que, si le echas ovarios, sobrevivirás...- Contempló los dedos de su mano, mientras los usaba para ayudarse a contar.- Realmente tengo unas cuantas noticias más pero...- El rostro de desgana se vio sustituido por uno algo más serio.- ...supongo que todo eso te da igual, ¿verdad?

____________________________________________________________________________________________


Hayato Akiyama
Miembro Vizard
avatar
Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 11/03/2018
Edad : 25
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Ayayayay, mi Hollow hace uyuyuyuy [privado Hayato, 1913]~

Mensaje por Tsumuji Samidare el Sáb Mayo 19, 2018 5:45 pm

- TROLOLOLOLO, LOLO, LO-LOOOOO-Canturreaba feliz la Shinigami posesa en el bosque, cada vez más clarete de los viajes que estaba pegándole a los árboles usando uno de los suyos como ariete. Ramas y hojas flotaban cayendo sin ton ni son, algún tronco caía provocando un sonoro estruendo que, de seguir así, haría que alguien se percatara del tumulto en el bosque y decidiera ir a ver qué pasaba, a ver si ahí estaba el causante de los destrozos en la ciudad. Concentrada estaba en su deforestación, tanto, que no se dio cuenta de que había alguien vigilándola y no se percató hasta que ése mismo alguien se puso ahí a un lado pero bien puestecito para ser visible.

Él habló y la posesa paró de romper cosas con el árbol entre las manos, mirando al albino con curiosidad. Ah si, le sonaba de la SS, otro Capitán. De todos los que había, 13, contándola a ella, ése era el que más importancia tenía en su vida y es que era nada más y nada menos que el Shinigami cabrón culpable de haberla enviado a la SS justo después de morir en el campo de batalla. Al principio le cabreó, pero luego entendió que era su obligación hacerlo, no lo hizo por gusto, fue solo simple burrocracia y él no parecía acordarse y ella no se lo había dicho, así que...- TÚ...TÚ MMM...-Tiró el árbol pallá y brazos en jarra, miró fijamente al Capitán-- AH SI, ERES HAYAYA. DE LOS GARRULOS DEL ONCE.-Flis flis, a medida que hablaba, el rostro de la Shinigami iba invadiéndose de más blancura, hasta que prácticamente una máscara le cubrió el rostro entero y el blanco se extendió al cuello y escote, fundiéndose con el blanco de la capa de su rango en la SS-- ¿Qué es tontorrona?-Uy, el Shinigami desenfundaba-- ¿Desenfundas contra una Shinigami desarmada? ¡UYUYUYUYUY!-Canturreó burlándose llevándose las manos a las mejillas, negando con la cabeza, echando a andar dando saltitos, haciendo que la faldita brincara con ella cual adolescente paseando por el parque-- Noticias, noticias, nooooooooo-tiiiiiiii-ciaaaaaaaaa-aaaaas, ¡tururuuuuu, tiririiii!-Ah, los del Onceavo Escuadrón, usando los dedos para contar, qué cosa más lerda, telojuro.

La fémina dejó de saltar para dar largas zancadas-todo lo largas que podía dar con sus piernecicas cortas, que era un tapón de mujer-mientras el Shinigami seguía con su discursito vacuo e inútil, obviamente. Dio varias vueltas hasta quedar nuevamente frente a él y asintió, tranquilamente, a sus últimas palabras. Si, todo eso le daba igual. Muy mucho igual-- Mesigual todo y todos, y este ahora es mi cuerpo, solo mío mío, y puedo y debo hacer con él lo que me de la gana. Llevo mucho tiempo esperando.-Se pasó las manos por los pechos y bajó por las costillas, se quedó en la falda tableada y la estirajó para levantarla un poco, lo justo para que se adivinara la ropa interior y la soltó, solo para seguidamente, posar la mano izquierda sobre el mango de su zanpakuto y desenvainar-- Un muerto no puede matarme.- ¿A qué venía eso? Ah si, oficialmente Hayato estaba muerto según los informes de la SS, así que si ahora lo mataba en el bosque, a nadie le importaría. Bien. Estiró el brazo, zanpa en mano, hasta tocar la punta de la hoja de la zanpakutô de Hayato y ahí la dejó, sin moverse, hasta que inició el ataque: golpetazo de zanpa para apartarla de su camino, shunpo al frente para acortar distancias mientras con la diestra empezó a cargar un Cero que lanzaría directo al estómago del Capitán del Onceavo.
Tsumuji Samidare
Miembro Vizard
avatar
Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 10/03/2018
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Ayayayay, mi Hollow hace uyuyuyuy [privado Hayato, 1913]~

Mensaje por Hayato Akiyama el Dom Mayo 20, 2018 11:15 pm

No es como si el Vizard fuera un experto, y aunque era cierto que cada Hollowficación era un mundo, ninguna le sonaba que destacara por canturrear memes y hacer el subnormal por el bosque. Por si eso fuera pozo, normalmente el Hollow Interno solía ser una versión un poco más seria y sádica que el Shinigami en cuestión... pero ante tan curioso espectáculo era imposible saber si prefería a la Tsustu original, o al engendro ese tan cachondo. Quizá podría adoptarla, encerrarla en el sótano de la base, ponerle un collar, darle de comer y de beber, sacarla de paseo, en plan perrete asesino y sádico. Si, sonaba cojonudamente bien. Pero claro, el engendro tenía que abrir la boca y tachar al Vizard de garrulo, ¿tenía razón? Si, pero hay cosas que duelen, y visto el percal estaba claro que un insulto era lo más suave que se iba a llevar de parte del Hollow.

- Anda, si me reconoces y todo, qué detalle.- Emoción a tope de caca más falsa que unas deportivas de mercadillo.- Tú eres una tontorrona, dígase de los Hollows tocahuevos que van arrancando árboles a lo loco.- Definición digna de la RAE.

Realmente se lo estaba tomando muy a cachondeo, y no debería. Que si, ver al Hollow hacer el subnormal en el cuerpo de la Capitana era muy gracioso, y la redecoración del bosque le estaba quedando estupenda, pero estaba claro que aquello iba a acabar mal, muy mal. No tenía asistencia de otros Vizards, y si se iba ahora seguro que terminarían apareciendo los Shinigamis parra hacer su trabajo. Lo que significaba que le tocaría hacer frente solito y sin ayuda a una de las Shinigamis más poderosas del Gotei a medio transformar. Cojonudo, de verdad.

- Oye mira, hagamos una cosa...- Aquí el Kenpachi, muy amante del combate, tampoco le hacía ascos al entretenimiento físico, así que dejó de hablar para seguir con la mirada las manos del Hollow que, así de gratis, levantaron la corta falda del kimono.- ...Gatitos.- Que estampado tan mono.

Lástima que la agradable visión acabara tan rápido como empezó, con sorpresa de regalo. El Hollow decidió que el Vizard sobraba ahí, así que tras apartar a Hiru, decidió abrirle un agujero nuevo en el cuerpo, posiblemente para ayudarle a respirar. Pero claro, él no estaba por la labor y, recordando que era algo más que un fan de la ropa interior femenina con estampado de felinos, usó su mano libre para apartar la del Hollow, desviando el Cero de su trayectoria y condenando a unos cuantos árboles y arbustos a morir. Que penita pena. No se había ido de gratis, que va, en el costado izquierdo se adivinaba una quemadura que dejaría una muy fea cicatriz, otra más a la cuenta.

- Así que vas a dar por culo...- Sonrió de mala gana y, con más mala leche aún, asestó un potente cabezazo contra el rostro de la Shinigami. Primero porque la manera más rápida de detener una Hollowficación, al menos posponerla, es arrancar la máscara. Segundo, porque un cabezazo bien dado dolía un huevo.

El caso es que, impactara su duro cráneo o no contra el de Tsutsu, el Vizard pondría unos pocos metros de distancia con un Shunpo, más que nada para pensar. Estaba claro que el estado de la Capitana aún tenía solución, también que, cuanto más tiempo pasara, iría a peor... Normalmente se turnaría con los otros Vizard, diez minutos cada uno, para no cansarse ni verse obligados a ponerse más serios con un potencial miembro de la comunidad. Pero estaba solo y, repetimos, se enfrentaba a una Capitana. Si se andaba con medias tintas moriría. Así de claro.

- Odio tener que recurrir a esto...- Escuchó una eufórica voz en su mente.- Pero eres fuerte Tsutsu, seguro que puedes con ello.- A saber cuántos años sin tener que usarla, a la mierda el récord.- Taberu, Yûgure no Hiru.- La mencionada no podía estar más contenta.

La kodachi del Vizard cambió poco, pero cambió, adiós mango y guarda y todo, solo la hoja y poco más. No era una transformación muy chula, para qué mentir, pero igual que su dueño, las apariencias de Hiru bien podían engañar. Por lo pronto, shunpo que te crió para recortar distancias con el Hollow y tajo directo al rostro en un sencillo tanteo que buscaba más provocar al Hollow que hacerle daño. Porque ahora todo se trataba de ganar tiempo para que la Capitana, si quedaba algo de ella, se sobrepusiera a su Hollow.... De no ser así, el Shikai no sería lo único que le tocaría liberar. En su mente, podía notar con claridad la alegría de Hiru ante tal posible suceso. Vaya perra.

____________________________________________________________________________________________


Hayato Akiyama
Miembro Vizard
avatar
Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 11/03/2018
Edad : 25
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Ayayayay, mi Hollow hace uyuyuyuy [privado Hayato, 1913]~

Mensaje por Tsumuji Samidare el Mar Mayo 22, 2018 11:14 pm

Ay, pobres arbolitos que se vieron en el camino imparable y destructor del potente Cero de la fémina que, además de perder ese poderoso ataque de un modo gratuito, se llevó un señor cabezazo por parte del Vizard, y es que algo bueno tenía que tener la diferencia de estatura de casi 30 centímetros, y es que la enana estaba al alcance del peliblanco. Mas, ¿sería capaz de aguantar el frenético ritmo de la morena, más parecido al de un abejorro dando por culo que a algo elegante digno de un Capitán de la SS?

Rascándose la zona golpeada y riendo con una sonora y ronca carcajada, asintió ante las palabras de Hayato. Si, iba a dar por culo. Mucho. Todo lo que pudiera y más, vaya que si. Al oir Tsutsu soltó otro gruñido, pero ahora no era de risión, era más una queja, un sonido más ronco, profundo, de lo más hondo del pecho, que bullía de rabia poco contenida. No, no quería que la Shinigami le escuchara, ahora que había logrado pillarla en un renuncio y la tenía subyugada, que el memo ese le soltara palabras de aliento era algo malo y no podía permitirlo, así que mejor cerrarle la boca cuanto antes. Bliiiim, el peliblanco recitó una oración y su zampakutô cambió ligeramente de forma, pero ahí fue rápido y atacó el primero asestando un certero tajo en pleno jetorro del Hollow. ¿Qué pasó? El Hollow movió la cabeza para recuperar el sentido, llevándose la diestra al tajo y así permaneció unos segundos, ligeramente aturdido-Uh...-Otra sacudida cabezal y máscara fija en el rostro del ex-Capitán, sonando la aniñada voz de la Shinigami, pero poco duró, puesto que el Hollow se arreó un puñetazo en el estómago y a pesar de resentirse por la fuerza con la que se había pegado, gruñó-Casi pero no. Hyûzu, Arare.-Ahora le tocaba a él sacar el Shikai. Era algo así como dos tíos en un vestuario con la chorra al aire y comparándoselas a ver quién la tiene más grande y más gorda, pero cambia la chorra por Shikai y suma a lo grande y gordo lo potente. La zanpakutô de Tsumuji sí que sufrió más cambios que la de Hayato, puesto que creció varios centímetros hasta alcanzar la misma estatura que la joven y la hoja se tornó negra y humeante, espesa, pesada y con un ofensivo olor a caramelo quemado.

- Konazatô.-Pim, pim, pim...Shunpo para apartarse un poco y poner distancia mientras la hoja empezó a temblar y burbujear, entrando en ebullición. ¿Cómo era eso posible si se suponía que era algo sólido? Poco tardaría el Vizard en probar las delicias del caramelo, puesto que mientras el Hollow Shunpeaba hacia atrás, lanzó un tajo en sentido descendente diagonal para lanzar decenas de pompas que ascendieron como perlitas de agua y estallaron, cubriendo la zona con una fina lluvia de caramelito.

- Mundo interiowrl-

Joder, qué fría era la puta nieve, macho.

La Shinigami despertó en su mundo interior, que a pesar de saber cómo era y habérselo pateado en su gran mayoría, aún tenía zonas sin explorar y se le seguía antojando gigantesco. Miró a su alrededor y se cerró la capa con el cinto del uniforme, ¿quién la mandaba cascarse un haori y una falda cortita? Tenía la piel erizada, nieve, puta nieve...A ella le gustaba el frío, pero no ése frío, un frío más...Más...Yo qué sé, frío, pero no nieve. La nieve era para hacer pelotas y tirárselas a los soldados por la espalda, no para que te mojara los pieses. Echó a andar, dando pasos largos para sacar los pies del blanco manto y aunque costaba, al final encontró el ritmillo y el puente que conectaba los diferentes islotes al final no estaba tan lejos. Alcanzó el puente rojizo y allí se quedó, asomándose para mirar las carpas que se acercaban a la superficie para comer mosquitos o lo que fuera que comieran esos bichos, a saber, ella no era piscicultora, cojones.

Se quedó así, relajada, varios minutos hasta que arrugó los morros y miró a su alrededor. Era de noche, había nieve, pero aún así los cerezos estaban en flor. Parpadeó. Suspiró. Qué bizarro era todo. Se dio cuenta de que había dejado de sentir frío. Se palpó los muslos con las manos y se dio unas cachetadas para entrar en calor y decidió mirar el castillo. Joder, qué bonito era. Alto, majestuoso, paredes blancas como la nieve del lugar y tejados de pizarra gris que reflejaban la luz de la luna. Suspiró, pero ahora con un deje de lástima. No era lástima, mejor dicho era melancolía. De vez en cuando se veía recordando viejos tiempos, tres siglos atrás-que se decía pronto-rememorando compañeros caídos en batalla, o dibujando y apuntando nombres o cosas importantes sabiendo que en algún momento podría olvidarlo todo.

Ladeó la cabeza. ¿Qué era aquella figura que asomaba en el punto más alto del tejado más alto del castillo? Cabello largo y lacio que solo se movió cuando la figura saltó al vacío para el acojone de la Shinigami. La figura aterrizó en silencio ante ella y se asustó. No era Arare, aunque francamente, como tuviera que escucharle otra vez decir “cucha flacucha, haz sentadillas porque tienes el culo como dos mochis” le iba a arrancar la cabeza, qué pesao era, joder. Se fijó, bastante sorprendida, al comprobar que el visitante era...Era ella. O sea, alguien idéntica a ella pero con unos colores diferentes, todo blanco o negro, no más-Hola, Tsu.- La fémina abrió los ojos como platos al oí esa voz. La piel de la columna se le erizó y el corazón se le encogió en el pecho, una cosa era oír al parásito en su cabeza y la otra tenerlo ahí, en todo el morro, frente a frente. Y más bizarro era comprobar que eran idénticas. Instintivamente dio un paso atrás, llevando la zurda a su zanpakutô, acto que no pasó desapercibido para el Hollow, que hizo lo mismo pero desenvainando-Mira Tsumoji...Tsujimi...-Entrecerró los ojos y se rascó la frente con la punta de la hoja-Tsu. Eso. Mira Tsu, esto es muy fácil.  Yo quiero tu cuerpo, tú quieres tu cuerpo. Tú pierdes, yo gano, todos contentos.-Soltó una risita infantil que acojonó a la Shinigami, conocedora de que las palabras del parásito no eran broma a pesar de la risa que soltó y desenvainó, apuntando a su Doppelgänger.

Cruzaron espadas. Chispas saltaron cuando ambas contendientes lucharon por ganar unos centímetros de dominación, pero la verdad es que estaban tan cerca la una de la otra que casi tenían las frentes pegadas- ¿Vas a pelear? Mejor, así es más interesante.-La Shinigami soltó un gruñido y aprovechando algo raro que ocurrió, un golpe que provocó que la Tsu albina perdiera la concentración un segundo, le asestó un pisotón al Hollow con el talón justo en los dedos del pie, logrando que éste aullara y lo quitara, echándose un poco hacia atrás, mirando a Tsu incrédulo-¡QUE RASTRERA!-Gritó, claramente ofendido mientras la joven se limitó a bajarse el párpado derecho con el índice y sacarle la lengua justo antes de volver a alzar la zanpa y lanzarse a por el parásito, que contraatacó.

Choque de espadas por el control de un cuerpo, ¿quién ganaría?

Spoiler:


Shikai
Palabra clave de liberación: Hyûzu, Arare ヒュズ, あられ [Funde, Arare]

Descripción del shikai: la zampakutô no sufre grandes cambios, sigue manteniendo el mango rojo con el bonito trenzado pero crece ligeramente hasta alcanzar los 160 centímetros, pero lo guay ocurre en la hoja, que lentamente se oscurece, tornándose negra como el carbón y humeante, inundando el lugar de un penetrante y molesto olor a caramelo [Dichos cambios no afectan al filo ni a su poder cortante]

Acompañando tal espectáculo para los sentidos se suman más habilidades, y es que el poder de la zampa es el de controlar el caramelo en todos sus estados (sólido y líquido), su forma y la temperatura [20% buff a Poder y Destreza]

Técnicas del shikai:

1. Konazatô [粉砂糖] la hoja de la zampa entra en ebullición y de ella salen decenas de pompas que ascienden y estallan, cubriendo la zona con una fina lluvia de caramelo que provoca quemaduras en el enemigo [Intensidad normal, enfriamiento 5 turnos, stat afectado: Poder]
Tsumuji Samidare
Miembro Vizard
avatar
Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 10/03/2018
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Ayayayay, mi Hollow hace uyuyuyuy [privado Hayato, 1913]~

Mensaje por Hayato Akiyama el Vie Mayo 25, 2018 10:51 pm

Normalmente, un método eficaz para poner punto y final a la Hollowficación consistía en arrancar la máscara Hollow del afectado. Esto, en casos recientes, revertía la transformación y dejaba tan puñetera anécdota en nada más que un susto y un aviso. Por eso, cuando Hiru se llevó un buen cacho de máscara y la voz de Tsutsu sustituyó ese timbre tan característico de los Hollow, el Kenpachi pensó que se libraría esta vez, y que podría a encasquetar a otro el tema de adiestrar a la novata. Pero no, la transformación ya hacía tiempo que había pasado cualquier límite. La Shinigami solo saldría del Bosque convertida en Vizard o en Hollow, y, para ser exactos, de darse el segundo caso ni siquiera saldría del Bosque. Viva no, al menos. Así que la batalla seguiría, para disfrute de su Zanpakutö, que se alegraba tanto o más que el Hollow Interior de la Capitana.

- ¿Seguro que Tsutsu no puede salir a jugar?- Su serio rostro forzó una sonrisa, que sirvió poco o nada para relajar tensiones.- Vamos, sé un Hollow bueno y no obligues a papi a darte una tunda de palos para quedarte dormido...- Tarde, muy tarde.

Poderes en la Sociedad de Almas los había de todos los colores y de todos los sabores, suficientes como para poner unos cuantos puestos. Si, no faltaban las Zanpas elementales de toda la vida de Dios, tan básicas como funcionales, pero de vez en cuando salían cosas como Hiru, cuya habilidad era rara de narices o, sin ir mucho más lejos, poderes como los de la Capitana, ahora Vizard en potencia. Pero claro, ¿quién se tomaría en serio un arma que produce caramelo en cantidades industriales? Pues alguien que hubiera sufrido en sus propias carnes el destructivo y mortal poder de un alimento tan dulce y agradable cuando no se usa para intentar matar gente.

- ¿Me causarás una diabetes mortal?- Si, mejor reírse ahora, que pronto le iba a escocer.

El humeante filo burbujeó mientras la Shinigami ponía distancia de por medio, mal asunto si era el enemigo quien se alejaba de su propia ofensiva. Un tajo y un hueval de pompas salieron disparadas hacia el Vizard. Como bien dirían muchos padres en un futuro próximo, uno no debe aceptar dulces de desconocidos, sobretodo si son engendros monstruosos y sádicos que se lo pasan teta arrasando ciudades y arrancando árboles. Así que ni corto ni perezoso, el Kenpachi, quien empezaba a tocarle los huevos su escasez de técnicas defensivas, demostró esa sana ampliación de conocimiento de la que había hecho gala desde que abandonó su cargo tan bien remunerado.

- ¡Enkösen!- Que si, que el garrulo sabía Kidoh, pero saber no significaba ser especialmente bueno, y es que aquella petarda le daba unas cuantas vueltas aquí al majo Vizard, quien vio como su escudo, aunque se esforzó muy mucho, a penas pudo hacer nada por detener aquellas letales pompas de... de caramelo.

Se tapó la cara, porque el caramelo ardiente jode y escuece de por sí, pero en la cara todavía más, deteniendo así que tan dulce pero puto ataque le jodiera los ojos. Porque si, el escudito algo aportaba, pero eso no quitaba que su zurda y su torso se hubieran llevado unas cuantas quemaduras cortesía de la Capitana. Pero ya que se ponían a lucir poderes, pues él no iba a ser menos, que va. Notó como Hiru, más contenta que nunca, se alimentaba, haciendo crecer su filo hasta tener la longitud clásica de una katana.

- Naku.- Susurró el Vizard, mientras esa vitalidad robada era convertida en algo medianamente productivo por su arma. En esta ocasión, una técnica que respondería a la pregunta, ¿son los Hollows capaces de estar depres? Ya si eso que lo discutiera el engendro con un psicólogo, que él no iba a preguntarle por sus putos sentimientos.

A una velocidsad de escándalo, hasta el punto de prácticamente desaparecer, el Kenpachi se movió en torno a su enemigo, con el único, claro y clichetero fin de despistarlo antes de lanzarse directo hacia su espalda, Hiru en mano, con la intención de soltar un señor tajo ascendente que tenía un único objetivo: cortar al Hollow el brazo con el que sostenía su Zanpa.

Técnicas:
39. Enkösen (円閘扇, Puerta de Abanico Circular): Crea un escudo circular de energía frente al adversario cuya función es la de bloquear ataques del adversario. Requiere 5 turnos de espera para volver a reutilizarse. Intensidad normal.
Nivel de Kidö Necesario: Usuario.
Encantamiento: "Escudo dorado de la luna, protege con las plumas del ave fenix".

Shinsoku (神速,Velocidad Divina): Una técnica de movimiento que permiten alcanzar gran rapidez, a tal punto que en su andar deja una estela de aire que confunde al adversario al no poder notar con precisión donde se encuentra. Reduce en 10 al primer dado de batalla que lance tu adversario. El segundo dado que lance ese mismo turno se verá reducido en 5. Intensidad Normal. Cooldown: 8 turnos.
Nivel de Hohö Necesario: Usuario experimentado


-Naku (Llanto): Tras alimentarse de su amo, Hiru extiende un aura que dificulta a sus oponentes el combatir con su máximo rendimiento, las reacciones a este aura dependen de los afectados pero, en general, es una arraigada sensación de melancolía y desesperación, reflejo de la siniestra y sádica naturaleza de Hiru. (10% de Debuff a todos los Stats del afectado, cuesta 2 PVs )Intensidad Normal. Duración de 5 Turnos. Enfriamiento de 5 Turnos.

____________________________________________________________________________________________


Hayato Akiyama
Miembro Vizard
avatar
Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 11/03/2018
Edad : 25
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Ayayayay, mi Hollow hace uyuyuyuy [privado Hayato, 1913]~

Mensaje por Tsumuji Samidare el Dom Jun 24, 2018 7:18 pm

La lluvia de caramelito prosiguió, logrando dañar al Vizard que no tardaría mucho en catar en sus propias carnes el cachondeo de un buen caramelo burbujeante-- Oh, diabetes, buh buh, qué original--Se cachondeó el Hollow llevándose la diestra a la cara haciendo como que lloraba-- Cuidado con las chuches, que si engordas no podrás ponerte esa camiseta transparente de mariquita que me llevas.-Y zas, alzó el dedo corazón, dedicándole una bonita peineta al albino que, efectiviwonder, estaba siendo víctima de unas cuantas pompitas de caramelo que le dejarían, temporalmente, unas bonitas cicatrices y ampollas en el jetorro.

Kidôhs protectores, anda ya...

Él vociferó algo, seguramente alguna mierda de su Shikai o algo así y rápidamente empezó a moverse como un torbellino, pero si lo que esperaba era que le buscara con la mirada, lo tenía claro, menudo era el Hollow para hacer algo que no le apeteciera, ja. Si bien sí que deslizó sus pupilas por la diminuta ranura de la máscara en algunos momentos, no prestó mucha atención porque no se encontraba bien. Una extraña sensación de desidia y desgana le invadió de una manera tan abrupta y absurda que lo único que podía hacer era...Nada. Era...Era una sensación como de pensar durante todo el día en un boniato asado y tras llegar del campo de batalla, ir a por él y ZAS, se lo ha comido otro. Era como que te estén acechando, saberlo, y por más que estás alerta, no logras saber dónde está la amenaza, era...Una manta oscura puesta sobre los hombros que pesaba lo que no estaba escrito y te hacía temblar las rodillas mientras intentabas dar un paso al frente. No era capaz de describirlo con palabras, era más una sensación de agobio y negrura. Miró a su alrededor buscando una referencia, algo que le aliviara esa carga pero no, lo único que veía era oscuridad y destrucción. Pobres árboles, ahí en el suelo. Reaccionó levemente cuando notó un aguijonazo en un costado. Plop. Bajó la mirada y ahí estaba, a sus pies, su brazo aún sujeto a la zanpa.

Cri, cri.

La sangre, negra y espesa como el regaliz, caía a sonoros borbotones mientras el brazo quemaba los últimos espasmos de electricidad en sus músculos antes de quedar tirado entre las hojas rojizas de otoño. El hollow no hizo mucho, la verdad. Era como...-- Vaya...-Suspiró. Y se limitó a dar un pequeño puntapié al brazo con la sandalia y nah, mirarlo. Tras unos segundos así, se agachó y en cuclillas lo tocó con un dedo del brazo que le quedaba aún pegado al cuerpo-- Ay que pena mi brazo, llevaba conmigo toda la vida, era como un hermano.-¿Qué cojones estaba diciendo? Cosas suyas. Cogió un palito y siguió con los golpecitos. Tuc, tuc, tuc. Una pequeña nubecita negra se posó sobre su cabeza, diminuta como un escarabajito pelotero pero ahí estaba. Entonces Tsu se movió, recogió la zampa y la enfundó, pilló el brazo por la muñeca y se puso en pie, quieta. Balanceó la cabeza hacia un lado, luego hacia el otro, lento, hacia atrás con la melena acariciándole la capa de Capitán del Gotei, manchada y roída. Puso la cabeza en su sitio, mirando a un punto indeterminado, ignorando totalmente a Hayato y ahí mismo procedió a sentarse con las piernas estiradas y comenzó a devorar su propio brazo emitiendo unos balbuceos guturales indescifrables.

Mundo Interiowrl

Si fuera estaban haciendo un picnic to bonico, dentro de la Capitana estaban sucediendo cosas. ¿Cosas Nazis os preguntaréis? No, todavía no, es el 1913, faltan unos seis o siete añitos aún para que empiece a gestarse y unos veinte para que alcance su punto álgido, pero ese es otro tema y otro rollo y aquí ahora mismo como que no viene al caso.
Sigamos.

Mientras fuera estaba el Hollow comiéndose un bracito a l'ast, dentro estaba Tsu dándose de hostias con Tsu Hollow. Y era difícil eh, que al ser las dos el mismo ente, peleaban igual, se golpeaban igual, esquivaban igual y bloqueaban igual. Ahí estaban las dos, una morena con la melena brillando bajo la luz de la luna y la otra peliblanca, cuyo reflejo cegaba a ratos a las carpas de riachuelo bajo sus pies. ¿Estaban cansadas? No mucho, justo acababan de empezar, pero sí que el hecho de no ser capaces de pillarse en un renuncio estaba empezando a agotar su paciencia. Tsu morena jadeaba empuñando su zanpa con ambas manos, firme y alzada frente a Tsu Hollow, que tenía la misma postura y jadeaba igual. Sí, tenían algún corte, la ropa estaba empapada por la nieve, pero aparte de eso, poco. Y era algo agotador oye, eso de darte de hostias con alguien que es igual que tú es como darte de hostias contra un muro y si de algo sabía Tsu era de darse hostias contra paredes, que alguna se había comido, literalmente.

- Tu madre, eres un puto grano en el culo...-Jadeó la Shinigami sujetando la zanpa con fuerza, impidiendo que el Hollow ganara un milímetro, pero él estaba igual, así que optó por forcejear y apartarse dándole un fuerte empujón a su huésped, poniendo así distancia entre ambas-Tú sí eres un puto grano en el culo joder, muérete ya, coño.-Gruñó llevándose la diestra a la cintura, suspirando mirando al cielo nocturno y con la zanpa aún en alto. Ambos contendientes estaban a medio fuelle ya, agotadas por lo cansino de la pelea y la resistencia, pero ninguna iba a echarse a un lado. Solo tenía una opción, aguantar más que el parásito y agotar su paciencia y vitalidad. La Shinigami suspiró y pestañeó, fijándose en que el Hollow estaba distraído. ¿Tan confiado estaba que se permitía el lujo de encantarse? Podía probar algo...Era muy gilipollas pero bueno...De golpe señaló con la diestra detrás del Hollow y con los ojos abiertos como platos, berreó-¡UALAHQUÉSESO!-¿Serviría?-¡ELQUE!-Berreó a su vez el Hollow girándose. Vale, ¿en serio? No dudó mucho más, recortó distancias y aprovechó la distracción y la potencia de su movimiento para apuñalarle por la espalda y de paso, llevárselo por delante y cayendo las dos al suelo, rodando sobre la nieve como dos Akita potats que salen a al montaña por primera vez pero sin soltarle porque le tenía clavado cual brocheta de pollo teriyaki.

Un grito rompió el silencio que reinaba en el lugar y la visión era bastante grimosa: la Shinigami estaba sentada sobre las lumbares del Hollow, amorrado a la nieve y con la espada clavada en la espalda. Su capa reposaba cubriendo las piernas del parásito y el hálito que salía de sus fríos labios dibujaba ondas que empañaban la visión bajo su falda. El Hollow gritaba y gruñía intentando zafarse de ella, pero la Shinigami giró las muñecas para retorcer la hoja dentro de la herida y un aullido salió de las entrañas del ser, que miraba de reojo a su huésped con un odio que pareció atravesarla- Hija de puta, mira que engañarme como a un crío...-Tanteó arañarle una pierna, pero la Shinigami logró inmovilizarle la muñeca con un pie, apretando-No es culpa mía que seas tan gilipollas. Hyûzu, Arare.-¿Eh? Joder, eso eran problemas. La zanpa se alargó y la Shinigami se puso en pie manteniendo aún la muñeca presa bajo uno de sus pies, el olor a caramelo empezó a notarse en el lugar y eso alarmó al Hollow, que hizo ademán de levantarse-Kurozatô [黒砂糖]-Parte de la hoja se fundió y penetró la carne del Hollow mientras otras pequeñas esferas de caramelo explotaron y mancharon su espalda, haciendo que la ropa se pegara a la piel. Tanto se revolvió el Hollow que a Tsu no le quedó otra que desclavar la zanpa de él y verle rebozarse en nieve para intentar calmar el intenso ardor que estaba consumiéndole las entrañas mientras intentaba coger nieve y tirársela a la Capitana-¡ME CAGO EN TI Y EN TU PUTA RAZA, JODER, CÓMO DUELE ESTA MIERDA HOSTIAS, TE VOY A MATAR Y TE VOY A COMER Y TE VOY A CAGAR Y MATARTE OTRA VEZ, SO CERDA!-La morena le miraba retorcerse, sonriendo cuando se percató de las lágrimas en los ojos del Hollow, y con los ojos entrecerrados, se puso a su lado y le asestó una patada en la cara, rompiéndole algún diente en el proceso. Abotargado, con sangre en la nariz y los labios entumecidos dejó de moverse para fijarse en la Capitana. Solo tardó un par de segundos, pero entonces, y solo entonces, se dio cuenta de que la Shinigami estaba más loca que ella y que poseer su cuerpo no iba a ser tan sencillo.

- No puedes comerme si no tienes dientes. -Otra patada terminó por tirar al Hollow al suelo, que aún estaba un poco pillado por la respuesta de los dientes y lo último que sintió fue el peso de la joven en su pecho y sus manos alrededor del cuello.

____________________________________________________________________________________________

~I have been lost, down every road I follow out  in the dark ~

~Everybody knows that you're insane~
||Lollipop, lollipop||
Tsumuji Samidare
Miembro Vizard
avatar
Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 10/03/2018
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Ayayayay, mi Hollow hace uyuyuyuy [privado Hayato, 1913]~

Mensaje por Hayato Akiyama el Jue Jul 12, 2018 3:20 pm

Tener que discutir con la Shinigami cuando no estaba pudriéndose ya era, de por sí, un coñazo, al menos por lo que recordaba de su trato cuando ambos eran Capitanes, pero es que hacerlo con su forma Hollow no era mucho mejor. Había esperado que la conversación se limitara a él insultándola con mucho arte, y ella rugiendo y escupiendo alguna palabra medianamente inteligible y clichetera del estilo “Sálvame”, “No puedo controlarme”, “Que guapo estás hoy...” Pero no, tenía que meterse con su ropa, claro que sí, porque a quién vamos a mentir, el look ninja metrosexual que llevaba el antiguo Kenpachi era una auténtica horterada y, visto lo visto, estaba replanteándose seriamente un cambio de imagen. Pero primero tenía que sobrevivir a un encuentro con una Capitana loca del coño convertida en Hollow, así que los problemas de uno en uno.

- ¿Ha funcionado?- Preguntaba en voz alta un sorprendido Vizard al ver cómo Hiru cercenaba sin problemas el brazo de la Capitana, quien parecía estar un poco de bajón. Más o menos.- Pensé que lo esquivarías.- Se encogió de hombros, poniendo cierta distancia entre ambos.

Si se alejaba y no seguía con su ataque, ni soltando mierdas, era sencillamente porque no sabía hasta qué punto su técnica había afectado a aquella petarda, ¿realmente estaba deprimida? Muy animada no se la veía, más ocupada en dar golpecitos a su brazo amputado que en prestarle atención a él. En palabras de la propia Hiru cuando le enseñó la técnica en cuestión, hacía ya un par de siglos, más que depresión, era un sentimiento de miedo, nostalgia, lo que uno nota cuando está a las puertas de una inevitable muerte. Si los Hollow podían notar algo parecido, pues había visto algunos que temían a la muerte y otros que sudaban de la misma, tendría cierta ventaja sobre su distraído oponente, quien comenzó a devorar su brazo así, de gratis....

- Que asco.- Opinión totalmente sincera, y eso que el Kenpachi no tenía problema alguno en bañarse en sangre ajena... pero lo de comerse partes propias amputadas era algo nuevo. En fin.

Hiru, aún más animada tras el exitoso ataque, exigía seguir probando la deliciosa sangre corrupta de la Shinigami, y el Vizard estaba dispuesto a seguir satisfaciendo la sed de su arma por la más que longeva sequía a la que había sido sometida. Podía pasarse, la petarda aún podía regenerarse si lograba recuperar el control, y si no pues la terminaría matando de todos modos, ¿importaba pues desmembrarla un poco antes de dar el golpe final? Veloz y clásico Shunpo que lo acercó, esta vez, al  costado contrario al de su anterior ataque, donde aún había un brazo que cortar. El letal filo de Hiru cortó el aire, gritando emocionada en la mente del Vizard ante la posibilidad de acertar este segundo ataque y volver a deleitarse con la sangre de Tsu.

____________________________________________________________________________________________


Hayato Akiyama
Miembro Vizard
avatar
Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 11/03/2018
Edad : 25
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Ayayayay, mi Hollow hace uyuyuyuy [privado Hayato, 1913]~

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.