Staff
Afiliados
Foros Hermanos
Afiliados
Fairy Tail ChroniclesBleach Requiem Of The Soul SocietyThe Last Breath RPGSaint Seiya Gold MythCrear foro
Directorios y Otros

Contrato con la Muerte [Priv. Kiryuu y Luka]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Contrato con la Muerte [Priv. Kiryuu y Luka]

Mensaje por Luze el Miér Jul 22, 2015 11:18 pm

avatar
Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 19/06/2015
Ver perfil de usuario
Hueco Mundo
Desierto
Miércoles, 22 de julio
15:23 horas

“Muerte es todo lo que vemos despiertos; sueño lo que vemos dormidos.”
Heráclito de Efeso


Masticaba aquel toroso de hueso como si se tratara de una goma de mascar que ya había perdido el sabor, la balanceaba entre sus dientes frontales superiores e inferiores como si se tratara de un juego para no dejarlo caer. Y por mucho que pareciese que necesitaba algo de concentración para aquello, lo hacía con tanta naturalidad que nisiquiera pensaba en hacerlo, y aun así lo hacía; pero realmente estaba concentrado en otra cosa. Observaba el desierto frente a él como si se tratase de la más bella obra de arte, enfocándose principalmente en las partes más lejanas. Observar a los Hollows convivir con más Hollows se había convertido últimamente en el mejor de los pasatiempos. Luka se encontraba sentado plácidamente en el borde de uno de las torres más altas de las noches, dejando caer su pie izquierdo al vacío y manteniendo el derecho completamente doblado, de tal forma que dejaba descansar su mano derecha en su rodilla, que estaba justo a centímetros de su rostro. Frente a él, el majestuoso desierto del Hueco Mundo, con sus altos arboles resecos y la luminosidad que le obligaba a mantener la oscura noche de aquel miércoles, fría, solitaria... Desde su elevada posición podía escuchar el batallar de algunos de sus “compañeros” de la misma raza allí abajo y un par de explosiones que ocasionaba el pesado día en el Hueco Mundo. Luka, la “muerte” como lo llamaban los humanos -apodo que se ganó con el pasar de los siglos-, no podía vivir de peor manera.

Odiaba el Hueco Mundo mucho más que cualquier otro lugar, ver la evolución de aquellas criaturas era sin duda la peor forma de vivir. Vida, gran paradoja para alguien a quien habían apodado la muerte. Sin embargo, y en un aspecto un tanto filosófico para el Arrancar, los Hollows e incluso la mayoría de Shinigamis no valoraban la fortuna de vivir; nisiquiera sabían su razón de ser o la estrecha relación entre aquellos contrarios enamorados, la vida y la muerte. No saben que, una no puede ser sin la otra y que así como la vida, la muerte está presente en todo lugar y a todo momento.

Luka uso su lengua para darle un giro completo a aquel trozo de hueso blanco en su boca. De hecho, uso su lengua para lograr que una de las puntas que hasta entonces había estado en el interior de su boca quedara ahora en el exterior y la punta opuesta hiciera exactamente lo contrario. Detalles. Es clase de detalles que la mayoría de personas muere sin considerar porque ignoran la idea de lo que realmente es vivir. Vivir es usar la lengua para girar algo en tu boca y disfrutar del paisaje. Morir es dejar de hacer eso o simplemente hacer otras cosas. Ignorantes, indefensos... frágiles. El primer espada observaba a sus hermanos Hollows comer, luchar, caminar, pasar horas viendo devorando a sus camaradas; algunos hacían ambas cosas a la vez. Y lo odiaba, odiaba de aquello sin sentido, sin propósito, las cosas simples, sencillas, leves. Odiaba de la levedad de mundo humano. Su mente se despejo, tanto, que sus ojos se postraron en un solo punto y allí se quedaron. Hasta que su atención fue llamada por el Arrancar a quien había estado esperando, una presencia conocida pero distante, se trataba de alguien quien vio a Luka alguna vez hace cientos de años. Una presencia que Luka había estado observando a distancia desde hace algún tiempo. El número dos. El peliblanco se puso de pie, y sin dejar e masticar aquel trozo de hueso humano en su boca, salto al vacío, dejando caer su cuerpo a la arena del desierto, intentando llegar a donde se encontraba Kiryuu, al menos a doscientos metros del castillo de las noches.

A pesar de los cientos de metros que habían entre la cima del las noches y el suelo, Luka aterrizo a pocos metros del Segundo espada cuan liviana pluma, deteniendo su caída a centímetros del suelo y descendiendo finalmente y de forma sutil, como bajando un pequeño escalón. No esperaba que Kiryuu lo reconociera después de tantos siglos, y aun así se presentó justo frente a él, rodeados por nada más que un mar de arena. - Te estaba esperando, Zero Kiryuu. Tiempo es desde tu última visita al Hueco Mundo. -

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Dialogo - Narración - Pensamientos


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.