Staff
Últimos temas
» Conflicts in the Gotei 13 II [Priv. Elijah] [2019]
Hoy a las 3:09 am por Shu'yu Akigahama

» Moonday of Work [Priv. Hood] [2019]
Jue Sep 21, 2017 7:45 pm por Jeani Dorbbeis

» Baja de Actividad
Jue Sep 21, 2017 1:24 am por Shu'yu Akigahama

» Baja de Actividad
Jue Sep 21, 2017 1:23 am por Shu'yu Akigahama

» Never judge a book by its cover [Priv-Sonia 2019]
Miér Sep 20, 2017 5:46 pm por Elijah Dankworth

» Esto es una cita ¿verdad? [Priv. Sortiara - 2018]
Miér Sep 20, 2017 2:01 pm por Sortiara Blackburn

» Flames and Wolf [Priv. Mercedes] [2019]
Mar Sep 19, 2017 8:07 pm por Jeani Dorbbeis

» Homecomming [Social] [2019]
Mar Sep 19, 2017 4:42 pm por Elijah Dankworth

» Un grato reencuentro [Priv. Mercedes - 2019]
Mar Sep 19, 2017 2:43 am por Natsu Toujou

» Registro de Avatares
Lun Sep 18, 2017 1:57 pm por Isane Mikamiya

» The Captain and the Spring Flower [2018] [Priv. Yui]
Sáb Sep 16, 2017 6:35 pm por Shu'yu Akigahama

» Despedidas
Sáb Sep 16, 2017 6:30 pm por Shu'yu Akigahama

» Reflections of Love II [2018] [Monólogo]
Sáb Sep 16, 2017 5:40 pm por Shu'yu Akigahama

» Bueno...pues busco tema
Jue Sep 14, 2017 8:37 pm por Mercedes

» Visita a la Familia [Priv. Natsu - 2019]
Jue Sep 14, 2017 5:34 pm por Natsu Toujou

Afiliados
Foros Hermanos
Afiliados
Fairy Tail ChroniclesBleach Requiem Of The Soul SocietyThe Last Breath RPGSaint Seiya Gold MythCrear foro
Directorios y Otros

Primer Acto: La Telaraña [Libre]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Primer Acto: La Telaraña [Libre]

Mensaje por Hood Skull el Miér Sep 09, 2015 9:53 pm

avatar
Hood Skull
Fraccion 98
Mensajes : 137
Fecha de inscripción : 26/02/2015
Edad : 17
Ver perfil de usuario
La ira me corrompía, estaba totalmente furioso, mi único deseo era matar a ese condenado. Hace unos instantes me interrumpieron de mi entrenamiento para informarme de problemas en Karakura, y no sólo eso me enfado, lo que más me enfado era que habían lastimando a un amigo cercano, Tanaka Heihachi, no permitiría que lastimarán los demás capitanes y menos a uno del que soy amigo, simplemente me dan ganas de arrancar cabezas de la forma más cruel posible. Corría de camino al sekaimon, era hora de partir en camino de la confrontación. Llevaba mi zampakuto en mano, la cual no dejaba de fastidiar- Jajajaja al fin me harás caso, al fin dejarse salir la ira -yo sólo lo escuchaba, por primera vez le prestaba atención, si se trataba de pelear el era mi consejero, necesitaba que me terminara de provocar sólo para poder pelear mejor. Entre al sekaimon con velocidad, apurado por llegar lo más rápido posible, según sabía estaba retrasado en llegar. Corría en camino, estaba por los aires, literalmente, no tenía tiempo para ir por el suelo, eso sólo me retrasaría, mientras que por los aires llegaría mucho más rápido. Agradecía conocer la ciudad como la palma de mi mano, podría llegar sin perderme en segundos, incluso podría ahorrar tiempo perdido, necesitaba llegar ahora mismo.

Al fin estaba en el lugar y lo que veía no me alentaba, era un arrancar y tres capitanes, entre ellos el capitán Bloodheart y el capitán Toujou, además de Tanaka, el cual estaba herido, al menos estaba en buenas manos. Ya más calmado centre mi atención el arrancar, el condenado causante de todo esto, el maldito que sólo merece la muerte. Se notaba mi furia en mis ojos, mientras mi espíritu de zampakuto me hablaba- Muy bien, ya encontraste al culpable, ya viste la situación, que harás, ¿matarlo?, ¿hacer tiempo?, ¿solo quedarte como idiota mirando?, elige rápido, las oportunidades son fugaces y esta tal vez no se repita jejejeje -normalmente lo abría hecho callar ignorándolo o gritándole, pero en esta ocasión no sabía que decirle, sabía que el tenía razón, no podía quedarme mirando. Serré los ojos y tome mi decision- Yo... Acabare con ese maldito... -después de eso escuche la risa de mi espíritu y su felicidad al festejar- Jajajaja... ¡Si!, ¡Al fin¡, ¡Ahora matalo! -yo me retire mis lentes y decidí hacer mi jugada. Mire mi objetivo una vez más y dije para mi- Voy a acabar contigo... -era la hora.

Me tire en dirección del suelo furioso, quería alcanzar a ese condenado y hacerlo pagar por esto, era lo único en mi mente. Al caer simplemente me levante del suelo y dije con voz seca y ronca- Ban... Kai... -sólo pensaba en asesinar, así que no medí las consecuencias de mis actos, se lo peligroso que puede ser mi bankai y por lástima ha es tarde. Al activarse mi bankai como siempre mi cuerpo cambio, se activaron los típicos cambios en mi aspecto, pero lo malo era el ácido que se liberó, básicamente los árboles cercano empezaron a derretirse y el suelo término con un cráter por causa de mi ácido, yo por mi parte me sentía bien, ha pasado mucho tiempo desde que libere mi bankai por última vez- Ahora acabare contigo - no podía decir mucho, sólo quería pelear y tratar de ayudar con eso, creó les daré tiempo para escapar y si se puede mataré a este maldito. Mi mirada era agresiva, no podía ocultar la furia que sentía, pero las técnicas que podría utilizar en este momento no era buena idea, corría el riesgo de dañar a los que se alejan, Asia que tendré que arreglármelas sin ese tipo de técnicas. Decidí atacar de una vez por todas- Sansei no sume -lance la onda acuda contra el arrancar lo más rápido su que pude, debía terminar esto rápido.

Usado:

Sansei no tsume (garras ácidas): Las garras de Shintaro brillan en verde, para después lanzar una onda triple de ácido, osea tres ondas de 3 metros de longitud una junto a la otra, en estado de energía, tienen un alcance de 6 metros, esta tiene la capacidad de revanar piedras al establecer contacto con ellas sin problemas, un material resistente podría bloquearlas, pero seria muy poco probable, pero al igual que el disparo corrosivo es fácil de esquivar y muy predecible, pero menos que la técnica ya mencionada, esta técnica tarda 3 turnos en recargarse y se usa 3 veces por combate máximo.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Habla - Piensa

Volver arriba Ir abajo

Re: Primer Acto: La Telaraña [Libre]

Mensaje por Invitado el Jue Sep 10, 2015 8:34 pm

avatar
Invitado
Invitado
Resultaba ingenuo pensar que el Cuarto Espada caería bajo la misma trampa por segunda vez consecutiva. Como profetizaban en la antigüedad los viejos sabios del milenario Japón, que se dedicaban al arte de la lucha, una vez una técnica era revelada perdía todo su valor. Acabando de ser víctima de la tramoya elaborada por el Capitán del 4º Escuadrón de la Sociedad de Almas, no iba a dejar que se burlaran de él intentando usar el mismo truco de vuelta. Al escuchar las aparentemente incoherentes frases en forma de murmullo o gritadas con muy poca sutileza por parte del ciego y el pelirrosa, respectivamente, se decidió por no quedarse parado y esperar que lo atacaran con quién-sabe-qué misterioso poder. Antes que nada -apenas hubieran comenzado las invocaciones-, retrocedió algunos metros para ganar un rango de acción más amplio y poder tener un mejor panorama de la situación (no quería ser presa de otro de esos rayos blancos a quemarropa). Hubiera preferido mantenerse en las cercanías para sentir la densidad de la tensión y obligarse a actuar con más presión por sobre sus movimientos, pero algo le decía que eso le molestaría a una fuerza ulterior más allá de su comprensión. Se refería, por supuesto, al dudoso destino. Como era de esperarse, trató de predecir las ofensivas enemigas, aumentando considerablemente su presión espiritual e incrementando el Reiatsu en su cuerpo, listo a ser utilizado si se lo necesitaba. Parte de éste salió a la luz: a tres centímetros de su cien, entremedio de sus ojos, una inmensa concentración de partículas espirituales se manifestó en forma de blanquecina luminiscencia. Ganando un volumen considerable en segundos, planeaba lanzar un gran Cero en dirección hacia donde se localizaban aquellos tres Shinigamis. Sin embargo, algo lo tomó por sorpresa.
 
A su alrededor se materializaron seis planos rectangulares de energía pura, por lo que debió detener la creación de su ataque para encargarse de ello. Después de todo, suponía que no se encontraban allí para decorar el ambiente y hacer más amena la velada. Activó los músculos de su brazo para sujetar con su zurda la empuñadura de su Zanpakuto, que provechosamente yacía descansando sobre la misma. Flexionando las rodillas, separando los pies y bajando su nivel respecto al suelo –para impulsarse y obtener mayor estabilidad-, giró su torso hacia la derecha, estirando su brazo hacia adelante y obligando a su arma a trazar un círculo horizontal en el aire. ¿La idea? Simplemente rebanar las placas que no tardaron en abalanzarse contra él antes de que pudieran tocarlo. Gracias a su velocidad y su fuerza, la hoja perforó tres de las amenazantes láminas para cuando la espiral de su columna vertebral había llegado a su máximo. Sabiendo que no sería suficiente, adelantó su brazo izquierdo por sobre su pecho, a la vez que giraba, no sólo para inyectarle más potencia a la maniobra defensiva, sino para poder pasar a Viciosa de su zurda a su diestra en un hábil movimiento. Así, con un segundo impulso, pasó el peso a su pierna derecha concluyendo el giro, terminando de destruir a la totalidad de los planos atacantes.
 
Todavía sin terminar de posicionarse frontalmente en relación a sus enemigos, notó de soslayo que una segunda ofensiva había sido lanzada, esta vez en forma de relampagueante rayo. No había mucho tiempo para reaccionar, aunque tampoco lo necesitaba. Sólo tuvo que continuar la inercia que arrastraba el giro que acababa de hacer, apoyando en el suelo su pie izquierdo, que había permanecido en el aire a falta de poseer peso. Con un tercer y definitivo impulso de su pie, volvió a dar una vuelta entera a gran velocidad, esta vez para tomar con las dos manos a su Zanpakuto y concentrar todas sus fuerzas en la siguiente acción. Ciertamente la potencia de dar revoluciones sobre su propio eje hacía gran parte del trabajo, facilitando la tarea de sobremanera. En el momento indicado, cuando volvía a alinearse mirando en dirección al Raikoho, efectuó un violento tajo en diagonal ascendente de derecha a izquierda. La punta de su espada colisionó con el eléctrico Hadou, sintiendo la energía que conllevaba consigo. Cual bateador de baseball, no lo destruyó, sino que lo desvió hacia el cielo para que se perdiera de vista en la inmensidad de la esfera celeste. No había hecho falta usar nada más que su fuerza y agilidad. Curiosamente, la distancia a la que se había puesto fue la exacta para darse el tiempo a defenderse de la manera en que lo hizo. Hubiera podido alejarse más, ¿quién se lo habría impedido?, más sintió que cuando pisó el suelo luego de retroceder, había sido suficiente. Cual plano arquitectónico, los actores se localizaban en una disposición perfecta, ni más, ni menos. Sin embargo, una vez hubiera finalizado el primer round, sus contrincantes habían abandonado la escena, o eso pensaba. Como si se tratase de un burdo cambio de turno, los dos capitanes huyeron del lugar con el herido para dar paso a un cuarto que padecía de una cólera demencial. A pesar de ostentar una presencia espiritual similar o superior a los Segadores de Almas con quien se había enfrentado recién, su primera acción fue caer víctima de la más ciega y esencial sed de sangre. Conocía muy bien ese sentimiento, ya que no dejaba de ser y haber sido un Hollow, mas dudaba del nivel de combate de aquel muchacho.
 
Grata sorpresa se llevó cuando el chico a quien acababa de menospreciar en su cabeza liberó su Bankai, ni más ni menos, tratando de hacer añicos la idea de él que se había generado. Sin embargo, no logró hacerlo puesto que su ataque careció de lógica o inteligencia. Sus movimientos, aunque rápidos en un estándar normal, habían sido ralentizados por la predictibilidad y simpleza de sus maniobras. Suspiró. Ahora Sorin debía enfrentársele a él cuando antes tenía el peligroso desafío de luchar contra dos Capitanes experimentados del Gotei 13. Añoraba poder asesinarlos con sus propias manos, luego de llenarse de múltiples heridas, únicamente para magnificar su logro y, por lo tanto, sus muertes. Pero no. Si bien no había llegado a lanzar su Cero, parte de las partículas espirituales que se habían disipado ante la brusca interrupción del hecho habían permanecido dispersas en su cercanía. Aprovechando esa pequeña ventaja sumado al hecho de que la aglomeración de partículas espirituales en su cuerpo fue un proceso que nunca se detuvo, logró juntarlas rápidamente delante de su rostro para disparar su potente y característico Cero Blanco. La esfera de energía impactaría con la triada de ondas de lo que parecía ser ácido -por cómo había interactuado su poder con el ambiente al liberar su Bankai-, generando una gran explosión. Por supuesto, todo esto era una engañosa pantalla, haciendo del resultado de del enfrentamiento energético algo verdaderamente insignificante.
 

Habría podido esquivar las ondas ácidas con grata facilidad con un salto a un costado, mas optó por bloquear Reiatsu con Reiatsu con el solo objetivo de distraer a su enemigo. Apenas hubo disparado su habilidad racial, habría desaparecido de su posición con un Sonido a máxima velocidad para moverse justo detrás del Shinigami (a distancia de un metro). Esperaba que éste se quedara contemplando la tan esperada conclusión de su ataque, a la vez que suponía ser encubierto visual y espiritualmente por las monstruosas bestias chocándose y matándose entre sí. Si todo salía bien, se encontraría ahora detrás del Segador de Almas, con su Zanpakuto en el aire de manera horizontal a la altura de su cintura -en su flanco izquierdo-, preparada para realizar un tajo en diagonal ascendente de izquierda a derecha. Pretendía rebanar su cuerpo en dos. No merecía misericordia, ni su tiempo. A todo esto y tomando en cuenta que el peliblanco se caracterizaba por pensar más allá -fruto de una leve paranoia-, había elaborado una pequeña y feliz sorpresa. La cantidad total de energía que había recolectado en un principio superaba con creces la de un Cero por lo que, a la hora de presentar su engaño, le sobraba bastante. Mientras viajaba a rasante velocidad con su Sonido, apretaría su zurda con su propio puño a tal punto que la fuerza bruta de su cuerpo sobrepasaría su resistencia innata, haciéndolo sangrar. Era cuestión de llevar todas las partículas a su ahora herida mano izquierda, necesitando un poco de tiempo extra, tiempo que pretendía ganar matando al Capitán delante de él. Atinó a iniciar el ataque con su hoja, cuando sucedió algo que le sacó una sonrisa…


Off:
Acciones realizadas:
-Corte circular de defensa
-Corte en diagonal de defensa
-Cero
-Sonido

Stats Involucrados:
-Fuerza: 10
-Velocidad: 9
-Agilidad: 11
-Habilidad: 8
-Reiryoku: 8

Ahora postea Luka y los agrego a él y a Shin a los turnos en el primer tema.
Saludos.


Última edición por Sorin Markov el Vie Sep 11, 2015 1:56 pm, editado 2 veces

Volver arriba Ir abajo

Re: Primer Acto: La Telaraña [Libre]

Mensaje por Eileen Pallanti el Vie Sep 11, 2015 3:04 am

avatar
Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 14/01/2015
Ver perfil de usuario
Post en proceso de edición por parte de Sorin, debido a problemas debidamente moderados.

Se anunciará cuando los demás participantes puedan volver a postear.

Disculpen las molestias.

Muchas gracias.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Primer Acto: La Telaraña [Libre]

Mensaje por Invitado el Dom Sep 13, 2015 1:34 am

avatar
Invitado
Invitado
[Off: Editado desde ayer. Aviso, nomás.]

Volver arriba Ir abajo

Re: Primer Acto: La Telaraña [Libre]

Mensaje por Luze el Lun Sep 14, 2015 2:54 pm

avatar
Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 19/06/2015
Ver perfil de usuario
Ciudad Kurakura
Bosques
Viernes, 11 de septiembre
20:23 horas


Reproducir para leer

“El objetivo de la guerra no es morir por tu raza. Sino asegurarse de que el otro bastardo muera por la suya”
Luka

La suerte está echada. Tal y como hacía referencia uno de los Shinigamis que entraron en escena -y con una prontitud prácticamente ilógica- las cartas estaban ya sobre la mesa; “Alea iacta est”, la suerte estaba echada. Pero la suerte, como el control se la sociedad de almas sobre el mundo humano, era una ilusión, una ilusión que pronto llegaría a su fin. Los Hollows habían realizado su primer movimiento y ahora uno de ellos se enfrentaba a cuatro capitanes del Gotei 13. Y ninguno de ellos, según lo que había podido observar el primer espada, era rival para cualquier Arrancar enumerado del uno al diez, mucho menos para Sorin. El demonio blanco, como era conocido el cuarto espada en el Hueco Mundo, había sabido contrarrestar bien a un número considerable de capitanes y había conseguido asesinar a un par de Shinigamis más. Impecable. Tal y como lo pensó en su primer encuentro con el cuarto, aquel numero bien podría no corresponder a sus verdaderas habilidades, y por lo que estaba haciendo en Kurakura merecía un ascenso que Luka se encargaría de otorgar. Y es que, como si se tratara de un espectador de la más bella obra de arte, Luka observaba la situación con recelo, prácticamente con emoción. Hubiese pagado la entrada si alguien la hubiera cobrado, como si se tratara de un cine. Luka siempre estuvo allí, imperceptible para cualquiera de un nivel como el de aquellos, quienes a pesar de pertenecer a la elite de los Dioses de la Muerte, atacaban cuan grupo de principiantes, sin coordinación, sin practica... sin estrategia.

El primer Capitán en escena resulto ser la fuerza médica del Seireitei. Duro poco; en una treta del espada número cuatro el primero en escena fue también el primero en caer. Patético. Pero en cuestión de minutos (segundos, tal vez), y por alguna razón que el peliblanco primer espada aun no entendía muy bien, varios capitanes fueron apareciendo en el lugar. El segundo, un robusto y cicatrizado hombre, al parecer ciego, fue quien dio inicio a la verdadera batalla. Tal y como dijo, extrañamente en un idioma humano prácticamente extinto, no había vuelta atrás. Ahora la sociedad de almas presenciaba a los ojos a su enemigo principal, los Hollows más desarrollados. Y como si se tratase de una reunión a la que fueron convocados, apareció uno y otro más, este último con ánimo diferente, casi hambriento de lucha. Aquella habilidad suya sería una verdadera amenaza sino estuviera manchada por el oscuro tinte de la desesperación. Empero, lo realmente rescatable de aquella serie de movimientos y ataques de los dos capitanes en llegar luego del médico, fueron las acciones del cuarto espada para contrarrestarlos. Al parecer, el único ser realmente hábil en combate. Aquellos dos, y luego de fallar sus respectivos ataques, parecían huir con el primer capitán en escena, quien se hallaba al parecer muy lastimado. El último en aparecer, carente de toda lógica racional, ataco Sorin luego de liberar su Bankai.
Alcanzo a cruzar por la mente del primer espada intervenir en aquello y evitar así el ataque del desesperado capitán. Pero algo dentro de sí supo que nisiquiera aquello sería suficiente para incomodar al espada, por lo que dejo que el ataque le llegar directamente. Y es que, como si así lo hubiese predicho, Sorin supo también como contrarrestar aquello. Eso no fue todo, luego de recibir tantos ataques era turno ahora del espada para atacar. No, era algo que Luka no podía permitir, podría desencadenar algo que no había sido pretendido por los Arracars. Sorin se dispuso a atacar. Seguramente significaría la muerte para aquel capitán.

Luka:

El corte de la Zampakuto de Sorin ya había recorrido la mitad de su trayectoria cuando fue detenida por el primer espada, quien simplemente y a vista de cualquiera en los alrededores, había aparecido en medio del demonio blanco y el enojado capitán del Gotei 13. Uso una de sus manos para detener la Zampakuto de su compañero, haciendo un rápido movimiento de muñeca sobre la hoja para disminuir a cero la velocidad del ataque y detener el avanzar de la misma. Su otra mano, la izquierda, la usaría para intentar dar un empujón al capitán y alejarlo de ambos espada. Aquel simple empujón (dado por el lateral izquierdo) sería suficiente para dejar al miembro del Gotei 13 por varios metros, provocando que diera un par de vueltas en el suelo antes de estabilizarse de nuevo -en caso de haberlo logrado-. Luka, habiendo detenido el ataque de su compañero con una sola de sus manos y sin poner la vista aun en él, tenía sus ojos verdes fijamente centrados en los cuatro capitanes presentes, observando a uno tras otro lentamente. Luego, giro su cabeza para observar a Sorin. – No es eso por lo que vinimos. – se escuchó su voz. Gruesa, fuerte y un poco ronca; como si hubiese sido pronunciada por dos personas diferentes exactamente al mismo tiempo. Luka, soltó el arma de Sorin y dejo que descansara. – Ya tenemos lo que queríamos... vámonos. -

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Dialogo - Narración - Pensamientos


Volver arriba Ir abajo

Re: Primer Acto: La Telaraña [Libre]

Mensaje por Invitado el Mar Sep 22, 2015 8:14 pm

avatar
Invitado
Invitado
Sucedió en menos de lo que tarda un ojo en parpadear, un instante siquiera, pero Sorin Markov vio perfectamente como el Primer Espada se aparecía frente a él, de ahí a que tuvo tiempo de sonreír. La velocidad de su Zanpakuto se vio reducida a cero con el accionar de Luka, que no dudó en interponer su mano en el trayecto de la filosa hoja.Asimismo, el Arrancar recién llegado había logrado separar a los dos contrincantes, efectuando un empujón que bastó para lanzar al Shinigami a unos cuantos metros de distancia. En cuanto al peliblanco, no se encontraba enojado ni molesto por la intromisión de su superior, podría decirse que todo lo contrario.
-Sabes que es de mala educación meterse entre el cazador y su presa -pronunció con obvio tono sarcástico, típico de él, a la vez que relajaba su musculatura y recobraba su postura normal: ya no había nada que hacer. En verdad tenía razón, pero secretamente pretendía derramar un poco de sangre, a pesar de las consecuencias que podía traer. ¿La razón? Diversión pura. ¿Qué más se esperaría del Demonio Blanco?-. Me imagino que no te irás a molestar cuando te haga lo mismo en el futuro. -terminó de decir, acrecentando su sonrisa. El provocar a personas como la que tenía en frente era un peligroso pasatiempo que le hacía disfrutar de su mísera existencia, más que nada por la morbosa curiosidad de la desconocida respuesta ajena.

Dio dos pasos adelantes sin prestarle atención a los cuatro Capitanes de la Sociedad de Almas. No se lo merecían. Enfundando a viciosa en su vaina que colgaba libremente en la parte izquierda de su cintura, con su ahora libre diestra dibujó una línea vertical delante suyo. Su índice extendido surcó el aire para dar lugar a una grieta negra que pareció contraerse cual ser agonizante, separando el plano en dos y dejando ver una oscuridad tan negra como la muerte. La Garganta conectó el Mundo Humano con el Hueco Mundo, agujero por el cual el Cuarto Espada avanzaría para volver a su "hogar", seguramente seguido de Luka. Antes de desaparecer de la faz de la tierra, alzaría su brazo izquierdo que en ningún momento había dejado de concentrar Reiatsu. Éste, mezclado con su sangre, convulsionó hasta ser lanzado en forma de esfera errante hacia el cielo nocturno. No había apuntado a nadie, haciendo que el proyectil muriera violentamente a unos cuatrocientos metros de altura, generando un descomunal y destructiva explosión blanca que brillaría tanto como tres soles. Una simple demostración de poder, dando a entender el apocalipsis que pronto sufrirían.

Off:
Bueno, ya que pasó mucho tiempo y nadie contesta, nos vamos del tema con Luka. Si quieren pueden postear sus conclusiones, mas en una semana, supongo, le pediré al staff que lo cierre para no quede abierto.

Saludos.

Volver arriba Ir abajo

Re: Primer Acto: La Telaraña [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.