Staff
Afiliados
Foros Hermanos
Afiliados
Fairy Tail ChroniclesBleach Requiem Of The Soul SocietyThe Last Breath RPGSaint Seiya Gold MythCrear foro
Directorios y Otros

Reliquias del pasado (Libre)

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Reliquias del pasado (Libre)

Mensaje por Invitado el Vie Ago 14, 2015 1:39 pm

avatar
Invitado
Invitado
Si uno se tomaba su tiempo y acumulaba cierto esfuerzo,  podía regresar al pasado con la ayuda de la imaginación y recrear el glorioso aspecto de Las Noches en su máximo esplendor. En la era donde Aizen había reinado por sobre todo el Hueco Mundo, el orden y la organización eran apreciables a simple vista. Sin embargo, al terminarse su régimen, la instintiva y primitiva naturaleza de sus hermanos salió a la luz, agrietando y destruyendo todo lo que hasta ese momento se había logrado desde adentro. Las blanquecinas y pulcras estructuras que una vez habían formado el paisaje del interior del Gran Domo ahora solo eran escombros ennegrecidos por quemaduras y sangre seca y olvidada de Hollows. Con la ausencia de una autoridad que se impusiera por sobre el resto, la autocracia se había vuelto una barbarie anárquica. Cada quien hacía lo que quería y la esencia destructiva y caníbal de los suyos los puso uno en contra de otros. Pelearon por devorarse, para ser más fuertes, por ser el "Rey de la Colina" o sólo por sobrevivir. Los más inteligentes y poderosos hicieron caso omiso, abandonando el lugar, usándolo esporádicamente como refugio pasajero o simplemente quedándose e ignorando el desastre que acontecía. Y... ¿cómo culparlos? El anterior gobernante había contado con su séquito, con un plan, con una estrategia. ¿Qué razón tenía un Espada ahora que ya no había "una misión" que cumplir para sobrellevar la tediosa tarea de doblegar la voluntad de sus congéneres? Era un barco que se hundía a lo más profundo de un mar de caos y tomento, y nadie había querido hacerse responsable. Y así había sucedido. Los suelos estaban llenos de cadáveres, las estructuras más resistentes que aún se erguían hacia los falsos cielos se encontraban cubiertos de grietas, moretones, quemaduras de conflictos sin sentidos que se habían llevado a cabo de los siglos.

Sin embargo, algunas edificaciones habían permanecido intactas a lo largo del tiempo. Una de ellas era ni más ni menos que el Laboratorio General de Investigaciones... O al menos lo que se podía apreciar del mismo, puesto que en su mayor proporción era subterráneo. Parado frente a la entrada del mismo, que consistía en un prisma de color blanco de alrededor de diez metros de altura por cinco de lado, se preguntaba por qué había podido resistir tanto tiempo, aunque ya sabía la respuesta. Nunca realmente se había interesado por entrar allí, hasta ahora. Formando rápidamente una Bala en su zurda, la lanzó hacia la estructura, para ver cómo esta chocaba en la superficie de la misma sin ningún resultado apreciable. Apostaba que iba a suceder lo mismo si seguía atacándolo con Balas o si usaba toda su energía en un Gran Rey Cero.  Acercándose hasta llegar a unos centímetros, apoyó su desnuda palma sobre el blanco, para sólo sentir una textura similar al mármol. No había nada característico, nada diferente, único, llamativo y de todas formas era inmune a cualquier tipo de Reiatsu. ¿Cómo? Lo ignoraba. Con su "uniforme" de Arrancar, compuesto de una chaqueta blanca, un hakama del mismo color y una faja sash negra la rodeó lentamente, observándola en detalle. Nada. ¿La entrada? Vaya uno a saber. El no había estado en Las Noches cuando funcionaba con regularidad, por lo que desconocía su ingreso. Esperó, mientras en su cabeza algunas ideas se aparecían para descifrar el enigma, pero nada concreto.

Volver arriba Ir abajo

Re: Reliquias del pasado (Libre)

Mensaje por Vaermina Azathoth el Vie Ago 14, 2015 10:09 pm

avatar
Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 07/08/2015
Edad : 20
Ver perfil de usuario
Imponente, aquel palacio conocido como “Las Noches” erá mucho más grande de lo que Vaermina se podría haber imaginado. Al llegar a las puertas se sintió tan pequeña como el más minúsculo de los insectos, pues estas eran tan enormes que se hubiese necesitado la fuerza de varios hollows gigantes para abrirla... Era el momento, había esperado ya demasiado tiempo para encontrarse con su destino, sólo le quedaba abrir de par en par aquellas monstruosas puertas para hacerlo. Lentamente, colocó ambas manos sobre ellas, y comenzó a empujar con todas sus fuerzas. Si bien Vaermina no era la más fuerte físicamente de todas las arrancar, al utilizar toda su fuerza logró que aquellas puertas se abriesen con lentitud, dejando escapar largo y un espantoso chirrido, como si nadie las hubiese tocado en años, o incluso siglos.

Logró divisar entonces un largo y oscuro pasillo, sin llegar a ver el final, no había ningún tipo de iluminación que marcara el camino o al menos diese una idea de cuan largo era... Pero no importaba, un pasillo después de todo, siempre lleva a una habitación. Poco a poco, avanzó en línea recta, dejando que aquellas imponentes puertas se cerrasen por si solas, causando un violento estruendo. Realmente tenía la mente repleta de dudas. ¿Por qué no tenían centinelas en la entrada? ¿Por qué no hay iluminación? ¿Si quiera había alguien ahí dentro? Se formulaba cada vez más y más preguntas a medida que caminaba por el pasillo, acompañada únicamente por el eco de sus pisadas.

Sin lugar a dudas, aquel corredor era el más largo que jamás había cruzado. Habían pasado ya varios minutos de caminata a ciegas, hasta que finalmente una pequeña luz se dio a conocer, marcándole el final del condenado pasillo. Aumentó levemente la frecuencia de sus pasos, en verdad quería salir de allí, encontrar a alguien, algo, lo que fuere. Y así fue. Una vez que el recorrido acabó se encontró a si misma dentro de una enorme sala, la cual le tenía preparada una no muy grata sorpresa: Muerte.

La cantidad de cadáveres que se encontraban allí era ridícula, cuerpos de arrancars, de hollows, grandes, pequeños, mujeres, hombres, algunos tan despedazados que ni siquiera se podía distinguir... Todos muertos. Las paredes, innecesariamente altas, adornadas con enormes manchas de sangre seca que llegaban incluso hasta el techo. Uno no podía realmente imaginarse que había sucedido allí, no parecía el resultado de una batalla, se veía más bien como un basurero donde dejar comida con mal sabor. En todo caso... ¿Por qué en la entrada? ¿Era una advertencia? Vaermina, a pesar de su gran sorpresa, no se dejaría intimidar por algo tan trivial como los restos de una masacre, ya había visto muchas escenas similares en el pasado y esta no era diferente. Ya era demasiado tarde para darse media vuelta e irse, centenares de años buscando... ¿Y así la recibían? Con una mezcla de tristeza y enojo, la mujer de apariencia joven siguió avanzando, sin darle ninguna importancia a los cadáveres bajo sus pies.

Como era de esperarse, aquel castillo era tan enorme como aparentaba, quizá incluso más, los caminos se multiplicaban a medida que Vaermina se adentraba en Las Noches, formando un gran laberinto de proporciones descomunales. Por supuesto, con algún que otro cadáver aquí y allá para decorar el lugar. -¿Acaso todos están muertos...? ¿Qué ha pasado en este lugar?- No lo había notado hasta ese momento pero, las paredes de Las Noches estaban cubiertas de humedad, al parecer nadie se había tomado la molestia de darles ningún tipo de mantenimiento por un largo rato. En ese momento... Se dio cuenta de que quizá era demasiado tarde, no había nadie allí, nadie aparecería, estaba ella sola, en una Necrópolis. -Maldición...- Ya había perdido la esperanza, estaba apunto de darse media vuelta para abandonar aquel sitio olvidado, cuando lo sintió. Era inconfundible, y más ahora que no había nadie más al rededor (O eso parecía al menos), se trataba de un Reiatsu, y de hecho no estaba demasiado lejos.

Aquellos retorcidos caminos eran una gran molestia, dificultándole enormemente la búsqueda del dueño de aquella presión espiritual. Lo peor, es que dicho individuo no estaba liberando su poder constantemente, al parecer duró solo unos momentos antes de calmarse. Lo bueno es que, al tener ya una idea de su localización, poco a poco fue decreciendo la distancia entre ambos, hasta un punto que era posible sentir la energía que emanaba inconscientemente de él... Probablemente, lo opuesto también había ocurrido, a no ser claro que el susodicho no estuviese poniendo mucha atención.  Estaba cerca, podía sentirlo, alzó la mirada al ver que el pasillo por el que corría se estaba por acabar, una vez que alcanzó el final, se detuvo en seco... Pues frente a ella se encontraba una nueva sala, y en la otra punta de esta, una puerta, con un arrancar de pie junto a ella. Vaermina llevaba un atuendo completamente negro, sucio y desgarrado por el paso de los años, no podía ser más obvio que ella era un intruso, pero realmente no le importaba. Ni siquiera sabía quien era la persona que tenía frente a ella, e ignoraba por completo, el gran poder que llevaba consigo.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Reliquias del pasado (Libre)

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 15, 2015 12:58 pm

avatar
Invitado
Invitado
Era un asunto complejo el que tenía enfrente. Los minutos pasaban y parecía que Sorin se mimetizaba con la inmovilidad de su problema, puesto que se encontraba parado sin reaccionar, pensando. ¿Cómo podía encarar ese endemoniado rompecabezas? Había palpado brevemente la blanquecina y lisa superficie con su manos, como si así pudiera encontrar algún botón secreto o símil. Y... nada. Tal vez había estado pensando sin enfocarse lo suficiente. De alguna forma debía de activarse un mecanismo ante un estímulo determinado. Claro, eso había sido bastante obvio, pero ¿cuál? 

-Tsk... -chistó por lo bajo ante la impotencia. Sin embargo, cual cruel broma del destino, notó un leve e ínfimo movimiento en la pared- Ábrete. -dijo con cierto escepticismo. ¿Podía ser tan fácil? ¿Tan ridiculizado había quedado a la vista de un público imaginario? La respuesta: sí. Una delgada línea negra se formó verticalmente justo en el medio de la cara frontal del prisma, para luego abrirse y mostrar una pequeña habitación sin ningún distintivo. Esperaba no tener que pasar por lo mismo para ingresar a las instalaciones subterráneas, pero al menos contaba con la información que acababa de recopilar. Lo que él no sabía era que detrás del simple comando, un complejo sistema de escaneo había analizado su sangre, su agujero Hollow, su apariencia para dar luego paso a considerarlo digno de entrar.
Y aún así, como si se tratase de una danza perfectamente coreografiada, antes de que pudiera mover siquiera un músculo de su pierna para efectuar el primer paso hacia el ascensor, se vio interrumpido por la presencia de un ser desconocido. Naturalmente, no lo agarró desprevenido ni mucho menos ya que la había notado varios metros antes de aparecer en escena. ¿Le preocupaba? No había razón. Las Noches, a pesar de lo que muchos pensaban, seguía siendo un centro neurálgico de la actividad Hollow, por lo que las "presencias" iban y venían dentro de su radar espiritual todo el tiempo. ¿Qué caracterizaba a esta en particular? Simplemente el hecho de que hubiese ido a su encuentro. 

-Llegas en un momento bastante inoportuno, a decir verdad... -comentó con parsimonia. No lucía intimidado ni tenso, porque no lo estaba. Había estado de espaldas a ella al pronunciar las primeras palabras, sólo ladeando su cabeza hacia la derecha para mirarla de soslayo, mostrando la mitad de una cínica sonrisa- No sé quién eres, pero no esperes un comité de bienvenida de mi parte, estoy ocupado con otros asuntos... -continuó altaneramente. No tenía idea de con quién se hallaba a meros metros a sus espaldas. Bien podía ser un intruso indeseado, alguien que "amenace" lo poco que quedaba de su raza, mas eso no era en absoluto de su incumbencia. ¿Qué motivo tenía para defender una fortaleza en ruinas que poco tenía que ofrecer? Además de todo, no era su tarea. Suficiente tenía con las labores que él mismo se había impuesto para empezar a armar el plan de guerra. 
-A menos claro, que hayas venido aquí por la misma razón que yo. -pensó a la vez que materializaba esas frases con su voz. ¿Acaso podía tratarse de un espía? Recién contemplaba esa posibilidad. Se dio vuelta. Ahora las apuestas se habían elevado. Esperó a la siguiente movida de su nuevo contrincante de juego, puesto que su turno había acabado.

Volver arriba Ir abajo

Re: Reliquias del pasado (Libre)

Mensaje por Vaermina Azathoth el Dom Ago 16, 2015 2:00 pm

avatar
Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 07/08/2015
Edad : 20
Ver perfil de usuario
Los Hollow, una vez que pasaban por el proceso de arrancarización, su cuerpo original se veía remplazado por uno completamente nuevo, prácticamente idéntico al cuerpo humano que poseían en vida. Claro que, algunos arrancar podían llegar a mantener ciertas características de su cuerpo hollow, lo cual generalmente denotaba una transformación incompleta. Este no era el caso. Aquel hombre tenía un cuerpo humano normal, se trataba de un arrancar de la más fina calidad, sin embargo, había algo de él que aún mantenía de su antiguo aspecto. Los ojos del peliblanco eran los de un hollow sin lugar a dudas, no solo por aquellos globos oculares completamente negros, si no por su mirada en sí, era como ver a los ojos de una enorme bestia, encerrada tras ese pequeño cuerpo humano. ¿Se sentía acaso intimidada por aquella mirada...? No. Ya había visto esos mismos ojos en otra ocasión, y estos los había encontrado en su propio reflejo. Sin embargo, debía actuar con delicadeza, no sentía ningún deseo de provocar a la bestia y que esta mostrase sus colmillos, si montara un escándalo allí, todas sus esperanzas de convertirse en Espada desaparecerían por completo, además de que obviamente, podría incluso perder la vida, no los llamaban la mayor fuerza militar de Hueco Mundo por nada.

Se mantuvo en silencio, incluso después de haber escuchado las primeras palabras que aquel hombre le dedicaba. No movió ni un músculo, sin llegar a estar tiesa, con una mirada inexpresiva en su rostro durante todo el rato. Vaermina era una persona que esperaba hasta el final para hablar, dándole la oportunidad a los demás de expresar todas sus ideas. El imponente arrancar finalmente se dio media vuelta, enfrentando a la joven de cabello violeta y se mantuvo en silencio, no sin antes decir unas últimas palabras que le darían a esta la oportunidad de contestarle. -Entiendo...- Dijo con un tono lúgubre, su voz era fría y oscura, bastante grave para ser la de una mujer de apariencia tan joven. -No se preocupe, realmente no esperaba ningún tipo de bienvenida... Al menos no una que quiera recibir.- Hizo una leve pausa, arreglándose un poco el cabello, asegurándose de que cubriese el lado derecho de su rostro por completo. -Mi nombre es Vaermina Azathoth... Y mi objetivo es convertirme en Espada.- Dejó claro sus intenciones desde el comienzo, seguramente, basándose en la primera impresión de aquel sujeto y el deplorable estado de Las Noches, el peliblanco no se tomaría muy en serio sus palabras, a estas alturas, convertirse en Espada podría incluso sonar gracioso. -Acaso eres tú... ¿El señor de este castillo? ¿Y cuál es el motivo por el cuál estás aquí si se puede saber?- Eran quizá demasiadas preguntas, y tenía muchas más para hacerle, siendo la más grande de todas... ¿Qué demonios había sucedido en Las Noches?

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Reliquias del pasado (Libre)

Mensaje por Invitado el Lun Ago 17, 2015 4:15 am

avatar
Invitado
Invitado
Ahora la cruel rueda de la fortuna le ofrecía con su mano sugestiva pero firme una dicotomía digna de la más sarcástica de las sátiras. Una mujer se le acercaba pidiendo ser miembro de los Espadas en el instante exacto en que la entrada a la materialización de su plan se encontraba en la palma de su mano. Contuvo una triste risa ante la desdicha de su destino, sabiendo que el Laboratorio General de Investigaciones iba a permanecer allí por siglos, mientras que la Arrancar frente a sus ojos, no.
-Este castillo dejó de tener Rey hace mucho tiempo -sus palabras, si bien no muy estridentes, resonaban en la vacía sala en ausencia de cualquier actividad apreciable a cientos de metros del lugar-.  Cada Hollow y Arrancar es cuidador de su propio destino, por el momento... -prefería sonar lo suficientemente misterioso para atrapar la atención de su interlocutora. Ciertamente no era muy usual semejante clase de peticiones, por lo que debía actuar con una bizarra mezcla entre cautela y seducción, develando lentamente la identidad de la femenina, y sus verdaderas intenciones.



-El motivo de mi presencia en este lugar lo dejaremos para más adelante. -comenzó, acercándose lentamente a ella, colocando sus manos detrás de su cintura cual científico que inspecciona un magnífico espécimen mas desconoce qué hacer con él. Dio unos cuantos pasos y se detuvo justo a su lado. Nunca había apartado sus singulares orbes de su figura, observando en detalle todo lo que hacía, o en este caso, lo que no. Y, a la vez que caminaba, proseguía:
-Creo que podemos acordar que más importante es el motivo de la tuya, Vaermina Azathoth. Mi nombre es Sorin Markov, dueño del título de Cuarto Espada –realizó un pequeño ademán con su zurda para develar la susodicha marca que condenaba su pecho, moviendo a un lado su chaqueta. Su tono era fino, en contraposición de su mirada llena de maldad pura-. Ahora, si realmente quieres integrar nuestro grupo, empecemos por determinar tu poder. Destruye con tu Cero aquel edificio delante nuestro –decía a la vez que señalaba con su índice derecho la estructura que hacía minutos antes representaba sólo un dolor de cabeza para el peliblanco. Suponía que ella no iba a saber de las propiedades especiales de la entrada a los Labs, siendo esta inmune a cualquier ataque espiritual.
-¿Por qué razón decidiste unírtenos? –finalizó antes de que ella pudiera realizar la prueba.

Volver arriba Ir abajo

Re: Reliquias del pasado (Libre)

Mensaje por Vaermina Azathoth el Lun Ago 17, 2015 8:46 pm

avatar
Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 07/08/2015
Edad : 20
Ver perfil de usuario
Aquellas palabras del peliblanco confirmaron los más grandes temores de Vaermina, el castillo, Las Noches, había sido abandonado por su señor, durante quien sabe cuantos años, décadas, siglos... Carecía de importancia ya. Sin un maestro que unificara a los arrancar tenía sentido que estos se dispersaran, y que la gloria del palacio decayera lentamente. ~Entonces eso sucedió...~ Tenía curiosidad de preguntar que había sucedido con el antiguo amo de Las Noches, pero en verdad no era algo demasiado relevante, después de todo, no cambiaba la situación de la joven arrancar.

El peliblanco se acercaba lentamente a ella, quien por puro instinto retrocedió uno o dos metros, pero deteniéndose al instante, sin apartarle la mirada ni por un segundo. A decir verdad, no le inspiraba demasiada confianza pero, tampoco encontraba ningún motivo por el cual temerle. Se mantuvo inmóvil, tomando un mechón de cabello y entrelazándolo entre sus dedos, dejando una pequeña abertura que permitía ver la negrura de su agujero hollow... Hasta que finalmente, tenía a la bestia a escasos centímetros de ella. -¿Cuarto Espada...? ¿Entonces la orden de los Espada sigue en funcionamiento?- Respondió con cierta sorpresa, tras escuchar la presentación de aquel desconocido. Realmente no esperaba encontrarse con un Espada, además, llevaba consigo un número muy pequeño, lo cual dejaba en claro que no se trataba de un arrancar común y corriente, seguramente, superaba con creces el poder de cualquier otro hollow que ella conocía...

Lo que sucedió a continuación fue algo que le hizo fruncir el ceño, demostrando que ese rostro tan frío aún tenía la capacidad de figurar alguna que otra expresión. ¿Quería que destruyese una edificación de Las Noches con su Cero? ¿Qué clase de petición era esa? Ciertamente, podría medir el poder de su cero al hacerlo pero, no era necesario tener que cargarse una parte del palacio sólo para demostrarlo. Además, la sala donde se encontraban era muy pequeña, lanzar un ataque de tal magnitud allí dentro podría ser bastante incómodo... Sin embargo, a esas alturas Vaermina haría lo que fuese por unirse a la orden de los Espada, no estaba segura de si Sorin hablaba en serio o si simplemente estaba jugando con ella, pero lo haría de todos modos, le mostraría el mejor cero de su vida si así lo deseaba. -Sólo digamos... Que es mi destino.- Alzó su mano derecha, apuntando con la palma desnuda hacia lo que parecía ser la entrada de aquella edificación... Tras unos momentos, una enorme cantidad de Reiryoku comenzó a canalizarse, tomando la forma de un gran orbe rojo. -Le pediré que retroceda... No quisiera dañarlo por error...- Podría parecer como una tomada de pelo, pero no lo era, los ataques espirituales de Vaermina eran extremadamente destructivos, y en general no podía controlar bien todo ese poder, llegando a crear explosiones que se le salían de las manos en ocasiones. -Cero...- Sentenció, y de inmediato, un enorme destello de Reiryoku fue liberado desde su palma. Toda la sala se vio envuelta en un manto de luz roja, a la par que los pasillos del imponente castillo fueron azotados por el gran estruendo de su aterrador disparo.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Reliquias del pasado (Libre)

Mensaje por Invitado el Mar Ago 18, 2015 4:15 am

avatar
Invitado
Invitado
Decidió no responder la pregunta de la de cabellos violetas, ya que no solo la respuesta era obvia (al ser una pregunta retórica) sino que incluso podía ser motivo de risa. ¿Qué objeto de ser podía haber para la élite de la élite de seguir en funcionamiento? ¿Vigilar las antiguas ruinas de lo que alguna vez fue? ¿Sostener las sobras de un glorioso pasado? Era pura labia, palabrería, una excusa para inflar el ego y llenarse de orgullo. Como era de esperarse, a Sorin no le importaba mas ahora sabía que no sería lo mismo que antes. Las cosas habían cambiado y movimientos se podían notar en diferentes puntos del Hueco Mundo. Desde su encuentro con el Primer Espada las agujas del destino lentamente se irían alineando hasta marcar una sola palabra: guerra. Cada uno se ocuparía de lo suyo para hacer crecer las filas de adeptos a la causa, preparando el escenario para una sangrienta batalla, como en este caso. Por alguna razón se cruzó con la Arrancar que deseaba a toda costa convertirse en uno de ellos, por lo que no le quedaba más remedio que aprovechar la situación y ponerla a prueba. Observando atentamente todo lo que hacía, se limitó a obedecer sus recomendaciones y se apartó unos dos pasos hacía atrás mientras disfrutaba el espectáculo. 

Pudo notar tanto con su vista como con su radar espiritual la colosal concentración de partículas espirituales que se formaban delante a sus ojos, sonriendo complacido ante la gigantesca cantidad de poder que llevaba consigo la mujer. De un momento a otro, el ataque se liberó, dirigiéndose hacia la pobre estructura. La sala se tiñó de una luminiscencia carmesí casi cegadora a la vez que las ondas sonoras de gran potencia reverberaron hasta escucharse por buena parte de Las Noches. Y, aun así, luego de que la polvareda formada por la esfera de energía chocando contra el edificio se disipara, el ambiente lucía como si nada hubiese pasado. Por supuesto, una situación anticipada por el peliblanco que sabía de antemano las singulares características de la entrada a los Laboratorios. 
-Vaya, eso me ha sorprendido -comentó al finalizar el ataque-. Debo admitir que no me esperaba semejante cantidad de poder. -No se molestó en considerar la reacción de la femenina ante la ineficacia del Cero, ya que carecía de importancia.
-Sígueme. -ordenó para luego caminar hacia la entrada.
[Off: para dejarlo más en claro, todo lo que pasa a continuación es hipotético. En realidad depende de lo que Vaermina haga.]
Suponiendo que la mujer lo hubiese seguido, una vez en el ascensor, éste cerraría sus puertas para descender unos cuantos segundos hasta llegar a lo que en realidad era el primer subsuelo del Laboratorio. Sorin, que desconocía la verdadera envergadura de las instalaciones, no continuó hablando de momento. Al llegar a destino, las compuertas se abrieron dejando ver un enorme pasillo blanco que hacía juego con la aburrida monocromía de Las Noches. Recordando la conversación que había tenido con Luka, volvió a la marcha imaginando que Vaermina lo seguiría sin realizar muchas preguntas, caminando durante unos minutos, mientras esporádicamente se divisaban puertas con números a los laterales del pasillo que entraban y salían del campo visual de ambos. Finalmente se encontraron con una que poseía en su portada el número 875. Si nada de eso era llamativo, tal vez lo había sido el hecho de que en su trayecto se habían cruzado a varios Arrancars que vestían trajes de blanco y que, simplemente, no les prestaban atención a los intrusos. De cualquier forma, la puerta se abrió mostrando una sala que a primera vista parecía no tener fin. Con un cielo similar al falso que decoraba la cara interior del Gran Domo y un piso con una textura idéntica al pasto, quizá ostentaba el puesto de una de las locaciones más interesantes de todo el Hueco Mundo
-Bienvenida al Laboratorio General de Investigaciones. Aquí es donde pretendía entrar en primer lugar, antes de que me hicieras esta agradable visita -habló luego de un largo silencio-. Ya que Las Noches no es lo suficientemente seguro para experimentar lo que vamos a hacer a continuación, decidí traerte aquí para resguardar lo que queda de "nuestro hogar". Lo que deseo que hagas para terminar tu reclutamiento es realizar de nuevo un Cero, pero esta vez mézclalo con tu sangre...

Unas instrucciones bastantes confusas, a decir verdad. ¿Para qué pretendía que hiciera eso la femenina? Por el simple hecho de que el Gran Rey Cero era la técnica más poderosa de su especie. Sólo los más poderosos podían hacerlo... ¿Por qué era de esa forma si se debía únicamente combinar la sangre de uno mismo con un Cero normal? ¿Qué eximía al resto de los Arrancars a utilizarla? La razón detrás de esto era que la inyección de sangre al flujo de Reiatsu significaba un desbalance en la corriente de partículas espirituales que podía conllevar fácilmente a la muerte. ¿Cómo resistirlo? Poder bruto. ¿Lograría sobrevivir Vaermina? ¿O caería presa de la más cruel de las pruebas? 

Volver arriba Ir abajo

Re: Reliquias del pasado (Libre)

Mensaje por Vaermina Azathoth el Mar Ago 18, 2015 8:21 pm

avatar
Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 07/08/2015
Edad : 20
Ver perfil de usuario
Off::
No creo que valga la pena editar por un detalle tan pequeño, pero lo siento. Me equivoqué, el color de mi cero normal es Violeta, no Rojo. (En cambio mi Gran Rey Cero si es Rojo.)

No hay ninguna palabra existente que pudiese describir lo confusa que se encontraba en ese momento. Había disparado un cero descomunal, lo suficientemente poderoso para destruir cualquier objetivo conocido por ella, y sin embargo, aquella edificación había resultado intacta, sin siquiera dejar un mísero rasguño como evidencia de su ataque. ¿Qué había sucedido? ¿Acaso aquellas paredes eran tan resistentes como para detenerlo...? No. Imposible, de ser así se habría creado una gran onda expansiva, y ese no era el caso. Si tuviese que describirlo de algún modo, ella diría que la estructura se había tragado a su cero. -Ya veo... Me parecía extraño que me hicieras destruir parte de Las Noches sólo para evaluarme.- Ahora todo tenía un poco más de sentido. El Cuarto Espada seguramente conocía desde antes las propiedades de aquella edificación, y las aprovechó para poder tener una primera impresión del poder espiritual de Vaermina. Si bien su cero no tuvo ningún efecto visible, sólo con ver aquella ráfaga carmesí y sentir la presión espiritual al canalizarlo, uno podía darse cuenta que, de no haber tenido dicha propiedad, el objetivo habría sido destruido en su totalidad.

La primera parte de su evaluación estaba hecha, aparentemente su potencial para destruir las cosas había dejado complacido al peliblanco, quien ahora, con cierto aire de misterio le ordenaba a la chica que le siguiese, adentrándose en el laboratorio que hace tan sólo unos momentos, Vaermina había intentado destruir. Y así lo hizo, guardando silencio durante todo el trayecto, pero observando con curiosidad todos los detalles que valieran la pena recordar. Una vez dentro, se encontraron con una notable cantidad de arrancar, que aparentemente no tenían ninguna intención de detenerlos, o siquiera tomarse la molestia de girar su cuello para tomar una rápida imagen mental de los intrusos. ~Parece que al menos esta instalación sigue en funcionamiento...~ Se limitó a seguir los pasos de Sorin, sin hacer ninguna pregunta respecto a aquellos curiosos individuos o sobre el lugar donde estaban, después de todo, no le interesaba demasiado, tenía otras dudas más importantes que suponía, serían resueltas a su debido tiempo.

Finalmente llegaron a lo que parecía ser una enorme sala de entrenamiento, o al menos el Espada tenía la intención de utilizarla de esa manera. Era la primera vez en siglos, en más de un milenio incluso, que Vaermina veía algo parecido a la luz del día. A pesar de ser completamente falso, quedó hipnotizada al ver aquel nostálgico panorama, siendo interrumpida finalmente por la nueva orden de Sorin Markov: Disparar un cero, mezclándolo con su propia sangre. ¿Por qué? No lo sabía. Nunca había escuchado acerca de un cero sangriento, y nunca lo había probado antes, después de todo, realmente no se le ocurría como a alguien se le podría pasar eso por la cabeza. -Como gustes... Lo intentaré.- No esperaba que sucediera nada diferente, a lo mejor su sangre sería disuelta debido a la enorme concentración de energía espiritual sobre ella y no sucedería nada destacable, pero no fue así. Mordió su dedo pulgar y dejó caer un par de gotas de sangre, estas últimas quedaron suspendidas en el aire, siendo aprisionadas por un orbe de color violeta que rápidamente fue materializado al rededor de ellas. Poco a poco, la sangre de Vaermina comenzó a fundirse con su energía espiritual, cambiando drásticamente el color de su cero, adquiriendo un color rojizo, y mucho más importante, un enorme poder. La joven arrancar no esperaba que unas simples gotas de sangre lograsen tener tanto impacto, aún no había terminado de canalizar aquel cero cuando se vio obligada a cancelarlo de inmediato, pues no era capaz de mantenerlo por más tiempo.  -Oh... ... Vaya...- Había fallado, de haber intentado llegar al final, quizá hubiese recibido suficiente daño como para perder la consciencia. -Entiendo... Es mucho más difícil de lo que pensaba.- Le dio una mirada a su mano derecha, frunciendo el ceño levemente. -Pero lo haré esta vez...- Se le notaba confiada, ese primer intento le había dado suficiente información como para comprender la naturaleza de aquel movimiento, no tenía la fuerza necesaria para controlar en una mano todo ese poder, pero sus manos no eran el único instrumento que disponía para lanzar ceros. Tomó rápidamente su tridente y embarró las tres puntas del mismo con su sangre, acto seguido, lo sujetó fuertemente con ambas manos, apuntando hacia el cielo. Lentamente, Vaermina creó un poderoso flujo de Reiryoku a través de la monocromática arma, acumulándolo todo en la punta del mismo. Nuevamente, la sangre se desintegró, dándole al cero un tono rojo oscuro, y una enorme presión que  no habría sido capáz de mantener de no ser por su zampakuto. Pasarón un par de segundos antes de que el ataque estuviese completo, y sin más, arrojó una feroz estocada hacia el cielo, disparando el cero más poderoso que jamás había disparado, incluso quizá, el cero más poderoso que sus ojos habían presenciado. No pudo evitar entonces, esbozar una pequeña sonrisa, al ver tal majestuoso destello, proveniente de sus propios poderes.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Reliquias del pasado (Libre)

Mensaje por Invitado el Mar Ago 18, 2015 11:27 pm

avatar
Invitado
Invitado
No pude evitar sentirme algo confundida ante aquel extraño ruido que había interrumpido mi “siesta matinal”, que en realidad solo era algo de flojera en una habitación que simulaba la mañana, pues fuera de las noches siempre había oscuridad y dentro de la cúpula todo el tiempo era de día, cualquier momento era propicio para dormir si así me apetecía, con mis mejillas henchidas en señal de molestia saldría a la sala de control, topándome allí con Nonna quien parecía bastante ocupada ideando una ruta en los pasillos principales. – ¿Qué ha sido eso de antes?- Resople para mantener el aire de mis mejillas y que se notara que no me encontraba a gusto con la interrupción de mi sueño. –Oh, Rie sama, ya se encuentra aquí… Eso solo eran unos invitados llamando a la puerta-

-Are!!- Algo curiosa me asomaría a los monitores del cuarto mirando a un par de arrancars paseándose a sus anchas por mis dependencias, dibujándose una gran sonrisa al ver en que habitación decidirían parar- Nonna, eso es…- Diría sin poder ocultar la emoción en mi tono de voz. –Así es…- Contestaría ella –Pensé que sería la oportunidad  propicia para probar aquello- Me contestaría con una expresión de satisfacción a lo que le brindaría una sonrisa de complicidad que rápidamente cambiaria a una expresión preocupada – ¡Kyaaaa! ¿Por qué rayos no me avisaste antes?- levantaría mi voz  comenzando a dar vueltas en el mismo lugar –Debo, debo, debo… Tengo que darme prisa, no puedo perderme por nada esto, tengo que verlo con mis propios ojos, debo marchar ahora- Al terminar mis palabras inmediatamente partiría de allí a la velocidad que mis pies me permitían, pero cuando intentaba entrar por la puerta principal esta se cerraría a espaldas de los otros dos arrancars chocando contra ella. 

Usando la ruta desagüe lograría entrar a la habitación, donde se encontraban “mis invitados”, observando como el 4° instruía a la otra chica la cual seguía sus instrucciones; atentamente le observe en aquel primer intento fallido de usar un gran Rey cero, lo cual me causo cierta gracia, pero cuando me disponía a soltar alguna chorrada la chica lo intentaría de nuevo logrando un mejor resultado en la ocasión; la chica miraba con emoción el resultado de su esfuerzo mientras yo me acercaba con expresión ignorante a donde ellos estaban –Nani ga sore?- Preguntaba con mi índice derecho sobre mis labios, mostrando cierto asombro al mirar aquel ataque elevándose a aquel cielo artificial y luego mostrar la misma expresión hacia ellos, la cual rápidamente cambiaría por una un poco más maliciosa… -Etto… Como debería decir esto- Entonces antes que aquel rey cero lograse llegar al techo de la habitación saltaría sorpresivamente sobre la chica afín de que mi cuerpo le tumbase y rodásemos por el suelo, o por lo menos eso espetaba que sucediera en mi acción, ya que al llegar al “cielo” aquella poderosa energía se vería encerrada en un bucle, resultando salir por el suelo donde ellos estaban parados para volver a trazar el mismo curso en que había sido arrojado y repetir ese ciclo continuamente hasta que la energía se terminase… Aun después de que la masa de energía había pasado y trazaba velozmente su recorrido, yo no pretendía soltar a aquella arrancar, mas desde allí saludaría –Nas, Sorin sorin, hisashiburidana- Le dedicaría unas palabras al 4° espada –¿Que te trae por acá y tan bien acompañado?-

Volver arriba Ir abajo

Re: Reliquias del pasado (Libre)

Mensaje por Invitado el Miér Ago 19, 2015 8:41 pm

avatar
Invitado
Invitado
Tras un primer intento fallido que bien podría haber conllevado la muerte de Vaermina, la Arrancar comprendió la dificultad de la prueba y, volviéndolo a intentar, logró su cometido. Usando su Zanpakuto para canalizar la energía logró estabilizar la formación el Gran Rey Cero, lanzándolo con majestuosidad hacia el falso cielo. Una obra de arte, podría decirse. Se encontraba satisfecho ante tal espectáculo. El poder que contenía podía ser suficiente para derribar de un golpe a un Capitán de la SS, pensamiento que no hizo más que sacarle una maléfica sonrisa. En el ínterin, notó la presencia de una tercera persona. Sus ojos no tardaron en enfocar hacia la dirección marcada en su radar espiritual, hasta lograr contacto visual con Rie, la Tercera Espada y la encargada de darle el puesto que ahora ostentaba, de la misma manera que planeaba hacer con la de cabellos violetas, si es que completaba su iniciación. A pesar de pertenecer a un eslabón superior en la cadena alimenticia o jerarquía del Hueco Mundo, su relación con la chica de ojos plateados era un tanto extraña. Nunca verdaderamente supo por qué cargaba sobre sí la Tercer Marca. No había peleado con ella ni la había visto en acción, pero la realidad era innegable. Aun así, dudaba de su utilidad para con su raza, si tomaba en cuenta que no solo parecía una mocosa pre-puber sino que la mayor parte del tiempo actuaba como tal, exactamente como sucedió a continuación. Luego de decir unas palabras que carecían de sentido para Sorin, saltó directamente hacia Vaermina con la intención de tumbarla. Sin entender en absoluto su comportamiento, levantó una ceja y se quedó distraído hasta que finalmente lo comprendió. La masa de energía que viaja de manera rectilínea desapareció del cielo al cual se dirigía para reaparecer justo debajo de sus pies. Completamente sorprendido, se vio obligado a realizar una maniobra evasiva de último momento, impulsándose con toda potencia hacia atrás para no terminar desintegrado por el ataque que siguió su curso durante varios segundos repitiendo el ciclo hasta desaparecer. Como era de esperarse, no había tenido tiempo para nada y tuvo que improvisar de tal manera que cayó de espaldas en el blando suelo. Pocas veces lo habían tomado tan desprevenido y ésta era una de ellas. Tirado boca arriba, se apoyó sobre sus codos para contemplar el extraño fenómeno. Giró un poco su cabeza al escuchar los saludos tan despreocupados de Rie.

-
Buenos días... -respondió luego de un pronunciado suspiro, muestra del aplomo generado por la situación. Se terminó parando, sacudiendo la suciedad de sus ropajes y continuando- Venía en busca de cierta información cuando me encontré con ella, que deseaba a toda costa ser parte de los Espadas y aproveché para ver si lograba pasar la prueba. Creo que pasó con creces, ¿tú qué opinas? -comentó mientras ahora se dirigía a la aspirante a Quinta Espada- Sólo queda una cosa: Muéstranos tu Resurrección y... tu poder.
off:
Sorry por el corto post. Toy corto de inspiracion, jeje XD
Por cierto, no creo que sea necesario seguir estrictamente los turnos, asi alguien no tiene que postear tres renglones. Peeeero, como quieran. Creo que di pie para que cualquiera de las dos pueda contestar.

Saludos.

Volver arriba Ir abajo

Re: Reliquias del pasado (Libre)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.