Staff
Afiliados
Foros Hermanos
Afiliados
Fairy Tail ChroniclesBleach Requiem Of The Soul SocietyThe Last Breath RPGSaint Seiya Gold MythCrear foro
Directorios y Otros

Reliquias del pasado (Libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Reliquias del pasado (Libre)

Mensaje por Vaermina Azathoth el Vie Ago 14, 2015 7:09 pm

avatar
Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 07/08/2015
Edad : 20
Ver perfil de usuario
Imponente, aquel palacio conocido como “Las Noches” erá mucho más grande de lo que Vaermina se podría haber imaginado. Al llegar a las puertas se sintió tan pequeña como el más minúsculo de los insectos, pues estas eran tan enormes que se hubiese necesitado la fuerza de varios hollows gigantes para abrirla... Era el momento, había esperado ya demasiado tiempo para encontrarse con su destino, sólo le quedaba abrir de par en par aquellas monstruosas puertas para hacerlo. Lentamente, colocó ambas manos sobre ellas, y comenzó a empujar con todas sus fuerzas. Si bien Vaermina no era la más fuerte físicamente de todas las arrancar, al utilizar toda su fuerza logró que aquellas puertas se abriesen con lentitud, dejando escapar largo y un espantoso chirrido, como si nadie las hubiese tocado en años, o incluso siglos.

Logró divisar entonces un largo y oscuro pasillo, sin llegar a ver el final, no había ningún tipo de iluminación que marcara el camino o al menos diese una idea de cuan largo era... Pero no importaba, un pasillo después de todo, siempre lleva a una habitación. Poco a poco, avanzó en línea recta, dejando que aquellas imponentes puertas se cerrasen por si solas, causando un violento estruendo. Realmente tenía la mente repleta de dudas. ¿Por qué no tenían centinelas en la entrada? ¿Por qué no hay iluminación? ¿Si quiera había alguien ahí dentro? Se formulaba cada vez más y más preguntas a medida que caminaba por el pasillo, acompañada únicamente por el eco de sus pisadas.

Sin lugar a dudas, aquel corredor era el más largo que jamás había cruzado. Habían pasado ya varios minutos de caminata a ciegas, hasta que finalmente una pequeña luz se dio a conocer, marcándole el final del condenado pasillo. Aumentó levemente la frecuencia de sus pasos, en verdad quería salir de allí, encontrar a alguien, algo, lo que fuere. Y así fue. Una vez que el recorrido acabó se encontró a si misma dentro de una enorme sala, la cual le tenía preparada una no muy grata sorpresa: Muerte.

La cantidad de cadáveres que se encontraban allí era ridícula, cuerpos de arrancars, de hollows, grandes, pequeños, mujeres, hombres, algunos tan despedazados que ni siquiera se podía distinguir... Todos muertos. Las paredes, innecesariamente altas, adornadas con enormes manchas de sangre seca que llegaban incluso hasta el techo. Uno no podía realmente imaginarse que había sucedido allí, no parecía el resultado de una batalla, se veía más bien como un basurero donde dejar comida con mal sabor. En todo caso... ¿Por qué en la entrada? ¿Era una advertencia? Vaermina, a pesar de su gran sorpresa, no se dejaría intimidar por algo tan trivial como los restos de una masacre, ya había visto muchas escenas similares en el pasado y esta no era diferente. Ya era demasiado tarde para darse media vuelta e irse, centenares de años buscando... ¿Y así la recibían? Con una mezcla de tristeza y enojo, la mujer de apariencia joven siguió avanzando, sin darle ninguna importancia a los cadáveres bajo sus pies.

Como era de esperarse, aquel castillo era tan enorme como aparentaba, quizá incluso más, los caminos se multiplicaban a medida que Vaermina se adentraba en Las Noches, formando un gran laberinto de proporciones descomunales. Por supuesto, con algún que otro cadáver aquí y allá para decorar el lugar. -¿Acaso todos están muertos...? ¿Qué ha pasado en este lugar?- No lo había notado hasta ese momento pero, las paredes de Las Noches estaban cubiertas de humedad, al parecer nadie se había tomado la molestia de darles ningún tipo de mantenimiento por un largo rato. En ese momento... Se dio cuenta de que quizá era demasiado tarde, no había nadie allí, nadie aparecería, estaba ella sola, en una Necrópolis. -Maldición...- Ya había perdido la esperanza, estaba apunto de darse media vuelta para abandonar aquel sitio olvidado, cuando lo sintió. Era inconfundible, y más ahora que no había nadie más al rededor (O eso parecía al menos), se trataba de un Reiatsu, y de hecho no estaba demasiado lejos.

Aquellos retorcidos caminos eran una gran molestia, dificultándole enormemente la búsqueda del dueño de aquella presión espiritual. Lo peor, es que dicho individuo no estaba liberando su poder constantemente, al parecer duró solo unos momentos antes de calmarse. Lo bueno es que, al tener ya una idea de su localización, poco a poco fue decreciendo la distancia entre ambos, hasta un punto que era posible sentir la energía que emanaba inconscientemente de él... Probablemente, lo opuesto también había ocurrido, a no ser claro que el susodicho no estuviese poniendo mucha atención.  Estaba cerca, podía sentirlo, alzó la mirada al ver que el pasillo por el que corría se estaba por acabar, una vez que alcanzó el final, se detuvo en seco... Pues frente a ella se encontraba una nueva sala, y en la otra punta de esta, una puerta, con un arrancar de pie junto a ella. Vaermina llevaba un atuendo completamente negro, sucio y desgarrado por el paso de los años, no podía ser más obvio que ella era un intruso, pero realmente no le importaba. Ni siquiera sabía quien era la persona que tenía frente a ella, e ignoraba por completo, el gran poder que llevaba consigo.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Reliquias del pasado (Libre)

Mensaje por Vaermina Azathoth el Dom Ago 16, 2015 11:00 am

avatar
Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 07/08/2015
Edad : 20
Ver perfil de usuario
Los Hollow, una vez que pasaban por el proceso de arrancarización, su cuerpo original se veía remplazado por uno completamente nuevo, prácticamente idéntico al cuerpo humano que poseían en vida. Claro que, algunos arrancar podían llegar a mantener ciertas características de su cuerpo hollow, lo cual generalmente denotaba una transformación incompleta. Este no era el caso. Aquel hombre tenía un cuerpo humano normal, se trataba de un arrancar de la más fina calidad, sin embargo, había algo de él que aún mantenía de su antiguo aspecto. Los ojos del peliblanco eran los de un hollow sin lugar a dudas, no solo por aquellos globos oculares completamente negros, si no por su mirada en sí, era como ver a los ojos de una enorme bestia, encerrada tras ese pequeño cuerpo humano. ¿Se sentía acaso intimidada por aquella mirada...? No. Ya había visto esos mismos ojos en otra ocasión, y estos los había encontrado en su propio reflejo. Sin embargo, debía actuar con delicadeza, no sentía ningún deseo de provocar a la bestia y que esta mostrase sus colmillos, si montara un escándalo allí, todas sus esperanzas de convertirse en Espada desaparecerían por completo, además de que obviamente, podría incluso perder la vida, no los llamaban la mayor fuerza militar de Hueco Mundo por nada.

Se mantuvo en silencio, incluso después de haber escuchado las primeras palabras que aquel hombre le dedicaba. No movió ni un músculo, sin llegar a estar tiesa, con una mirada inexpresiva en su rostro durante todo el rato. Vaermina era una persona que esperaba hasta el final para hablar, dándole la oportunidad a los demás de expresar todas sus ideas. El imponente arrancar finalmente se dio media vuelta, enfrentando a la joven de cabello violeta y se mantuvo en silencio, no sin antes decir unas últimas palabras que le darían a esta la oportunidad de contestarle. -Entiendo...- Dijo con un tono lúgubre, su voz era fría y oscura, bastante grave para ser la de una mujer de apariencia tan joven. -No se preocupe, realmente no esperaba ningún tipo de bienvenida... Al menos no una que quiera recibir.- Hizo una leve pausa, arreglándose un poco el cabello, asegurándose de que cubriese el lado derecho de su rostro por completo. -Mi nombre es Vaermina Azathoth... Y mi objetivo es convertirme en Espada.- Dejó claro sus intenciones desde el comienzo, seguramente, basándose en la primera impresión de aquel sujeto y el deplorable estado de Las Noches, el peliblanco no se tomaría muy en serio sus palabras, a estas alturas, convertirse en Espada podría incluso sonar gracioso. -Acaso eres tú... ¿El señor de este castillo? ¿Y cuál es el motivo por el cuál estás aquí si se puede saber?- Eran quizá demasiadas preguntas, y tenía muchas más para hacerle, siendo la más grande de todas... ¿Qué demonios había sucedido en Las Noches?

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Reliquias del pasado (Libre)

Mensaje por Vaermina Azathoth el Lun Ago 17, 2015 5:46 pm

avatar
Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 07/08/2015
Edad : 20
Ver perfil de usuario
Aquellas palabras del peliblanco confirmaron los más grandes temores de Vaermina, el castillo, Las Noches, había sido abandonado por su señor, durante quien sabe cuantos años, décadas, siglos... Carecía de importancia ya. Sin un maestro que unificara a los arrancar tenía sentido que estos se dispersaran, y que la gloria del palacio decayera lentamente. ~Entonces eso sucedió...~ Tenía curiosidad de preguntar que había sucedido con el antiguo amo de Las Noches, pero en verdad no era algo demasiado relevante, después de todo, no cambiaba la situación de la joven arrancar.

El peliblanco se acercaba lentamente a ella, quien por puro instinto retrocedió uno o dos metros, pero deteniéndose al instante, sin apartarle la mirada ni por un segundo. A decir verdad, no le inspiraba demasiada confianza pero, tampoco encontraba ningún motivo por el cual temerle. Se mantuvo inmóvil, tomando un mechón de cabello y entrelazándolo entre sus dedos, dejando una pequeña abertura que permitía ver la negrura de su agujero hollow... Hasta que finalmente, tenía a la bestia a escasos centímetros de ella. -¿Cuarto Espada...? ¿Entonces la orden de los Espada sigue en funcionamiento?- Respondió con cierta sorpresa, tras escuchar la presentación de aquel desconocido. Realmente no esperaba encontrarse con un Espada, además, llevaba consigo un número muy pequeño, lo cual dejaba en claro que no se trataba de un arrancar común y corriente, seguramente, superaba con creces el poder de cualquier otro hollow que ella conocía...

Lo que sucedió a continuación fue algo que le hizo fruncir el ceño, demostrando que ese rostro tan frío aún tenía la capacidad de figurar alguna que otra expresión. ¿Quería que destruyese una edificación de Las Noches con su Cero? ¿Qué clase de petición era esa? Ciertamente, podría medir el poder de su cero al hacerlo pero, no era necesario tener que cargarse una parte del palacio sólo para demostrarlo. Además, la sala donde se encontraban era muy pequeña, lanzar un ataque de tal magnitud allí dentro podría ser bastante incómodo... Sin embargo, a esas alturas Vaermina haría lo que fuese por unirse a la orden de los Espada, no estaba segura de si Sorin hablaba en serio o si simplemente estaba jugando con ella, pero lo haría de todos modos, le mostraría el mejor cero de su vida si así lo deseaba. -Sólo digamos... Que es mi destino.- Alzó su mano derecha, apuntando con la palma desnuda hacia lo que parecía ser la entrada de aquella edificación... Tras unos momentos, una enorme cantidad de Reiryoku comenzó a canalizarse, tomando la forma de un gran orbe rojo. -Le pediré que retroceda... No quisiera dañarlo por error...- Podría parecer como una tomada de pelo, pero no lo era, los ataques espirituales de Vaermina eran extremadamente destructivos, y en general no podía controlar bien todo ese poder, llegando a crear explosiones que se le salían de las manos en ocasiones. -Cero...- Sentenció, y de inmediato, un enorme destello de Reiryoku fue liberado desde su palma. Toda la sala se vio envuelta en un manto de luz roja, a la par que los pasillos del imponente castillo fueron azotados por el gran estruendo de su aterrador disparo.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Reliquias del pasado (Libre)

Mensaje por Vaermina Azathoth el Mar Ago 18, 2015 5:21 pm

avatar
Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 07/08/2015
Edad : 20
Ver perfil de usuario
Off::
No creo que valga la pena editar por un detalle tan pequeño, pero lo siento. Me equivoqué, el color de mi cero normal es Violeta, no Rojo. (En cambio mi Gran Rey Cero si es Rojo.)

No hay ninguna palabra existente que pudiese describir lo confusa que se encontraba en ese momento. Había disparado un cero descomunal, lo suficientemente poderoso para destruir cualquier objetivo conocido por ella, y sin embargo, aquella edificación había resultado intacta, sin siquiera dejar un mísero rasguño como evidencia de su ataque. ¿Qué había sucedido? ¿Acaso aquellas paredes eran tan resistentes como para detenerlo...? No. Imposible, de ser así se habría creado una gran onda expansiva, y ese no era el caso. Si tuviese que describirlo de algún modo, ella diría que la estructura se había tragado a su cero. -Ya veo... Me parecía extraño que me hicieras destruir parte de Las Noches sólo para evaluarme.- Ahora todo tenía un poco más de sentido. El Cuarto Espada seguramente conocía desde antes las propiedades de aquella edificación, y las aprovechó para poder tener una primera impresión del poder espiritual de Vaermina. Si bien su cero no tuvo ningún efecto visible, sólo con ver aquella ráfaga carmesí y sentir la presión espiritual al canalizarlo, uno podía darse cuenta que, de no haber tenido dicha propiedad, el objetivo habría sido destruido en su totalidad.

La primera parte de su evaluación estaba hecha, aparentemente su potencial para destruir las cosas había dejado complacido al peliblanco, quien ahora, con cierto aire de misterio le ordenaba a la chica que le siguiese, adentrándose en el laboratorio que hace tan sólo unos momentos, Vaermina había intentado destruir. Y así lo hizo, guardando silencio durante todo el trayecto, pero observando con curiosidad todos los detalles que valieran la pena recordar. Una vez dentro, se encontraron con una notable cantidad de arrancar, que aparentemente no tenían ninguna intención de detenerlos, o siquiera tomarse la molestia de girar su cuello para tomar una rápida imagen mental de los intrusos. ~Parece que al menos esta instalación sigue en funcionamiento...~ Se limitó a seguir los pasos de Sorin, sin hacer ninguna pregunta respecto a aquellos curiosos individuos o sobre el lugar donde estaban, después de todo, no le interesaba demasiado, tenía otras dudas más importantes que suponía, serían resueltas a su debido tiempo.

Finalmente llegaron a lo que parecía ser una enorme sala de entrenamiento, o al menos el Espada tenía la intención de utilizarla de esa manera. Era la primera vez en siglos, en más de un milenio incluso, que Vaermina veía algo parecido a la luz del día. A pesar de ser completamente falso, quedó hipnotizada al ver aquel nostálgico panorama, siendo interrumpida finalmente por la nueva orden de Sorin Markov: Disparar un cero, mezclándolo con su propia sangre. ¿Por qué? No lo sabía. Nunca había escuchado acerca de un cero sangriento, y nunca lo había probado antes, después de todo, realmente no se le ocurría como a alguien se le podría pasar eso por la cabeza. -Como gustes... Lo intentaré.- No esperaba que sucediera nada diferente, a lo mejor su sangre sería disuelta debido a la enorme concentración de energía espiritual sobre ella y no sucedería nada destacable, pero no fue así. Mordió su dedo pulgar y dejó caer un par de gotas de sangre, estas últimas quedaron suspendidas en el aire, siendo aprisionadas por un orbe de color violeta que rápidamente fue materializado al rededor de ellas. Poco a poco, la sangre de Vaermina comenzó a fundirse con su energía espiritual, cambiando drásticamente el color de su cero, adquiriendo un color rojizo, y mucho más importante, un enorme poder. La joven arrancar no esperaba que unas simples gotas de sangre lograsen tener tanto impacto, aún no había terminado de canalizar aquel cero cuando se vio obligada a cancelarlo de inmediato, pues no era capaz de mantenerlo por más tiempo.  -Oh... ... Vaya...- Había fallado, de haber intentado llegar al final, quizá hubiese recibido suficiente daño como para perder la consciencia. -Entiendo... Es mucho más difícil de lo que pensaba.- Le dio una mirada a su mano derecha, frunciendo el ceño levemente. -Pero lo haré esta vez...- Se le notaba confiada, ese primer intento le había dado suficiente información como para comprender la naturaleza de aquel movimiento, no tenía la fuerza necesaria para controlar en una mano todo ese poder, pero sus manos no eran el único instrumento que disponía para lanzar ceros. Tomó rápidamente su tridente y embarró las tres puntas del mismo con su sangre, acto seguido, lo sujetó fuertemente con ambas manos, apuntando hacia el cielo. Lentamente, Vaermina creó un poderoso flujo de Reiryoku a través de la monocromática arma, acumulándolo todo en la punta del mismo. Nuevamente, la sangre se desintegró, dándole al cero un tono rojo oscuro, y una enorme presión que  no habría sido capáz de mantener de no ser por su zampakuto. Pasarón un par de segundos antes de que el ataque estuviese completo, y sin más, arrojó una feroz estocada hacia el cielo, disparando el cero más poderoso que jamás había disparado, incluso quizá, el cero más poderoso que sus ojos habían presenciado. No pudo evitar entonces, esbozar una pequeña sonrisa, al ver tal majestuoso destello, proveniente de sus propios poderes.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Reliquias del pasado (Libre)

Mensaje por Vaermina Azathoth el Jue Ago 20, 2015 12:43 pm

avatar
Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 07/08/2015
Edad : 20
Ver perfil de usuario
El segundo desafío de Sorin había sido completado con éxito. La joven logró utilizar el tenebroso Gran Rey Cero con tan sólo dos intentos, sin embargo, quizá por estar demasiado concentrada en aquella tarea, no logró percatarse de la llegada de otro arrancar a la escena, hasta que este último brincó cual gato sobre ella, empujándola y provocando que ambas se desplomaran sobre el falso cesped de aquel lugar. No tuvo tiempo siquiera de abrir la boca para quejarse cuando su anterior Gran Rey Cero emergía desde el suelo, a escasos metros de su posición. Se mantuvo en silencio durante unos momentos, intentando analizar lo que había sucedido, al parecer aquella arrancar y Sorin se conocían desde antes, pues intercambiaron un par de palabras que lo dejaron en evidencia.  -Tú...- Se dirigió a la chica, quien se encontraba en ese momento justo sobre Vaermina, sujetándola y aparentemente sin tener intenciones de soltarla. -Gracias por salvarme... Pero ya puedes soltarme.- Le dedicó una mirada que reflejaba una extraña mezcla de confusión, incomodidad y enojo. Habían pasado siglos desde que alguien le puso una mano encima, e incluso más desde que lo hicieran sin intenciones maliciosas.

Después de haber dicho eso, se incorporó lentamente del suelo, limpiando el polvo de sus ropas que adquirió con aquella caída. Al parecer, estaba muy cerca ya de conseguir el título de Espada, o al menos, el peliblanco parecía bastante complacido con sus poderes hasta ahora. Sólo quedaba una cosa por hacer, y era mostrarles su resurrección, su verdadera identidad, la verdadera naturaleza de su ser, y su poder... En verdad no quería llegar a el punto de tener que revelar algo tan importante, pero había construido ya cierta confianza con aquel hombre, y además, necesitaba agradecerle de alguna forma por haberle enseñado una técnica tan poderosa. -He liberado mi Zampakuto en muy pocas ocasiones... Sin embargo, creo que esta situación lo amerita...- Tomó cierta distancia de sus compañeros arrancar, sujetando su tridente únicamente con la mano derecha y alzándolo, apuntando hacia el cielo. -Esta es mi forma de agradecerte Sorin...- El flujo de Reiryoku se hizo notar, creando gran presión espiritual en los alrededores, su tridente comenzó a vibrar con cierta violencia a la par que Vaermina liberaba sus poderes. -Deja que tus gritos Hielen la Sangre de los Vivos... Elegía.- Estaba hecho, aquel tridente monocromático se esfumó como por arte de magia, convirtiéndose en Reiatsu puro, el cual cubrió a la joven arrancar, apresándola en una enorme esfera de energía negra. Esta última, tras unos momentos comenzó a quebrarse, hasta deshacerse por completo, y revelando la forma resurgida de Vaermina. -Este es mi verdadero aspecto, realmente han pasado años desde la última vez que me tome la molestia de llamar el nombre de mi Zampakuto... Espero que haya valido la pena...- Arqueó levemente su espalda, como si acabase de despertar de un largo sueño y necesitase relajar sus músculos. Era extraño estar en aquella forma, y probablemente lo era más para sus espectadores, pues el reiatsu de Elegía siempre dejaba mal sabor en todo aquel que lo percibía, se trataba de un reiatsu oscuro, un reiatsu maldito.

Aspecto:

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Reliquias del pasado (Libre)

Mensaje por Vaermina Azathoth el Vie Ago 21, 2015 8:21 pm

avatar
Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 07/08/2015
Edad : 20
Ver perfil de usuario
off:
Post corto y sin aporte. Disculpen T.T
Ese día si que estaba distraída, probablemente por la ansiedad de convertirse en Espada, fuese lo que fuese, no se había percatado de la llegada de Rie Natsuki en su momento, ni de que esta última le había implantado una falsa cola de gato. Giró su cuello para dar una mirada a sus espaldas, encontrándose con aquel ridículo y esponjoso adorno. -Es increíble que esta cosa no se haya desintegrado al utilizar mi Resurrección...- Mencionó a la par que arrancaba cruelmente aquella cosa de su cuerpo, para finalmente arrojarla al suelo y olvidarse de ella rápidamente. Esa pequeña broma no sería suficiente para alterarla, al menos por ahora. Dejando ese tema de lado, todas las pruebas habían concluido. Sorin finalmente parecía estar satisfecho, incluso Rie quien acababa de llegar concordaba con que Vaermina estaba lista, y en efecto, lo estaba. Sin embargo había un detalle que la dejó reflexionando, aparentemente le darían el puesto de Quinta Espada, un número demasiado alto para ser nueva... Esto solo podía significar que, actualmente, sólo disponían de otros cuatro espadas.  ~Son muy pocos... Me pregunto si Rie tambien es Espada...~ Dirigió su mirada inmediatamente hacia ella, como si buscase algún indicio de tal cargo, después de todo, si en verdad era Espada, eso significaba que superaba los poderes de Sorin...  ~De ser así... Su orgullo debe estar por los suelos.~ Finalmente, las palabras del peliblanco le impidieron seguir divagando con sus pensamientos, este último le preguntaba en que parte de su cuerpo quería llevar la marca de los espada, para luego mencionar un tema que Vaermina no podría haberse esperado menos... Guerra.

-Parece que he llegado justo a tiempo para algo grande...- Acababa de unirse a Las Noches y ya la estaban enviando al campo de batalla, incluso cuando los arrancar no habían hecho ningún movimiento en años. ¿A eso se le llamaba Destino? Quizá, o tal vez fue pura casualidad, de todos modos no importaba, era menester acabar con la iniciación de la chica para poder continuar con aquella charla tan importante. -Aquí...- Señaló con su dedo índice al lado izquierdo de sus caderas, el cual, al estar en su forma resurgida, se encontraba completamente al descubierto, facilitando la tarea. -Creo que es un buen lugar para marcarme.- Realmente no le interesaban demasiado esos detalles estéticos, sólo quería acabar rápidamente con el asunto, habían temas de mayor prioridad que tratar.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Reliquias del pasado (Libre)

Mensaje por Vaermina Azathoth el Mar Ago 25, 2015 4:55 pm

avatar
Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 07/08/2015
Edad : 20
Ver perfil de usuario
La pluma se deslizó lenta y suavemente sobre la pálida piel de la fémina, liberando cierta sustancia color negro que, poco a poco, se adhería a su carne, marcándola permanentemente. Era doloroso, sin embargo lo aguantó perfectamente, sin siquiera dejar que su rostro formara muecas o expresiones que la delataran, tan sólo un ligero temblor se podía percibir, se encontraba tensa, pero uno no podía decir si era por el dolor, o por el futuro cercano del que Sorin hablaba. Si bien aquella mujer era una completa molestia, debía admitir que su habilidad con la pluma era increíble, había logrado tatuar un elegante número 5 en su piel, sin tener siquiera un modelo o base. -Es excelente... Tenía miedo que metieras la pata a decir verdad...- Le mencionó una vez había finalizado su obra, con la misma tonalidad fría de siempre. -Mi nombre es Vaermina... Vaermina Azathoth.- Finalmente se presentaba ante la muchacha. -¿Y quien eres tú? No pareces una arrancar normal y corriente...- Hasta ahora sólo había escuchado su primer nombre gracias a Sorin y una desconocida que aparentemente observaba desde fuera de la habitación, y que posteriormente, estaría ingresando en la misma.

Allí estaban, Rie, su sirviente Nonna y la recientemente nombrada 5ta Espada, Vaermina Azathoth, esperando a escuchar las palabras del 4to Espada. Aparentemente, el plan consistía en apoderarse del Mundo Humano. El peliblanco procedió, explicando brevemente que se toparían con los shinigamis, e incluso con otras razas. También menciono una palabra que la chica de cabello violeta no pudo comprender, “Dangai”. Ella no tenía idea de como trabajaban aquellos “Segadores de Almas”, tampoco conocía que otras razas con poder espiritual existían, y de hecho, no había viajado al mundo humano en más de mil años. ¿Cómo podría ella entender tal conversación? Se mantuvo en silencio, intentando comprender lo más que podía, hasta que finalmente le dirigieron la palabra exclusivamente a ella. La pregunta era simple. Y la respuesta aún más. ¿Formaría ella parte de esta guerra? ¿O tendría que ser marcada como un enemigo? Vaermina esbozó una sonrisa. -Acabo de convertirme en 5ta Espada, después de todos los problemas que pasé para obtener mi número... ¿Crees que le daría la espalda a Las Noches sólo por una guerra? ... No. Decidí servirles desde hace ya muchos años, y ahora que finalmente puedo hacerlo no pienso desperdiciar la oportunidad.- Estaba decidida a formar parte de aquello, lo necesitaba, un motor que le alentara a seguir con vida. Y ese motor era irónicamente lo que podría terminar arrebatándosela... La Guerra. -Sin embargo... Yo he permanecido en Hueco Mundo durante más de un milenio. No tengo idea de cual es la situación actual en los otros planos... ¿Acaso los shinigamis se han hecho de aliados? ¿Y que tan fuerte es su poder militar...? Necesito que me pongan al tanto...- Se cruzó de brazos, sentándose sobre una invisible plataforma que había creado con Reishi. Aún no había sellado su Zampakuto, estar en su forma resurgida no era tan malo, y tenia el presentimiento que... Probablemente la estaría usando muy seguido en el futuro.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Reliquias del pasado (Libre)

Mensaje por Vaermina Azathoth el Miér Ago 26, 2015 11:32 am

avatar
Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 07/08/2015
Edad : 20
Ver perfil de usuario
Tercera Espada, Rie Natsuki. Si bien ya tenía ciertas sospechas, aún le parecía bastante impresionante que aquella mocosa pudiese ostentar un puesto tan alto en Las Noches, y aún más, que fuese la directora del centro de experimentación. Seguramente, detrás de aquella personalidad tan infantil, se escondía un terrorífico poder, o quizá incluso, su personalidad no era más que una simple actuación, quien sabe. De todos modos, no podía darse el lujo de subestimarla, ni a ella ni a su sirviente, después de todo, se trataba de la elite de Hueco Mundo. -Supongo que las apariencias engañan… ¿Verdad? Natsuki-senpai.- Le había llamado con un honorífico, adecuado para alguien con un rango mayor al suyo, cosa que rara vez se tomaba la molestia de hacer. Esperaba que con eso fuese suficiente para dejar en claro que la tomaba en serio.

La conversación entre los otros 3 presentes acerca del cierre del Dangai continuó, al parecer Nonna y Rie se podían encargar de ello, fuese lo que fuese. Acto seguido, Sorin le dirigió la palabra a Vaermina nuevamente, dándole la oportunidad de preguntar todo aquello que necesitase saber. -Bueno, hay varios detalles que quisiera que me dijesen. Me gustaría tener alguna idea de que tan grande es nuestro poder militar… ¿Qué otros Espadas siguen activos además de nosotros?-  Había escuchado la mención del Primer Espada, por lo que suponía que el ejército actual de Las Noches debía tener al menos 5 individuos de alto nivel, incluyéndola. Juntó sus manos, entrelazando sus dedos y apoyando su mentón en ellas para estar más cómoda a la hora de pensar.  -En cuanto a las otras razas, todas son desconocidas para mí, necesito tener una idea general de sus características antes de enfrentarme a ellas. Si vamos a luchar contra todas, deberíamos asegurarnos primero de que no estén aliados, de que no formen ninguna alianza en el futuro, de tener una idea de cuan organizados son, y si no lo están aprovechar, para asesinar a las mayores amenazas desde las sombras. Imagino que el primer paso será crear una base de datos con la información que obtengamos de ahora en adelante, y aquella información deberá conseguirse cautelosamente… Probablemente, no se esperan ningún tipo de invasión masiva como la que planeas… Dejar que se filtre tal información podría ser fatal…- A diferencia de muchos otros Hollow, la joven arrancar tenía una gran capacidad para mantenerse calmada, prefiriendo evitar las confrontaciones antes que correr hacia ellas. -Además, quisiera saber que es el “Dangai” del que tanto hablan.-  Se cruzó de brazos, cubriendo con estos últimos el agujero hollow en su vientre. La conversación se hacía cada vez más interesante, si bien a primera vista Vaermina se veía fría y sin ningún tipo de emoción, estaba ansiosa, especialmente porque habían pasado tantos años desde que visitó el Mundo Humano que… Ya ni siquiera podía recordar como era.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Reliquias del pasado (Libre)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.