Staff
Últimos temas
» Ficha de técnicas de Jeani
por Jeani Dorbbeis Hoy a las 5:44 pm

» Clash of Titans: Crow vs. Wolf [Priv. Elijah] [2020]
por Shu'yu Akigahama Hoy a las 5:40 pm

» Pedido de cierre de temas y puntos de reiatsu
por Shu'yu Akigahama Hoy a las 4:55 pm

» (Pasado año 2014) De regreso al mundo.
por Shu'yu Akigahama Hoy a las 4:52 pm

» Entertain me [Libre con Hood]
por Shu'yu Akigahama Hoy a las 4:52 pm

» Moon of Hunting (Libre con Nagito - Hasta 4 participantes) (Año 2013)
por Shu'yu Akigahama Hoy a las 4:51 pm

» Shower Time [2020] [Privado con Nagito]
por Andrea León Hoy a las 4:48 pm

» Flores para no olvidar a los que se han ido. (año 2014 priv.Elijah Dankworth)
por Nagito Komaeda Hoy a las 3:42 pm

» Nuevo punto de equilibrio (2014) (Priv. Mercedes)
por Nagito Komaeda Hoy a las 1:55 pm

» A night in the river [Priv. con Mercedes] [2020]
por Mercedes Hoy a las 11:58 am

» Princess in Distress - Priv. (Kuma Souls) [2020]
por Kuma Souls Hoy a las 6:42 am

» 1er evento de la SS: Un mal desatado [Participantes: Elijah, Akemi, Kaiser y Luca]
por Luca Biancardi Hoy a las 5:07 am

» Evaluación rutinaria. (2020) [Priv. - Sting Eucliffe]
por Luca Biancardi Hoy a las 3:54 am

» Fragmentos de cristal (año 2020) (semi priv.)
por Nagito Komaeda Hoy a las 3:52 am

» Una bienvenida apropiada. Más o menos. (2020) [Semi-priv. Alfabica]
por Luca Biancardi Hoy a las 3:20 am

» Hollow Soul II (Presente-2020) (Priv Isane)
por Kyuzo Hapstim Ayer a las 5:16 am

» Encuentro peligroso [Con Kyuzo][2020]
por Kyuzo Hapstim Ayer a las 3:52 am

» [Pasado 2019] Encuentro con alguien desconocido ( Priv Kuma-sama)
por Kuma Souls Ayer a las 1:44 am

» Las hojas del desierto (Priv. Mabü) [año 2020]
por Mabü Ayer a las 1:03 am

» Zero Files. Lista para supervision.
por Shu'yu Akigahama Jue Feb 22, 2018 5:57 pm

» Taller de Firmas y Avatares de Shu'yu [Peticiones]
por Isane Mikamiya Jue Feb 22, 2018 3:20 am

» Reencuentro (privado con Hood) [2020]
por Hood Skull Jue Feb 22, 2018 2:42 am

» Ladrillos de cuarzo [2020] [Priv. Hikari Mizu]
por Hood Skull Jue Feb 22, 2018 12:03 am

» tierra de nadie (priv. Sting Eucliffe)
por Setanta Miér Feb 21, 2018 5:56 pm

» Its Gonna Rain (Akemi-Elijah) (Presente-2020)
por Akemi Noihara Miér Feb 21, 2018 4:52 pm

Afiliados
Foros Hermanos
Directorios y Otros
Afiliados
Fairy Tail ChroniclesBleach Requiem Of The Soul SocietyThe Last Breath RPGSaint Seiya Gold MythCrear foro

Cuarto de Reuniones [Priv. Solo Espadas]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cuarto de Reuniones [Priv. Solo Espadas]

Mensaje por Invitado el Vie Sep 04, 2015 9:27 pm


Una de las habitaciones más amplias del castillo de las noches, ubicada en el bloque A, donde estaban ubicados también el palacio de cada uno de los espada. En aquella habitación se llevaban a cabo las reuniones entre los Hollows más poderosos, los espada. Por lo tanto, solo se permitía acceso a ellos y ocasionalmente a alguna fracción. A pesar de su tamaño, aquella habitación contaba únicamente con dos características principales. La primera de ellas y la más notable de todas era la gigantesca mesa en el centro de la habitación, de forma rectangular y al menos 10 cómodas sillas que contrastaban con la principal, ubicada en la cabecera de la mesa, en donde se ubicaría el primer espada o Rey del Hueco Mundo y la cual tenía una forma peculiar, con algunos adornos en hueso y una cominería más suave, como si se tratara de un trono. La segunda característica, era aquella gigantesca ventana en una de las paredes laterales de la habitación que cubría prácticamente toda la pared y gracias a la cual podía apreciarse la mayor parte del desierto del hueco mundo. La altitud de aquella habitación era considerablemente alta siendo que estaba en una de la torre más alta del castillo, justo en el epicentro del mismo.

En esta ocasión, se reunirían por primera vez y luego del ascenso del nuevo Rey del Hueco mundo, el primer espada Luka Von Hyering, los hollows más poderosos hasta ahora. Cada uno, había sido citado el día de hoy para llevar a cabo la tan esperada reunión. En la cabecera se posaba ya el peliblanco, esperando a los demás para dar inicio a sus planes.
avatarInvitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuarto de Reuniones [Priv. Solo Espadas]

Mensaje por Invitado el Miér Sep 09, 2015 12:55 am

Off:
Disculpa la demora, y también que el post sea tan aburrido :A Cosas de la vida.

Se requería de una memoria inhumana para poder memorizar por completo la edificación que era Las Noches. Incluso Vaermina, quien estaba dotada de una gran capacidad mental, no se acostumbraba aún a semejante laberinto, incluso después de haber pasado ya unos cuantos días recorriéndolo. Por el momento, sólo podía recordar como llegar al Laboratorio de Rie Natsuki, además de sus aposentos, y alguna que otra locación de interés que Sorin amablemente le había mostrado, o mejor dicho, había enviado a un esbirro a que le mostrase. Y en caso de confundirse y tomar mal un pasillo, podía llegar a perderse durante horas antes de encontrar el rumbo nuevamente. Al rededor de una semana había pasado desde que la joven pelivioleta se había convertido en Espada, y para ese momento ya tenía su propio palacio individual, así como un uniforme arrancar a la medida, el cual la distinguía como soldado de Las Noches. ¿Ahora qué? A saber. Había escuchado ya del plan de invasión al Mundo Humano, sin embargo, después de eso se le ordenó esperar a por futuras instrucciones, y hasta el momento no había recibido ninguna.

El Palacio de Vaermina Azathoth, lúgubre, vacío, oscuro y sin gracia, allí se encontraba ella, rasgando la pared con su tridente, trazando ciertos garabatos como solía hacer en la arena del desierto. ¿Cuántas horas había perdido ahí dentro? Quien sabe... Realmente no tenía idea de que podía hacer con su tiempo. Antes de formar parte del palacio, al menos vagaba de un lado a otro sin rumbo aparente, dando la falsa sensación de que utilizaba su tiempo para algo. Pero ahora que se encontraba viviendo allí, y además, esperando órdenes, el tiempo perdido se dejaba notar mucho más. Para su suerte, su larga y tediosa espera acabaría. La verdad es que no tenía mucha confianza en la organización de Las Noches, por lo que pensaba que quizá nadie la contactaría, y que al final tendría que ser ella quien buscase las respuestas... Pero no. Aún habían varios esbirros trabajando bajo el comando de los Espada, y uno de estos fue el encargado de llevarle a Vaermina una “invitación”, por así decirle, una invitación a una reunión de gran importancia, una reunión de Espadas. Por ahora, sólo conocía a Sorin Markov y a Rie Natsuki, todos los otros miembros de la orden eran desconocidos para ella. Sintió una gran curiosidad, quería ver a sus otros compañeros, en especial aquellos más fuertes, los que superaban los poderes de aquel hombre de cabello blanco conocido como Sorin.

Una vez leyó toda la información del mensaje, le ordenó al insignificante esbirro que la escoltase hacia la sala de reuniones, locación que Vaermina aún desconocía. Aquel pequeño súbdito medía incluso menos que la misma Espada, sin llegar siquiera a los 140 centímetros, su cabello, voluminoso y largo, cubría practicamente todo su cuerpo, dejando ver apenas algún que otro rasgo de su rostro y poco más. Curioso sin lugar a dudas, pero sin ningún tipo de importancia. Una vez el arrancar le llevase hacia su destino, se olvidaría de él para siempre, y quizá no lo volvería a ver otra vez. El camino fue aburrido y silencioso, por suerte la sala de reuniones se encontraba bastante cerca de sus aposentos, por lo que no se tomaron demasiado tiempo en llegar.

Una vez allí, Vaermina abrió lentamente las puertas del lugar, con cuidado y sin prisas, no quería parecer brusca, ni tampoco verse temerosa de entrar. Dio un par de pasos hacia el interior, y observó por primera vez aquella enorme habitación.  -No esperaba ser la primera en llegar...- Dijo en voz alta, dirigiéndose al único individuo que se encontraba allí.  -Es un placer conocerte... Mi nombre es Vaermina Azathoth...- Su voz era lenta y deprimente, vacía, sin emoción. Avanzó hacia la mesa central, tomando uno de los asientos más alejados al peliblanco. -¿Cuál es tu nombre?- Preguntó con cierta curiosidad, dedicándole una mirada, a la par que apoyaba su codo en la mesa, para utilizar la mano derecha como soporte para su mentón.


Última edición por Vaermina Azathoth el Vie Sep 18, 2015 2:19 am, editado 1 vez
avatarInvitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuarto de Reuniones [Priv. Solo Espadas]

Mensaje por Invitado el Lun Sep 14, 2015 4:42 pm

Las Noches
Bloque A – Cuarto de Reuniones
Lunes, 14 se septiembre
11:06 horas

Empezaba a preguntarse porque en el Hueco Mundo no había estrellas. O no como las había en el mundo humano. Su mirada estaba perdida en el negro del cielo, el cual podía contemplar desde su privilegiada posición, ubicado en la cabecera de la mesa de aquella gran habitación, hasta ahora vacía salvo por su presencia en el recinto. Aquella ventana por la que observaba, la cual tenía justo en frente (ya que estaba ubicado de forma que le daba la espalda a los demás asientos en la mesa) cubría la mayor parte de la pared principal del lugar, y era la más grande entre todas. Las demás, localizadas en las paredes laterales, dotaban al lugar de una visión sin igual a lo largo y ancho de todo el Hueco Mundo. Y es que la ubicación de aquel cuarto dentro de las noches bien podría ser el epicentro de todo el castillo y su altura otorgaba una visión periférica de todo el desierto fuera de las noches. Desde la posición de Luka se alcanzaba a divisar el bosque de los menos y parte de las cuevas de los vasto lorde. Pensó, luego de no encontrar respuesta a su pregunta sobre las estrellas, que todo aquello sobre lo que posaba sus ojos, en cualquiera de los puntos cardinales a donde pudiese dirigir su mirada, eran sus dominios. Su reinado estaba allí y no en otro lugar, todo sobre lo que posaba sus ojos era suyo... y la corona en su cabeza daba muestra de ello.

Esperaba en el lugar a sus espadas, o bien, a sus soldados más fuertes. Debía empezar de una vez los preparativos para iniciar la guerra que había planeado durante años y apoderarse de una vez por todas del mundo humano. El objetivo inicial: aniquilar a todos los Shinigamis. Estaba recostado sobre su trono, observando la ventana frente a él mientras descansaba su cabeza ayudándose para ello con su mano derecha, que al mismo tiempo estaba sostenida sobre uno de los brazos de su cómoda silla. No quiso darse la vuelta a pesar de sentir la presencia del primero de los citados en el lugar. Incluso escucho sus pasos justo antes de abrir la puerta. Aquel nuevo Arrancar en la habitación pudo observar al entrar la gigantesca mesa del centro de la habitación y parte del cuerpo de Luka, quien al estar de espaldas solo dejaba ver su larga cabellera blanca y un parte de su hombro derecho. Y a pesar de aquello no quiso darse vuelta, o no completamente hasta el momento, sino que movió su cabeza de tal forma que, sin voltear su silla o cambiar de posición, fuera suficiente para observar con el rabillo de su ojo derecho a la espada número cinco. Escucho su comentario, según decía no sería la primera en llegar, para luego presentarse con su nombre completo. El primer espada y Rey del Hueco Mundo nunca había tenido la oportunidad de ver directamente a Vaermina, aunque con darle el primer vistazo supo su número y su nombre, incluso antes de que ella lo pronunciara. Luka decidió darle finalmente media vuelta a su silla y ponerse de frente a la Arrancar, luego de escuchar su pregunta y justo en el momento en el que se sentaba en una de las sillas más alejadas a él.

No respondió directamente a la pregunta, sabía que una vez se diera vuelta aquello sería suficiente para que Vaermina supiera todo sobre él. Su nombre, su posición, su número... y en cambio, se permitió ver a la espada fijamente y posar sus ojos verdes sobre ella. Baja estatura (el primer espada pensó que no sobrepasaba los 1.60 mts de altura), delgada, cabello corto de color violeta, casi negro, acomodado de forma que solo dejaba ver su ojo izquierdo de color azul. Con observar fijamente solo uno de sus ojos, el Primer espada pudo saber muchas cosas sobre Vaermina. Pocos seres sobreviven al suicidio y continúan su existencia. - Luka. - Dijo simplemente, dejando resonar en la vacía habitación el grueso de su voz. Entrelazo los dedos y puso ambas manos sobre la mesa, sin apartar la vista de Vaermina. Había pronunciado su nombre a pesar de saber que con verlo directamente sería suficiente para deducir su identidad. Luego de su ascenso como Rey, pocas criaturas en el Hueco Mundo desconocían a Luka Von Hyering. Se había permitido observar detenidamente a la quinta espada y analizar su comportamiento y su aspecto físico, algo que no había hecho con otro arrancar, probablemente porque a diferencia de los demás ella era mujer, y solo sabía de dos mujeres Arrancar, ambas espada. El silencio empezaba a ser incómodo. - Esperaremos 10 minutos más, si no te molesta. Me interesa que al menos uno más de los espada este presente. - Se escuchó su voz de nuevo, justo antes de recostarse completamente sobre su cómoda silla. Sabía que Vaermina era la espada más reciente y por su aspecto físico empezaba a dudar de sus capacidades. - Dime Vaermina, ¿has tenido oportunidad de enfrentar a otro espada? Escuche de unas explosiones el otro día... ¿Qué opinas de ellos? -
avatarInvitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuarto de Reuniones [Priv. Solo Espadas]

Mensaje por Invitado el Vie Sep 18, 2015 2:14 am

Era la primera vez que lo veía en persona, no logró distinguirlo bien al principio, y no fue hasta que se dio la media vuelta que tuvo una imagen completa del peliblanco. Su apariencia realmente no era la gran cosa, a pesar de superar la estatura de Sorin Markov, no llegaba a ser tan intimidante. Su complexión era mucho menos fornida, tenía menos... presencia, era menos, imponente por así decirlo, al menos a primera vista. Pero a pesar de esto, aquel hombre, con tan sólo una simple mirada, logró crear sobre la mujer una enorme incomodidad, nunca había sentido algo así sólo por mirar a alguien. Era como mirar hacia un enorme vacío, un vacío que la llamaba, como si estuviese viendo a los ojos de la mismísima muerte. Su nombre fue anunciado por una lúgubre y pesada voz, parecía como si un monstruo horripilante hablase desde dentro de aquel cuerpo humano. Luka... Ese era su nombre. Había escuchado ya de él gracias a Sorin, y se trataba del más poderoso de los espada, y quizá el ser más poderoso en todo Hueco Mundo.

Vaermina se mantuvo en silencio durante unos momentos, realmente no tenía idea de que decirle, y no consideraba que abrir la boca fuese necesario. Sin embargo, el Primer Espada parecía tener cierta curiosidad sobre la chica, o a lo mejor sólo quería romper el silencio, en todo caso, le preguntó a esta última si había tenido ya alguna experiencia enfrentándose con algún Espada, mencionando de forma un tanto sutil al pequeño entrenamiento sobre la azotea de Las Noches. Al parecer, Sorin le había dado un informe sobre lo sucedido, o eso era lo que se esperaba... No tenía idea, y de todas maneras daba lo mismo. -Sólo tuve la oportunidad de enfrentarme a Sorin Markov, y a decir verdad... Perdí la batalla antes de ver sus poderes.- Hablaba de una manera calmada y suave, con un tono lúgubre y deprimente como de costumbre. -Además, realmente no puedo recordar demasiado lo que sucedió. Aquel hombre tiene una enorme fuerza, además de una velocidad y reflejos excelentes... Incluso logró ponerme en jaque cuando se enfrentaba a mí en el campo que más me destaco...-  Hizo una leve pausa. -En cuanto a los demás, sólo he tenido oportunidad de conocer a Rie Natsuki, pero aún no tengo idea de cuales sean sus habilidades en combate.- Por ahora, incluyendo a Luka, solo había conocido a tres de sus compañeros Espada, y realmente no había mucho que decir sobre ellos, pues Vaermina apenas si tenía información. -Sobre sus personalidades... Rie es demasiado extraña, no puedo descifrar las cosas que pasan por su cabeza... Y me pone bastante nerviosa... En cambio Sorin es mucho más simple, aunque admito que en el campo de batalla me ha tomado por sorpresa su manera de actuar. En general, no me llevo especialmente bien ni mal con ninguno de los dos, aunque claro, no es como si eso importara.- Nuevamente, se mantuvo en silencio, dedicándole una mirada... -Tú eres el más interesante de todos... No se por qué, pero tengo la sensación de que ya te había visto en el pasado...- Ella no lo recordaba en absoluto, pero aquella mirada, aquella voz, aquel sentimiento que le provocaba, todo se sentía muy familiar... A lo mejor, era su simple imaginación.
avatarInvitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuarto de Reuniones [Priv. Solo Espadas]

Mensaje por Invitado el Vie Sep 18, 2015 3:25 am

Luego de que las frases de Vaermina se perdieran en el aire bajo el peso de sus propios ecos, un ínfimo silencio daría paso a un evento inesperado para ambos integrantes de la conversación. La blanca y larga mesa que los separaba se movería algunos milímetros debido a un pequeño temblor. Las sillas seguirían la melodiosa corriente sísmica que empujaba a la vez brusca y suavemente las paredes de Las Noches. Un débil y efímero terremoto imaginarían los testigos de la escena, al ver los muebles del lugar danzar de a cortos pasos. El fenómeno abarcó tres pulsaciones de idéntica duración y todo el acto podría resumirse en unos cuatro o cinco segundos, dejando finalmente que la calma y la paz emergieran en la atmósfera. Sin embargo, a ojos de aquellos que poseyeran la habilidad de percibir el Reiatsu, hubiera parecido que el mismo cielo se partía en dos. Los radares espirituales de los allí presentes habrían sido testigos de atronadores y desgarradores golpes en un plano que no podrían divisar, confundiéndolos en un principio. Y así era. La monstruosa y violenta tormenta había acontecido dentro de una Garganta. Una Garganta que se abrió camino exactamente en el medio de la blanquecina y pulcra superficie. La grieta negra como la noche hizo su aparición a metro y medio de altura, dejando ver la figura de Sorin Markov. No iba sólo, mas ningún ser vivo lo acompañaba. Decorado con una variedad de cortes y heridas -junto con rotos ropajes-, cargaba consigo el cuerpo de Zero Kiryuu sobre su hombro derecho, antiguo Segundo Espada. Posando su ensangrentado pie sobre la mesa, la manchó de carmesí mientras soltaba el cadáver cual trofeo de caza, para que todos pudieran verlo.

-Aquí tienes... a tu traidor. -con jadeantes palabras, se bajó al suelo para tomar asiento con evidente pesadumbre. Descansó la cabeza hacia atrás, apoyándola contra el alto respaldo. Dentro de las heridas más notorias, se podía divisar a primera vista un largo y semi-profundo tajo que recorría gran parte su torso, pasando por medio de su Agujero Hollow en su pectoral izquierdo. Suspiró. Había sido una tarde bastante difícil. El Rey del Hueco Mundo lo había encomendado en búsqueda del Arrancar que ostentaba la Segunda Marca, con terrible presunción de traición. Ciertamente y conociendo a Luka, el peliblanco se imagino que nadie querría convertirse en enemigo de La Parca. De cualquier forma, no iba a ser una presa fácil. Se le había comentado al Demonio Blanco acerca de la posibilidad de traerlo con vida... Todos sabían que se trataba de meros formalismos. Había dos salidas: o volvía con su botín, o no volvía. 
-Hace tiempo que no siento el Reiatsu de Rie, por suerte... -dijo con una débil sonrisa sarcástica muy característica de él, pasados unos segundos de silencio. No había dirigido su mirada a nadie en particular puesto que se encontraba ocupado colocando su Zanpakuto teñida de rojo sobre la mesa. Estaba cansado- Veo que ya se conocieron.- Finalizaría viendo primero a Vaermina y terminando en su Rey, dándole la palabra.
avatarInvitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuarto de Reuniones [Priv. Solo Espadas]

Mensaje por Invitado el Vie Sep 18, 2015 5:10 pm

Las Noches
Bloque A – Cuarto de Reuniones
Lunes, 14 se septiembre
11:23 horas


Vaermina Azathoth. Luka parecía tener un especial interés en aquella Arrancar, desde su entrada al recinto y desde que poso su vista en ella, el primer espada no aparto su mirar de la espada número cinco. Y su interés surgía precisamente en la personalidad que mostraba al hablar, sus lentos movimientos y la suavidad de su voz. La conocía con anterioridad, claro, solo que ella no lo sabía. Y observarla ahora, hablando, moviéndose, era como ver por primera vez un gran edificio. Estaba fascinado en lo que se había convertido aquella Adjucha que un día encontró sin vida en el desierto. Realizo un comentario para no incomodar, pues debido a su apariencia el peliblanco dudaba en el fondo de las capacitadas de Vaermina como espada. Cuestiono entonces sobre su posible encuentro con otros espada, sabiendo con antelación que ya había tenido oportunidad de reunirse con Sorin y con Rie; nada pasaba en el Hueco Mundo sin que Luka se enterase de ello. La respuesta de la joven, sin embargo, acrecentó su pensar sobre la debilidad manifiesta de Vaermina. Según dijo, había tenido oportunidad de enfrentar a Sorin sin tener oportunidad tan siquiera de ver todos sus poderes. Sorin llevaba consigo el numero 4 mientras Vaermina ostentaba el 5, solo uno de diferencia, por lo que en una lógica racional la diferencia no debería ser mucha. El peliblanco se preocupada por el correcto orden de los números, y como ya había dudado de Sorin, lo había enviado por Kiryuu, dueño del número dos. Según sus órdenes hacia Sorin aquel debería buscar al segundo con alta presunción de traición. Las órdenes que le dio a Kiryuu eran exactamente las mismas. Sabía que solo uno de ambos se haría presente en la mesa el día de hoy.

Así las cosas, y ante la diferencia de poderes entre la espada 4 y la 5, Luka sabía que uno de ambos debería cambiar su digito, y todo dependía de las acciones de Sorin. Si regresaba como vencedor debería ostentar un número mayor, seguramente el número dos. Si el que regresaba era Kiryuu, Vaermina debería tener, más o menos, el número 8. El Rey... aquella posición le otorgaba a Luka la capacidad de cambiar dígitos entre los espada, pero nunca reducir sus habilidades o aumentarlas; eso era cuestión de cada Arrancar. Posteriormente, y continuando con la intervención de Vaermina, aquella dio una breve pero muy exacta descripción de cada uno de los que conocía – Sorin y Rie – lo que provoco una sonrisa en el rostro del primer espada, quien no apartaba la mirada de Vaermina. No esperaba que también lo describiera a él, anunciando que era el más interesante de todos y que, según parecía percibir, lo conocía de antes. – Todo aquel que haya muerto alguna vez, me conoce. – menciono, dejando seguramente más incertidumbre en la joven espada. Sobre todo porque no terminaba de hablar para cuando la mesa frente a ellos empezó a danzar al ritmo el pequeño temblor que provocaba la llegada de un miembro más para la mesa. Por primera vez desde la llegada de la espada número cinco, Luka aparto la vista de aquella para posarla a un costado de la habitación, justo en el lugar en el que instantes después se abrió una garganta, lenta y estruendosamente.

La curiosidad de saber quién había sido el vencedor no duro mucho, la silueta de Sorin Markov se hizo visible una vez la garganta abrió por completo. El cuerpo de Zero Kiryuu colgaba de su hombro derecho, el que luego poso sobre el blanquecino suelo del recinto. Luka se fijó sobretodo en el cuerpo sin vida del anterior segundo espada, uno de los más antiguos y fuertes Arrancars que alguna vez conoció. Si tuviera que describir a uno de los tres espada que lo acompañaban, contando el cadáver del segundo, seguro se tomaría más tiempo para definir a Kiryuu, a quien conocía de siglos atrás. Más aun así, no le importo observar el cuerpo sin vida que yacía postrado a sus pies. Su expresión fría y seria no cambio en ningún momento, hasta que levanto su vista hacia Sorin y le hizo entrega de un gesto de satisfacción. Para luego posar su mirar en las desgastadas ropas del ahora segundo espada y las marcas que tenia de batalla. Recordó que había mencionado a Sorin la posibilidad de traer al traidor con vida, pero luego de una instantánea reflexión supo que pedir aquello a Sorin había sido una pérdida de tiempo; desde luego, habría de matarlo o morir en el intento. Aquello solo provoco una nueva sonrisa en el rostro de Luka. – Veo que no fue tarea fácil... - un simple comentario, introductorio para la conversación que habría de empezar. Sorin hizo referencia a Rie, estableciendo que no sentía su Reiatsu desde hace un tiempo. Sonrisa sarcástica. Luka casi pudo adivinar los pensamientos del ahora segundo espada. Una nueva orden para encontrar a Rie habría sido música para sus oídos. Pero el cadáver de una espada en la habitación era suficiente para Luka. Por ahora... - Ordené a Rie recolectar información… no la veremos por un tiempo. – El último comentario del demonio blanco solo provoco en el primero un cruce de miradas con Vaermina, omitió cualquier comentario al respecto.

- Por hoy solo seremos los tres. – Anuncio, dando inicio a la verdadera conversación. – Supongo que Vaermina ya es consciente de la guerra que está por iniciar... - Aquello iba para Sorin. Continuo. - ...He estado ocupado intentando organizar a todos los Hollows y he advertido a todo ser proveniente de este Hueco Mundo que si no están con nosotros, están en nuestra contra. Cualquier Hollow que no apoye la cusa será considerado como traidor y sus cabezas deben estar en una lanza frente a las puertas de las Noches. Por otro lado, ¿cuánto hemos avanzado desde que di la orden?. – Finalizo, esperando que cualquiera de los presentes tomara la palabra.
avatarInvitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuarto de Reuniones [Priv. Solo Espadas]

Mensaje por Invitado el Dom Sep 20, 2015 7:40 pm

Probablemente le hubiese hecho unas cuantas preguntas más a Luka si no fuese por la vistosa entrada del Cuarto Espada en la escena, cargando consigo el cuerpo muerto de un arrancar. Parecía un joven muchacho de cabellera blanca, Vaermina nunca lo había visto antes, y no tenía idea de quien podría ser. Sin embargo algo era seguro, fuese quien fuese, se trataba de alguien muy poderoso, pues Sorin pareció recibir varias heridas por parte de su ya difunto contrincante... Era un tanto lamentable, quien sabe cuantas batallas habría librado aquel hombre en tiempos pasados, a cuantos enemigos habría aplastado, cuanta gloria y orgullo, más ahora no quedaba nada, uno de sus propios compañeros de raza se había llevado todo, para siempre. Así era, la vida de un Hollow, independientemente de cuanto evolucione uno, de cuan fuerte se vuelva, de a donde intente escaparse, al final sólo hay una cosa que les espera, la perdición. Vaermina le dedicó una breve mirada, antes de volver a posar su ojo izquierdo sobre sus compañeros, la reunión acababa de comenzar.

Al parecer Rie no se presentaría, pues se encontraba en quien sabe donde reuniendo quien sabe que tipo de información, de todas maneras no importaba, su actitud infantil podría entorpecer el flujo de la conversación después de todo. -En lo que a mi respecta, aproveché el lapso de tiempo desde que entrené con Sorin Markov hasta ahora para estudiar la información que me dieron sobre las otras razas, así que ahora mismo estoy al tanto... Me dijeron que me mantuviese en espera de órdenes, y eso he hecho.- Realmente ella no tenía nada que decir, al ser una nueva integrante, aún no le habían asignado ningún tipo de tarea o misión, y por supuesto que, tampoco tenía ningún tipo de información que brindar, puesto que no había salido de Las Noches en ingún momento. Tenía la esperanza de que con suerte, en aquella reunión le darían algo que hacer, de lo contrario, a lo mejor comenzaría a moverse de una manera más independiente. Incluso una criatura tan deprimente y lúgubre como ella perdía la paciencia al estar encerrada tanto tiempo en aquel palacio.
avatarInvitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuarto de Reuniones [Priv. Solo Espadas]

Mensaje por Invitado el Lun Sep 21, 2015 12:55 am

Aprovechando las frases y palabras que pronunciaban sus compañeros, se dedicó a descansar un poco. A decir verdad, había sido una batalla demasiado dura, demasiado exigente, demasiado entretenida. Hacía tiempo ya que no se veía con la muerte a la cara, que no sentía sus suaves labios a punto de besas sus mejillas, que no acariciaba las tibias alas de la eterna oscuridad. Y, sin embargo, allí se encontraba victorioso. Pero... ¿Para qué? ¿Qué sentido tenía todo aquello? ¿Matar, morir? Con el paso de los siglos había aprendido a no dejar que dichos interrogantes lo persiguieran a donde vaya. En su momento decidió correr detrás de la Muerte, y no delante. Volvió a suspirar.
-Hemos avanzado... Mucho. Por un lado, cuando tuve el placer de conocer a la dama aquí presente -con un claro dejo de burla-, me dirigía a los Laboratorios de Las Noches para obtener información acerca de la viabilidad de nuestros planes. Resulta que muy oportunamente se nos adelantaron, y consiguieron la llave de nuestra estrategia: la interrupción del Dangai. Nos explicaron a Vaermina y a mí de la existencia de un ser compuesto del mismo túnel que conecta el Mundo Humano con la Sociedad de Almas, aparentemente una manifestación de su voluntad llamado Seimichiō, que tiene como tarea defender el camino de los posibles intrusos. No tiene dueño ni amo, y su único objetivo es destruir lo que se halla a su paso. Los Shinigamis utilizan un sistema para evitarlo, pero la gente del Laboratorio teoriza acerca de una posible Hollowficación del guardián, haciéndolo rebelde e incrementando sus fuerzas, impidiendo el avance de los Segadores de Almas. Para ello deberíamos contar con varios Menos Grandes para que lo muerdan, además de servir al corte de la ruta. Con nuestras Gargantas, transportar a los Gillians hacia el Dangai sería una tarea relativamente sencilla: conozco de una ubicación donde contamos con centenares y centenares de Hollows. 

Tomó un poco de aire, para mirar a ambos a la vez que apoyaba sus codos sobre la blanca y lisa superficie de la mesa. Se encontraba entremedio de ellos, en su respectivo asiento. 
-En cuanto al trabajo de inteligencia, he de decir que mi incursión al Mundo Humano me ha dejado con una clara idea del potencial militar de nuestros mayores enemigos: su tiempo de reacción es bastante bueno, viéndome rodeado de varios capitanes pasados unos cuantos minutos desde que pisé su suelo. Aunque... no aparentan representar ninguna amenaza para nosotros -lo que acababa de decir iba dirigido mayormente para la Quinta Espada, puesto que Luka sabía de primera mano lo que se encontraba narrando Sorin. Optó por no nombrar su presencia en su misión de reconocimiento por el simple hecho de que sería más fácil de esa manera-. En definitiva, todo esta listo para comenzar nuestros planes. El único problema a mi parecer es la falta de Espadas. Dudo de qué tan efectiva pueda ser la presencia de Rie en el campo de batalla, pero supongo que ya no tiene importancia si se la envió a realizar otras misiones.
En lo profundo -y no tanto- estaba aliviado de aquello. Lo que menos quería era tener que compartir una batalla con aquella mocosa. Ciertamente, desconocía el verdadero potencial y/o poder de su congénere, mas no le importaba en absoluto. A menos que la habilidad de su Resurrección fuese cambiar su personalidad, no le serviría de nada.
avatarInvitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuarto de Reuniones [Priv. Solo Espadas]

Mensaje por Invitado el Mar Sep 29, 2015 9:06 pm

Las Noches
Bloque A – Cuarto de Reuniones
Lunes, 14 se septiembre
11:31 horas

¿Atracción?, posiblemente era simple curiosidad de presenciar a la quinta espada luego de devolverle la vida a Vaermina en aquella ocasión en la que trataba de solo un Adjucha o, probablemente, la extrañeza de contemplar a la Arrancar a quien había obsequiado parte de su propia vida desperdiciar aquel generoso regalo. ¿Desprecio?. Seguramente todas las anteriores. Luka no solo le había dado la capacidad de ser una Arrancar como él, sino que tras su progreso le concedió un número; y sin embargo, aquel relato de la batalla contra Sorin lo dejo pensativo. ¿Era Vaermina realmente débil para pertenecer al selecto gremio de los espada?, ¿merecía su título y su número?. El Rey del Hueco Mundo no podía permitirse caer en derrota frente a los Shinigamis, por lo que su ejército debía estar lo suficientemente preparado. La número cinco corto los pensamientos de Luka para decir que su aspecto lo había visto en algún lugar, seguramente una memoria olvidada de lo que sucedió aquella noche en que se convirtió en Arrancar. El peliblanco no quiso revelar la verdad, por lo que solo respondió con dilaciones, aunque bien encaminadas a revelar que él había sido su salvador. Y luego, tras pequeño sismo que provoco la aparición de Sorin en escena, Luka noto que la misión que le había encomendado había quedado completada a satisfacción por el ahora segundo espada, Sorin Markov. Claro, esa misma misión que encomendó a Sorin también la había encargado a Kiryuu, por lo que estaba seguro solo uno de ellos se aparecería con vida. Su intuición no fallo, y ahora el numero dos aparecía en la mano de Sorin y ya no el cuatro; probablemente no lo había notado aun. Una pequeña información sobre la ausencia de Rie y comenzó finalmente la reunión, temas importantes empezaron a tocarse.

Lo primero fue comunicar su decreto real, ya en conocimiento de todo Hollow que habite el Hueco Mundo. Aquel que no estuviera con Luka y los espadas, no estaba con los Hollows. El Rey del Hueco mundo, próximo a iniciar una guerra con la Sociedad de Almas no podía permitir tampoco que su raza se encontrara dispersa, por lo que aquel decreto esperaba fuera cumplido a cabalidad. Desde luego y tan pronto como fue dictado y comunicado, algunos Adjucha, Vasto Lorde y Hollows de bajo nivel habían sido los primeros en caer. Las puertas de las noches ya se encontraban adornadas por un par de cadáveres que mostraban al mundo que la palabra del Rey debe cumplirse. Asesinar a su propia raza no es algo que Luka hubiera querido hacer como primer mandato real, pero aquellos capaces de dar la espalda a su raza y colaborar con los Shinigamis, ya no eran para el peliblanco parte de su raza.

Fue hora entonces de mostrar el avance de cada uno, siendo Vaermina la primera en hablar al respecto. Según dijo, había estado estudiando las demás razas y se encontraba en espera de más órdenes. Luka no pensó mucho y antes de dar la palabra a Sorin dio la nueva encomienda para la quinta espada. – Encárgate de que respeten lo que ya he dicho; si encuentras a un Hollow, cualquiera sea su nivel, que este en mi contra... quiero que termines con su vida. – Dijo, sentenciando a los traidores de una vez por todas. – Incluso si se trata de otros Arrancar o espada. – y dicto, finalmente, la sentencia final. Era trabajo ahora de Vaemrina controlar que todo estuviera en orden y dictaminar si algún traidor iría en contra de las órdenes de Luka; y eso incluía a sus compañeros espada, como Sorin, quien escuchaba atento las palabras de ambos. Claro, él tenía órdenes similares, incluso ya había completado su primer trabajo. Turno de que el segundo espada hablara, quien mostro su excelente avance hasta el momento. Había consultado la viabilidad de los planes que tenían en mente, para lo cual el laboratorio del Hueco Mundo había sido de gran utilidad. No solo él sino que también Vaermina sobre lo necesario para la Hollowficación del guardián del Dangai. Al parecer, las cosas no podrían estar saliendo de mejor manera. Finalmente, Sorin resaltó la importancia de su visita al mundo humano, gracias al cual se pudo dar cuenta del poder de los Shinigamis; Luka también estuvo allí, presenciando en persona el poder de los dioses de la muerte, que como había dicho el segundo espada, no representarían amenazas para los espada. Luka asintió al comentario final e Sorin, quien se mostraba preocupado por la falta de espadas, pese a la ausencia de Rie. – Tengo la esperanza de que cuando inicie el ataque principal, Rie ya esté con nosotros. – Luka conocía como ningún otro Arrancar el poder de Rie, a quien ya se había dado el gusto de vencer en una ocasión. Sin embargo, quiso aclarara aquello. – Y si llega el momento y no ha regresado, confió en que nosotros tres seamos incluso suficientes. Claro, con la ayuda de un par de menos y Gilians que colaboren con los Shinigamis de rango más bajo, dejándonos el trabajo importante a nosotros.

- Yo, por mi parte, tuve la fortuna de encontrar a alguien que nos puede ayudar desde adentro. No deposito mi confianza en él aun, pero me dio información importante sobre el funcionamiento interno del Seireitei. – Se detuvo, tomo aire, y continuo, apoyando ambos codos sobre la blanca mesa. – Al parecer todas sus decisiones, políticas, militares y administrativas son tomadas por un grupo de personas con algún nivel jerárquico especial. Se les llama: La Cámara de los 46, y sobra decir el número de miembros que tiene. Resulta de vital importancia desestabilizar el tribunal máximo de decisión de la Sociedad de Almas, por lo que la Cámara de los 46 se ha convertido en un objetivo de igual importancia a la destrucción del Dangai. – Su anuncio parecía descabellado, pero el peliblanco esperaba sus compañeros entendieran la necesidad de destrozar antes del ataque inicial a los responsables de tomar decisiones en el Sereitei; con lo cual, sus desordenadas acciones los traerían a su fin. – Actualmente busco la forma de llegar a la Cámara de los 46 sin que ningún Shinigami se enteré, asesinar a sus miembros e inmediatamente iniciar el ataque al Dangai. Si todo sale bien hasta ese punto, nuestra victoria estaría asegurada. – Termino, procurando ser exacto en sus palabras. El plan ya estaba tejido completamente. - ¿Algo más? -



Spoiler:
Perdón por tardar tanto...
avatarInvitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuarto de Reuniones [Priv. Solo Espadas]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.