Staff
Afiliados
Foros Hermanos
Afiliados
Fairy Tail ChroniclesBleach Requiem Of The Soul SocietyThe Last Breath RPGSaint Seiya Gold MythCrear foro
Directorios y Otros

Tres tristes tigresas entrenan [Priv. Merce, Rosa, Tsuna]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tres tristes tigresas entrenan [Priv. Merce, Rosa, Tsuna]

Mensaje por Tsuna el Sáb Ene 30, 2016 10:42 pm

avatar
Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 25/08/2014
Ver perfil de usuario
Me encontraba sentada sobre mis rodillas, con la espalda y los hombros rectos mientras veía a mi madre servir el té. Rasqué con los dedos de mis pies descalzos el tatami del suelo, aquella habitación siempre me había parecido excesivamente pequeña, claustrofóbica, me ponía nerviosa estar en ella. Giré el cuello para mirar hacia el pasillo cuando escuché la voz de Merce, seguramente me necesitarían en el restaurante.

-Iré a ver qué quiere –me incorporé antes de volver a dedicarle una mirada a mi madre, quien aún mantenía la mirada en un punto fijo. Incliné un poco la cabeza para mirarle a la cara. Sus ojos estaban vidriosos, no había expresión alguna en ellos, tan solo vacío, un vacío tan enorme que me daba miedo poder caer en él. La tetera seguía en sus manos, y de ella había empezado a emanar un agua negra, densa, que no tardó en desbordar la taza y derramarse sobre la mesa - ¿Mamá? –pregunté, acercándome a ella. Ver una enorme mancha roja en su kimono me hizo querer gritar, pero alguien se me adelantó. Un chillido desgarrador se escuchó en la habitación de al lado, era Mercedes. Salí corriendo en dirección al sonido y cuando abrí la puerta corrediza caí. No sabría explicar muy bien qué ocurrió entonces, el viento movía mi pelo y me zarandeaba de un lado a otro, solo sabía que me estaba hundiendo, cayendo en aquel vacío tan negro como los ojos de mi madre. Mi respiración se empezó a acelerar cuando vi que el aire no era suficiente para llenar mis pulmones, y mientras movía mis brazos para llevarlos a mi pecho y cuello, vi desaparecer todo.

Usé ambas manos para separarme de la almohada y tomé aire como si fuera la primera vez que lo hacía. Miré a mi alrededor para intentar descubrir que había pasado entre jadeos: yacía en la cama boca abajo, a centímetros de las sábanas grises que se habían enredado con mis brazos y piernas en una maraña de tela arrugada y pelo. Tragué saliva y traté de normalizar mi respiración mientras apoyaba mi cabeza en una mano, había sido solo un sueño. Me levanté rápidamente para alejar de mi cabeza las imágenes de aquella pesadilla, como si mantenerme lejos  del colchón me protegiera de ellas, y me dirigí al armario.

Hoy tenía planeado entrenar con Merce, así que puse una camiseta de nadador verde con unos pantalones oscuros, sencillo y cómodo. Tras lavarme la cara y atarme el pelo en una coleta salí de las habitaciones con paso rápido y llegué a la enorme cocina, que solía ser nuestro punto de reunión. Ahí preparábamos el desayuno para luego comerlo en el también enorme comedor, que aun permanecía lleno de mesas de madera maciza y bancos que las rodeaban. La cocina permanecía impoluta, así que asumí que Merce no se habría levantado todavía, por lo que dediqué diez minutos a hacer el desayuno de ambas y luego la esperé en una de las mesas. El repiqueteo de mis dedos en el banco hacía eco en la sala, esperaba que no tardara mucho, no quería que mi café se enfriara.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Pienso/Hablo/Zanpakuto/Hollow
Tsuna:

Volver arriba Ir abajo

Re: Tres tristes tigresas entrenan [Priv. Merce, Rosa, Tsuna]

Mensaje por Mercedes el Sáb Ene 30, 2016 11:24 pm

avatar
Mercedes
Sublíder Vizard
Mensajes : 777
Fecha de inscripción : 28/07/2014
Edad : 17
Localización : En mi casa x3
Ver perfil de usuario
Con un largo bostezo, comencé el día, bueno si lo pensaba mejor debería seguir durmiendo, de todas formas solo había quedado con mi hermana, Tsuna, para entrenar,  a pesar de que me he levantado pronto aún tenía tiempo de sobra para echar una “pequeña cabezadita”. Así que sin asumir los riesgos de volver a dormir, cerré los ojos.

Hubiera seguido así si no llega a ser por los rayos de sol que lograron atravesar la persiana, ”Maldita sea…” pensé mientras intentaba abrir los párpados, dejando caer un leve bostezo. Al cabo de unos segundos, me levanté , me dirigí al aseo, el cual era algo pequeño pero supongo que para una persona de mi estatura era “cómodo”. En el váter hice lo que tenía que hacer, acabé de ducharme, salí de esta tarareando una canción, y me vestí. Por alguna extraña razón tenía la sensación de que se me olvidaba algo...Bueno, fuera lo que fuera con el tiempo volvería a mí.

Me dirigí a la cocina para desayunar, espero que Tsuna me haya hecho el desayuno, pero normalmente está tan ocupada que se le olvida que tiene una hermana pequeña que alimentar, claro era una broma , estaba claro que yo ya tenía una edad y quiera o no los años pasan factura en algunas cosas. Cuando llegué pude oler comida, en una sala que normalmente estaba vacía se hallaba una figura de una joven de cabellos castaños, Tsuna, me acerqué a ella y le dije con una sonrisa pícara -Tsuna, tienes una nariz común….común tucán...jajaja….vale demasiado malo, merezco que me castigues por eso. Reí.

Luego me senté en una de las sillas que se encontraban alrededor y miré a mi hermana y le pregunté -Por cierto ¿Qué haces aquí? Normalmente estas ocupada...¿Qué hace que me estés preparando el desayuno? ¿tienes fiebre? Por un momento me olvidé de ella y miré a la comida, relamiendo mis labios y si mirabas de cerca se podía ver como mi boca se llenaba de “agua” o más bien saliva, sonreí -Más importante… ¿Qué hay de comida?

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

~Hablo~Karyuu~Hollow Interno~
"La lucha siempre merece la pena si el fin vale la pena y los medios son honestos."
"Si no te esfuerzas hasta el máximo, ¿cómo sabrás donde está tu límite?"
"No Hay enemigo mas dificil que uno mismo"
"Cuando la cabeza dice basta ... El corazón grita adelante"
Fotoz:




Stats:

Fuerza :11 + 2(Bankai)= 13
Poder:11 + 2(Bankai)= 13
Aguante: 14+ 2(Bankai)= 16
Agilidad: 10 + 2(Bankai)= 12
Destreza:10+ 2(Bankai)= 12

Volver arriba Ir abajo

Re: Tres tristes tigresas entrenan [Priv. Merce, Rosa, Tsuna]

Mensaje por Rosa Nakahara el Dom Ene 31, 2016 12:41 pm

avatar
Mensajes : 227
Fecha de inscripción : 09/10/2015
Edad : 22
Ver perfil de usuario
Por casualidades de la vida, o mejor dicho invitaciones de cierto pastelito, me encontraba durmiendo en una habitación muy distinta a la mía. Tsuna había insistido para que pasara la noche en una pijamada con ella, era algo que me gustaba hacer creo que a ella le daba vergüenza que otros se enteraran de su vida social ya que parecía mas un objeto oculto que una invitada. Mercedes no se había dado cuenta de mi presencia, aunque varias veces frecuentaba los lugares por los que pasaba debido a mi fuerte presencia espiritual que era difícil de ignorar. Creí que era una invitada sorpresa por lo que todo el día anterior me había escondido de Mercedes riendo cuando ella entraba de sorpresa en alguna habitación para encontrarla vacía, con Tsuna había sido otra situación, recordábamos viejos tiempos e incluso habíamos acordado entrenar el día siguiente.

Pero el entrenamiento se veía muy lejano ante el paisaje que mis ojos contemplaban, el cielo era de frutilla, los ríos de chocolate, el suelo era galleta y los arboles eran pasteles, deliciosos, enormes, incluso algunos se perdían entre la frutilla y el chocolate los regaba. Paseaba por aquel paisaje, mordía algún que otro dulce, me lanzaba hacia la crema de los pasteles para hacer ángeles antes de devorarlos. Estaba en el paraíso de cualquier repostera, había muchas ideas, muchos diseños y muchos sabores, caminé y caminé por horas siguiendo la ruta de los pasteles, perdiéndome en sus sabores y deleitándome con el acaramelado paisaje.

Pero la realidad era otra historia, caminaba chocando entre los pasillos con los ojos cerrados, mordía quizás un trozo de madera o un pedazo de almohada y murmuraba con voz somnolienta los alimentos que creía estar masticando. Estaba profundamente dormida, el sonambulismo era una de las razones que a veces me afectaban por la noche, por tal motivo era preferible que soñara con pasteles y no con una pelea mortal, ya que alguien podría salir herido si por alguna razón comenzaba a luchar dormida.

Un ruido seco llegó a la cocina, aparecí y me recosté contra la pared. Mi nariz parecía olfatear en dirección a la comida, mi pelo tenía algunas puntas sueltas y otras estaban hechas un desastre pero seguían consolidando el estilo esponjado de siempre. Vestía un pijama de dos piezas, un pantalón y una camisa abotonada dejando los dos últimos botones sin abrochar para que un bonito cuello amplio adornara su finalización. Ambas prendas eran azules como el cielo, pero estaba estampado con dulces, pasteles y animalitos tiernos. -Uhmm... un... pastel... de comida... ñam.... murmuré mientras me acercaba con ojos cerrados hacia la fuente del olor, choqué contra algo, mis ojos no veían pero había chocado torpemente contra Mercedes y lancé tres mordidas que en mi sueño habían bastado para saborear un pastel de fresa pero en la realidad poco sabía si habían dado en el blanco.

Proseguí el camino hasta una fuente de sonido, mis oídos se habían agudizado y un repiqueteo me atraía. En mi sueño eran pájaros de miel que volaban hacia un enorme pastel, proseguí dormida sin abrir mis ojos y mordí. Mis ojos se abrieron, mis dientes estaban clavados en un brazo de piel pálida como el limón, me froté la cara tras soltar mi mordida esperaba no haberme excedido. -Pastelito... Merce... ¿Ya es de día? ¿Dónde se fue el conejito de chocolate? pregunté aun recordando el sueño mientras mis manos recorrían ambos ojos, me estiré en un bostezo final para luego sentarme.

-¡Hoy es el día de entrenamiento! grité en una exclamación como si nada hubiera sucedido, me apresuré a buscar mi desayuno que había empacado y el cual estaba oculto en la nevera, al poco tiempo lo estaba preparando en la cocina, mi velocidad era un torbellino en cinco segundos tenía preparado todo. Dos huevos fritos, dos rodajas de pan y un trozo de tocino para iniciar el día. -¡Cuanto más rápido terminemos de comer más pronto podremos empezar! declaré mientras esperaba que todas nos preparáramos para desayunar, ciertamente no me molestaba entrenar en pijama era cómodo y no interferiría pero si a ellas les incomodaba podía cambiarme en menos de lo que se tardarían en despertarse.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Firmitas:
[center]



Hablo-Pienso-Canto-Hollow Interno-Dōkeshi-Narración

Volver arriba Ir abajo

Re: Tres tristes tigresas entrenan [Priv. Merce, Rosa, Tsuna]

Mensaje por Tsuna el Miér Feb 03, 2016 11:36 pm

avatar
Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 25/08/2014
Ver perfil de usuario
La espera empezaba a hacerse excesivamente larga cuando escuché ruidos provenientes del pasillo. Seguramente esa sería Merce, aunque no me habría molestado que fuera Rosa. Había decidido no despertar a esta última al levantarme por no molestarle, ayer le había hecho quedarse despierta hasta tarde para hablar y ella había escuchado atentamente todo lo que le conté, así que pensé que debía dejarla descansar. Además, era tan gracioso verla morder la almohada cuando creía que era una nube de caramelo... ya se uniría al entrenamiento cuando acabara de soñar con pastelillos. Para Merce encontrarla allí sería una sorpresa, no le había dicho a nadie que venía porque quería hablar a solas con ella, aquellas eran conversaciones y pensamientos que tan solo una amiga cercana entendería. A Merce le podía contar muchas cosas, sí, pero con ella era distinto. No dejaba de ser mi hermana pequeña, sentía que tenía que protegerla de todo lo malo que había a su alrededor (pese a que ella era lo suficientemente fuerte como para hacerlo por sí misma) y por ello muchas veces me ahorraba conversaciones que pudieran ser desagradables para ella. No quería que nada le hiciera perder aquella sonrisa despreocupada, y menos que fuera uno de mis problemas. Escuché los pasos de esta mientras se aproximaba a mí, lista para regañarle por haber llegado una hora tarde, pero dejándole hablar en primer lugar para ver qué excusa me ponía aquella vez. Su comentario me hizo levantar una ceja, las ocurrencias de aquella niña eran como los mordiscos de Rosa, nunca dejaban de sorprenderme.

-Como un… -parpadeé un par de veces, apartando la mirada y llevé mi mano a la nariz para acariciar con las yemas de los dedos el puente. Sabía que era una broma, tan solo un juego de palabras, pero… ¿acababa de comparar mi nariz con la de un tucán? Noté que se me encendían las mejillas- ¡De-deja de decir tonterías, no se parece en nada! –respondí intentando ocultar mi rubor. En seguida que esta se sentó supe porqué había tardado tanto- ¿Cómo que qué hago aquí? No me digas que te olvidaste de nuestro entrenamiento… llevabas tanto tiempo pidiéndolo que pensé que te haría más ilusión –dibujé una sonrisa en mis labios mientras acercaba a estos la taza de mi café, que ya hacía un buen rato que se había quedado frío.

Alcé la mano con un simple “sírvete” para mostrar lo que había en la mesa: tostadas, mermelada y mantequilla, magdalenas, un vaso de zumo y otro de leche con chocolate. Hacía tiempo que habíamos dejado de hacer los típicos desayunos japoneses, primero de todo porque ambas sabíamos que no me llevaba bien con la cocina y solía tocarla lo menos posible; segundo, porque no solía tener tiempo; y tercero, porque a ambas nos gustaba mucho más los desayunos dulces. Levanté la cabeza de mi plato, saboreando aun la mermelada de las tostadas para ver como Rosa había aparecido de la nada y había empezado a dar mordiscos a Mercedes. Esta luego siguió caminando hacia mí para darme un mordisco en el brazo, aun con los ojos cerrados.

-No recordaba que Rosa era sonámbu… ¡auch! –retiré el brazo cuando note que había empezado a ejercer más fuerza con su mordida. Fue tras aquel movimiento brusco que Rosa despertó al fin- Buenos días –sonreí cuando se dio cuenta de donde estábamos y porqué estaba allí. Abrí los ojos al ver todo lo que sacó de la nevera- ¿Cómo puedes desayunar tanto por las mañanas? –observé como la pelirosa comía alegremente hasta que se me cruzó una idea por la cabeza, Merce no sabía porque estaba en aquel momento con nosotras- Merce, hoy Rosa se unirá a nuestro entrenamiento ¿te parece bien?

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Pienso/Hablo/Zanpakuto/Hollow
Tsuna:

Volver arriba Ir abajo

Re: Tres tristes tigresas entrenan [Priv. Merce, Rosa, Tsuna]

Mensaje por Mercedes el Jue Feb 04, 2016 4:10 pm

avatar
Mercedes
Sublíder Vizard
Mensajes : 777
Fecha de inscripción : 28/07/2014
Edad : 17
Localización : En mi casa x3
Ver perfil de usuario
Vi como Tsuna se quedó sorprendida mientras se tocaba la nariz y de un momento a otro se formó un color rojizo en su rostro, en parte era divertido hacer gracias con mi hermana por otra parte ella me daba pena por tener que aguantar a mi persona, que ha decir verdad soy un poco...o no tan poco….infantil. Solo reí ante su reacción.

Abrí los ojos al escuchar su respuesta, como si se me acabara de formar una bombilla encima de mi cabeza, pero no era el caso. - ¿Qué espera?¿enserio?.......¡Es verdad!¡El entrenamiento! ¿Como se me ha podido olvidar?¿A mí?.... Luego recordé que era yo y lo entendí.

Cuando me dió permiso para comer de mi boca ya emergia un poco de baba , cogí un poco de todo, que sí dos tostadas que sí mermelada en una que sí mantequilla en otra, dos vasos uno con zumo y otro con leche con chocolate, después de todo tenía que coger fuerzas para el entrenamiento. Pero algo interrumpió mi comida, una pelirosa comenzó a morderme fue tan rápido que solo pude poner el brazo para protegerme , el brazo se llevó tres mordiscos, estaba bastante atónita al ver quien había sido. Esta despertó cuando mordía el brazo de Tsuna, yo estaba con la boca abierta, sinceramente, no me lo esperaba.

Tsuna solo dijo que se uniría a nuestro entrenamiento, asentí, pero cuando lo hice un escalofrío recorrió mi espalda, lo supuse, alguien acabaría mal en el entrenamiento y ese alguien era yo. Para ser honestas yo sabía que Tsuna y Rosa eran mucho más fuertes que yo, y en este entrenamiento creo que no podría ir como siempre, a lo loco, esta vez tendría que pensar.

Agité la cabeza de izquierda a derecha, y señalé a Rosa con mi dedo índice -¿Desde cuando…?¿Cómo es que no lo he….?¿Porque…? ¿Y morderme…? . Tenía tantas preguntas que no acabe ninguna y las dejé a medias.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

~Hablo~Karyuu~Hollow Interno~
"La lucha siempre merece la pena si el fin vale la pena y los medios son honestos."
"Si no te esfuerzas hasta el máximo, ¿cómo sabrás donde está tu límite?"
"No Hay enemigo mas dificil que uno mismo"
"Cuando la cabeza dice basta ... El corazón grita adelante"
Fotoz:




Stats:

Fuerza :11 + 2(Bankai)= 13
Poder:11 + 2(Bankai)= 13
Aguante: 14+ 2(Bankai)= 16
Agilidad: 10 + 2(Bankai)= 12
Destreza:10+ 2(Bankai)= 12

Volver arriba Ir abajo

Re: Tres tristes tigresas entrenan [Priv. Merce, Rosa, Tsuna]

Mensaje por Rosa Nakahara el Vie Feb 05, 2016 12:13 pm

avatar
Mensajes : 227
Fecha de inscripción : 09/10/2015
Edad : 22
Ver perfil de usuario
Desayunaba, comía los trozos de carne, los huevos y también saboreaba el jugo de naranja que había preparado para la ocasión. - Si hay hambre no importa el horario declaré con una sonrisa mientras mordisqueaba otro trozo de la carne y saboreaba lentamente cada componente de mi desayuno. -En los entrenamientos se debe comer bien porque si no quedas como un esqueleto al finalizar añadí con cierto humor, era evidente que siempre bromeaba con Tsuna sobre el cuerpo que cada una poseía que era similar a la de cualquier modelo debido a los intensos entrenamientos y nunca perdía la ocasión para recordarle el detalle como si fuera algo de lo cual debíamos enorgullecernos.

Estaba finalizando el tercer o cuarto vaso de jugo cuando Mercedes comenzó a hablar, parecía alterada, sorprendida y confundida. Solo me dirigí hacia ella con una sonrisa amable mientras escuchaba sus preguntas cortadas entre sí. -Desde ayer. Soy muy buena escondiéndome. Porque tu hermana insistió en verme y me propuso jugar a las escondidas contigo creo que he ganado, un día sin encontrarme debo ser la mejor jugadora que exista. respondí casi a la misma velocidad que ella hablaba finalmente pareció tomarse un respiro con la última pregunta a la cual me quedé dudando unos minutos, hasta que luego me froté la cabeza como acomodando mis recuerdos e ideas. -¿Morderte? No lo recuerdo, solo recuerdo haber comido un delicioso pastel de tres mordidas y cuando mordí el conejito de chocolate terminé por saborear la piel de pastelito declaré riendo con sinceridad.

Al parecer aquel pastel de tres bocados había sido Mercedes, lo notaba en su brazo con huellas visibles de mis dientes. Era gracioso que ahora ambas hermanas conocieran a mis dientes no solo por la sonrisa que siempre adornaba mi rostro, también era divertido pensar que había mordido a Mercedes sin estar consiente al momento de hacerlo, pastelito me había advertido que quizás a ella no le agradara tal costumbre por lo cual hasta ese momento jamás la había mordido. -Lo siento pero estabas deliciosa en mi sueño, con relleno de frambuesa y bizcocho de chocolate recordé pensando en regalarle un pastel similar como disculpas, sin embargo, hice silencio para no revelar tal sorpresa.

-Bien cuando terminen podemos ponernos en marcha ¿Me debo cambiar? ¿O no les incomoda que entrene así? pregunté mientras miraba a ambas por igual, no me importaba ninguna opción pero su comodidad era lo más importante. No quería desconcentrarlas por mi vestimenta y mucho menos incomodarlas, aunque debido a mis excéntricos gustos pocas veces lograba que alguien se sintiera cómodo en mi presencia.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Firmitas:
[center]



Hablo-Pienso-Canto-Hollow Interno-Dōkeshi-Narración

Volver arriba Ir abajo

Re: Tres tristes tigresas entrenan [Priv. Merce, Rosa, Tsuna]

Mensaje por Tsuna el Lun Feb 15, 2016 3:43 pm

avatar
Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 25/08/2014
Ver perfil de usuario
Como imaginaba, Mercedes se había olvidado por completo de nuestro entrenamiento y por eso llegaba tarde. Suspiré, aquella chica no tenía remedio, solía hacer aquello bastante a menudo, tanto que ya estaba casi acostumbrada, así que me limité a dar un par de golpecitos suaves sobre su cabeza.

-¿Seguro que hay algo aquí dentro? –bromeé mientras me acercaba a ella para fingir que miraba dentro de su oído. Ambas escuchamos las explicaciones de Rosa mientras seguíamos desayunando, Merce pareció reaccionar entonces a aquello. Reí al ver lo confundida que estaba, y más al escuchar las respuestas de Rosa-. Si en realidad Merce es una persona muy dulce, solo hace falta ver como tiene la ropa –dije señalando a su camiseta, que ahora estaba llena de migas de magdalena y azúcar.

No tardamos mucho en acabar de desayunar, una vez lleno el estómago me llevé toda las cosas a la cocina, limpié los platos y vasos en dos minutos para que no se acumularan en el fregadero y volví con ellas. Estiré el cuerpo mientras las esperaba.

-Cuando queráis. Y tranquila, la verdad es que a mí no me importa si tú te sientes cómoda así –sonreí mientras empezaba a caminar hacia la puerta- Bueno ¿queréis hacer un entrenamiento normal? ¿Todas contra todas? ¿Os gustaría entrenar algo en específico o vamos a matar? –pregunté, obviamente bromeando de nuevo.

Off:
1. Siento haber tardado en responder
2. Siento también la falta de imaginación

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Pienso/Hablo/Zanpakuto/Hollow
Tsuna:

Volver arriba Ir abajo

Re: Tres tristes tigresas entrenan [Priv. Merce, Rosa, Tsuna]

Mensaje por Mercedes el Lun Feb 15, 2016 5:45 pm

avatar
Mercedes
Sublíder Vizard
Mensajes : 777
Fecha de inscripción : 28/07/2014
Edad : 17
Localización : En mi casa x3
Ver perfil de usuario
Me encogí de hombros cuando vi a Tsuna alzar la mano, luego preguntó si había algo adentro de mi cabeza mientras intentaba mirar, reí y le declaré con una sonrisa -No se he probado a mirar a ver si hay algo dentro con un espejo, pero nada no logro ver nada , me imagino que solo hay un mini dragón bailando la macarena y escupiendo fuego. A decir verdad no era mentira, muchas veces quizás demasiadas me había imaginado que había algo así dentro de mi cabeza.

No entendí lo que Tsuna quería decir ¿Quién era dulce?¿La camiseta?¿El azúcar?.Solo pude poner una cara extraña mientras pensaba confundida. Luego miré a Rosa e hinché los mofletes para acabar suspirando y sonreir -Bueno...me mosquea un poco que no fuera de chocolate blanco o vainilla...pero bueno si estaba rica to’ solucionado

Ante la pregunta de Rosa me encogí de hombros y negué con la cabeza -Haz lo que te plazca, a mi no me molesta. Por un momento pensé en picarla un poco, pero luego recordé que íbamos a entrenar y me podía pegar una paliza gitana y evité hacer tal suicidio.

OFF:
1.-No problema *Guarda el hacha*
2.- Bueno si quieres te dejo a mi dragón bailador (?) o a mí unicornio como prefieras (?) xD
PD: La culpa es de la tata (?) No sabía que poner (?) xD

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

~Hablo~Karyuu~Hollow Interno~
"La lucha siempre merece la pena si el fin vale la pena y los medios son honestos."
"Si no te esfuerzas hasta el máximo, ¿cómo sabrás donde está tu límite?"
"No Hay enemigo mas dificil que uno mismo"
"Cuando la cabeza dice basta ... El corazón grita adelante"
Fotoz:




Stats:

Fuerza :11 + 2(Bankai)= 13
Poder:11 + 2(Bankai)= 13
Aguante: 14+ 2(Bankai)= 16
Agilidad: 10 + 2(Bankai)= 12
Destreza:10+ 2(Bankai)= 12

Volver arriba Ir abajo

Re: Tres tristes tigresas entrenan [Priv. Merce, Rosa, Tsuna]

Mensaje por Rosa Nakahara el Lun Feb 15, 2016 6:05 pm

avatar
Mensajes : 227
Fecha de inscripción : 09/10/2015
Edad : 22
Ver perfil de usuario
Al parecer ninguna tenia problema con mi atuendo por lo cual sonreí y declaré con cierta picardía -Tienen razón, si se escapa algo de lo que tengo no hay hombres que puedan ver... reí un rato largo mientras las dos conversaban sobre lo que había en la cabeza de Mercedes a lo cual aun tomando aire me adentré en su charla al último minuto -Quizás haya algún pastelito ahí dentro declaré mientras me sostenía la panza con ambas manos, la risa me había dejado casi sin aliento y tuve que tomar un vaso más de líquido para intentar frenar la risa repentina.

-Estabas deliciosa, por eso siempre te digo que consigas un chico para que te disfrute le guiñé el ojo con picardía, sabia como reaccionaba Mercedes ante mis intentos de presentarle a algún muchacho y seguramente eso le haría reír también, quizás Tsuna lo hubiese escuchado ya que apenas levanté la vista de la mesa se había dirigido hacia otro extremo del lugar.

-Todas contra todas sería divertido, nos ayudaría a evaluar fortalezas y debilidades. ¡Además podríamos practicar como vernos lindas mientras atacamos! parecía que desde que el tema de la vestimenta y los sabores habían entrado en juego no me tomaba nada enserio. Me levanté y me encargué personalmente de lavar los platos que había usado para luego secarlos y dejar mi lado de la mesa ordenado. Sonreí hacia las dos mientras me dirigía saltando hacia Tsuna -Tengo una mejor idea, para que entrenemos a fondo y sin limitarnos, la que pierda. La que sea la primera en rendirse, deberá hacer la que las dos en pie le ordenen por un día declaré con inocencia y diversión mientras comenzaba a elongar mi cuerpo en el lugar, estaba ansiosa por empezar pero deseaba que ellas se entregaran de verdad y la única forma de convencerlas seria con una apuesta.

Tsuna daría todo de si por evitar que su hermana tuviera a una alocada amiga justificando sus bromas y sus diversas formas de molestarla. Mercedes haría lo mismo con tal de no ser víctima de las bromas que Tsuna podía emplear como reprimenda a su comportamiento diario. Por mi parte, no tenía miedo, si era la primera en caer me divertiría fuera cual fuera el castigo lo aceptaría con una sonrisa. -¿Ahora empezamos aquí? ¿O tienes un lugar especial para que no derrumbe tu casa a golpes? pregunté con gran entusiasmo mientras comenzaba a dar saltitos de alegría.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Firmitas:
[center]



Hablo-Pienso-Canto-Hollow Interno-Dōkeshi-Narración

Volver arriba Ir abajo

Re: Tres tristes tigresas entrenan [Priv. Merce, Rosa, Tsuna]

Mensaje por Tsuna el Miér Abr 20, 2016 11:37 pm

avatar
Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 25/08/2014
Ver perfil de usuario
-Bailando la macarena y escupiendo fuego… ya decía yo que algo no funcionaba bien ahí dentro–sonreí mientras seguía caminando. Rosa contestó mi pregunta de inmediato, bromeando al principio, pero proponiendo algo que podría resultar gracioso después.

-Eso sin duda podría ser… -giré ligeramente la cabeza y le dediqué una mirada divertida a Merce, casi maliciosa- interesante ¿Qué opinas, bicho? –le pregunté, esta vez de manera más cariñosa. Sin duda aquello nos motivaría a las tres, solo esperaba no tener que sufrir las consecuencias si Merce ganaba. No, no pensaba dejarme ganar, por ninguna de las dos. Si lo hacía sabía que ambas buscarían la cosa más vergonzosa que se les pasara por la cabeza y me harían hacerla en público; y entonces la poca dignidad que me quedaba como supuesta líder provisional se iría al garete. Solté un largo suspiro mientras llevaba una mano a la cabeza para rascarme la nuca, lo cierto es que por mucho que tuviera detrás el “provisional”, la palabra líder no me gustaba demasiado. En realidad solo era, junto a Ryu, un nexo con la sociedad de almas, alguien que se encargaba de que se cumplieran las condiciones de aquel supuesto tratado de paz y ayudaba a los vizard que necesitaban ayuda, aunque los vizard en aquellos momentos estaban bastante dispersos y parecían no necesitarla en absoluto.

-Sería un detalle que no destrozaras la base a golpes, ciertamente –contuve una carcajada mientras seguíamos caminando-. Aunque ya no haya casi nadie aquí, este ha sido el hogar de muchos vizard durante años, tenemos una cantidad incontable de recuerdos entre estas paredes –rocé con las yemas de los dedos la pintura de una de ellas, en algunos lugares esta se agrietaba y caía dejando ver otras capas de pintura más sucia. Arrugué la nariz-. Paredes que necesitan una mano de pintura. Iremos al campo de entrenamiento subterráneo, allí tenemos sitio más que suficiente, no habrá porqué contenerse.

Seguí caminando hasta llegar a nuestro destino. Allí abrí la puerta y la sostuve con ambas manos para que las dos pudieran pasar.

-Adelante.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Pienso/Hablo/Zanpakuto/Hollow
Tsuna:

Volver arriba Ir abajo

Re: Tres tristes tigresas entrenan [Priv. Merce, Rosa, Tsuna]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.