Staff
Últimos temas
» Moonday of Work [Priv. Hood] [2019]
Ayer a las 7:45 pm por Jeani Dorbbeis

» Baja de Actividad
Ayer a las 1:24 am por Shu'yu Akigahama

» Baja de Actividad
Ayer a las 1:23 am por Shu'yu Akigahama

» Conflicts in the Gotei 13 II [Priv. Elijah] [2019]
Miér Sep 20, 2017 9:17 pm por Shu'yu Akigahama

» Never judge a book by its cover [Priv-Sonia 2019]
Miér Sep 20, 2017 5:46 pm por Elijah Dankworth

» Esto es una cita ¿verdad? [Priv. Sortiara - 2018]
Miér Sep 20, 2017 2:01 pm por Sortiara Blackburn

» Flames and Wolf [Priv. Mercedes] [2019]
Mar Sep 19, 2017 8:07 pm por Jeani Dorbbeis

» Homecomming [Social] [2019]
Mar Sep 19, 2017 4:42 pm por Elijah Dankworth

» Un grato reencuentro [Priv. Mercedes - 2019]
Mar Sep 19, 2017 2:43 am por Natsu Toujou

» Registro de Avatares
Lun Sep 18, 2017 1:57 pm por Isane Mikamiya

» The Captain and the Spring Flower [2018] [Priv. Yui]
Sáb Sep 16, 2017 6:35 pm por Shu'yu Akigahama

» Despedidas
Sáb Sep 16, 2017 6:30 pm por Shu'yu Akigahama

» Reflections of Love II [2018] [Monólogo]
Sáb Sep 16, 2017 5:40 pm por Shu'yu Akigahama

» Bueno...pues busco tema
Jue Sep 14, 2017 8:37 pm por Mercedes

» Visita a la Familia [Priv. Natsu - 2019]
Jue Sep 14, 2017 5:34 pm por Natsu Toujou

Afiliados
Foros Hermanos
Afiliados
Fairy Tail ChroniclesBleach Requiem Of The Soul SocietyThe Last Breath RPGSaint Seiya Gold MythCrear foro
Directorios y Otros

Rosa, la entrenadora del diablo y los pasteles de de nata [Entrenamiento priv. Rosa]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Rosa, la entrenadora del diablo y los pasteles de de nata [Entrenamiento priv. Rosa]

Mensaje por Tom Nibori el Mar Abr 19, 2016 4:01 pm

avatar
Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 04/07/2015
Ver perfil de usuario
Las siete de la mañana del  lunes.  El Sol comienza a alzarse sobre la tierra mientras los más madrugadores salen de sus casas ya sea para trabajar o para ir a la escuela. Los transeúntes, como zombies, van a sus destinos con caras de falta de sueño. Algunos murmuran cosas para si mismos pero el ambiente en su mayoría es de pesadez. Normal siendo estas horas y este día.

Camino por cierta calle bastante transitada. Llevo conmigo una caja de madera que se balancea junto a mi brazo derecho. En su interior se encuentra un jarrón perteneciente al principio del período Edo. Teóricamente aquella pieza de arte debería encontrarse en cierto museo a muchos kilometros de Karakura pero cierto comprador se había interesado mucho por este artículo. Tras negociar las condiciones y el modo de pago me había puesto rumbo a visitar aquel centro de historia. No fue nada difícil hacerme con la mercancía aunque he de reconocer que tenían más seguridad de la que normalmente suelo encontrar en esos lugares. Haciéndome pasar por un turista más sorteé a todos los guardias de seguridad, memorizando su ritmo y rutas, antes de comprar la caja prismática de madera en la tienda de regalos. En ella cabía perfectamente aquello que buscaba. Lo demás fue cuestión de desconectar un segundo las cámaras de seguridad e intercambiar contenidos entre la caja de regalo y el cristal de exposición.

Así que de esa manera he acabado  a unas horas tan tempranas en plena calle, rumbo a uno de mis pisos para guardar la entrega.  De repente suenan mis tripas de manera poco decorosa, afortunadamente nadie parece enterarse salvo yo mismo. Me doy cuenta en ese momento que no he comido nada en toda la noche y el hambre se apodera de mi. Curiosamente el camino que sigo pasa cerca del centro comercial por lo que ese pensamiento da velocidad a mis pisadas. Me apetece algo dulce ¿Algún pastelito quizás? ¿Rosa no me contó que tenía...? Seguramente sea un buen momento para visitar a la vizard más loca del lugar.

-Solo me falla una cosa -Murmuro- ¿Donde está su pastelería?

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosa, la entrenadora del diablo y los pasteles de de nata [Entrenamiento priv. Rosa]

Mensaje por Rosa Nakahara el Mar Abr 19, 2016 5:40 pm

avatar
Mensajes : 227
Fecha de inscripción : 09/10/2015
Edad : 22
Ver perfil de usuario
Debía encargarme de realizar las entregas rutinarias, era una tarea que usualmente mis empleados ocupaban pero aquella mañana se había recibido una orden enorme de pasteles para un evento importante y decidí que todos colaboraran en su preparación mientras que yo, por mi propia cuenta, me encargaría de las entregas para facilitar la eficiencia de la pastelería en aquella pequeña ciudad. No era una tarea sencilla, no podía ir a mucha velocidad para que los pasteles no perdieran la forma, tampoco podía avanzar a base de shunpos o la decoración de algún pastelito podría perderse por el camino y aterrizar en la cabeza de algún ciudadano inocente.

Desgraciadamente, no había un uniforme para entregas de mi talla, por lo cual tenía que improvisar con lo que había. Tomé una de las camisas ajustándola con un nudo bien amarrado ya que era demasiado pequeña para abrocharla por completo, no me molestaba, de hecho me sentía como cuando partía hacia un entrenamiento. Por suerte el short era mucho más confortable en cuanto a tamaño y no tuve que improvisar ninguna maniobra para que me quedara bien, tomé una libreta donde estaban las direcciones y junto a un fiel lápiz emprendí el recorrido.

En primer lugar llegué a una zona residencial, donde con éxito entregué un pastel de chocolate para la fiesta de una niña pequeña. Seguidamente la ruta me guió a una zona despoblada, donde dos ancianos habían solicitado unas galletas rellenas con miel y unos chips de diferentes sabores. Finalmente me dirigí al centro comercial, donde entregué contadamente la dotación diaria de confites de maní y chocolate para los diferentes locales de helados.

Al salir del lugar noté que me sobraba una caja de cupcakes que no tenía destinatario, supervisé la lista y todas las direcciones estaban tachadas. Estaba en medio de la calle con una caja en mi mano derecha, la libreta en la izquierda, mi lápiz reposando en mi boca y mi mirada perdida en el cielo. El amanecer se hacía evidente, pero mi mente no lograba encontrar una explicación, no entendía porque había una caja sobrante. -Esos eran un regalo para ti, dijiste que los comerías al terminar... la voz que retumbó en mi cabeza me hizo volver de un salto a la realidad, por primera vez el trabajo me había nublado todo juicio, por suerte en esas situaciones podía contar con Pinkamena.

-¡Oh bueno! ¡A desayunaaar! grité de alegría extendiendo mis brazos cuando de repente noté una presencia familiar cerca, al mirar detenidamente a la muchedumbre pude ver a Chrollo murmurando algo sobre una pastelería. Mis oídos solo captan pastelería pero mis alarmas se encienden, utilizo un shunpo para situarme detrás de él aun sin tomar conciencia de si me había localizado con anterioridad o no.

-No estarás pensando en ir a otra pastelería que no sea la mía... ¿Verdad Chrollo? mi voz tenía un aire frío pero a la vez amigable y juguetón, me encontraba inclinada hacia delante con las manos sobre las rodillas y mi cabeza mirando hacia su nuca, por lo cual si se volteaba se chocaría de lleno con mis dos ojos azules. A mis pies se encontraba la caja violeta aún sin abrir, pensaba compartirla si se daba la oportunidad.


Atuendo + pose:

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Firmitas:
[center]



Hablo-Pienso-Canto-Hollow Interno-Dōkeshi-Narración

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosa, la entrenadora del diablo y los pasteles de de nata [Entrenamiento priv. Rosa]

Mensaje por Tom Nibori el Mar Abr 19, 2016 11:06 pm

avatar
Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 04/07/2015
Ver perfil de usuario
Mi cabeza da vueltas de un lado a otro fijándome en los establecimientos circundantes. Conociendo la personalidad de Rosa su pastelería debería ser muy extravagante, seguramente del color de su nombre con diferentes motivos que reflejen sonrisas, felicidad y ponys. Cosas que pegaban con ella vamos. Sin mucho éxito detengo mi movimiento rotatorio antes de oír un grito estridente desde atrás. Inmediatamente reconozco su emisor. Es ella.

Un segundo después alguien aparece a mi espalda a una velocidad increíble. La espalda se pone totalmente recta, mi instinto casi hace que mi mano libre se gire inmediatamente directa a la yugular de un posible atacante. El saber su identidad de  antemano era lo único que había podido detenerme, aquel movimiento sin duda podría haber sido un ataque fatal para mi si ella hubiese querido. Por muchas veces que la haya visto comportarse igual no consigo acostumbrarme.  Cierro los ojos y cuento mentalmente hasta diez antes de poner la mejor de mis sonrisas y girarme para toparme con el azul de sus ojos mirándome fijamente.

-¿Otra pastelería? Me duele que pienses eso. No, estaba buscando la tuya. En nuestro último encuentro no fuiste capaz de decirme donde se encontraba.

Corto el cruce de miradas para observar como algunas personas murmuraban entre si sorprendidas por la repentina aparición de la chica. Se me había pasado por alto lo transitado que es este lugar y no solo a mi, Rosa había usado un shumpo para llegar ¡Y había aparecido entre tanta gente normal! Era lógico la sorpresa generalizada a nuestro alrededor. Debíamos irnos cuanto antes. Cuanto más rápido mejor.

-¿Que te parece si me guías hasta ella? Ayer noche no pude comer nada de nada por lo que ahora mismo me muero de hambre.

Acaricio ligeramente las plumas de mi abrigo de cuero antes de hacer un ligero gesto con la mano. Dejo que ella vaya primero.

Mi vestimenta (Ya que estoy la pongo yo también >:D):



________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosa, la entrenadora del diablo y los pasteles de de nata [Entrenamiento priv. Rosa]

Mensaje por Rosa Nakahara el Miér Abr 20, 2016 2:21 pm

avatar
Mensajes : 227
Fecha de inscripción : 09/10/2015
Edad : 22
Ver perfil de usuario
Chrollo parece asustado al principio, pero luego trata de dar su mejor impresión para que no le haga nada. Estaba buscando mi pastelería, no creí que desconociera su localización siendo que en poco tiempo se había convertido en una influyente proveedora de dulces y otros derivados no solo en Karakura si no en muchas regiones de Japón. Al parecer, no era un humano muy interesado por las noticias o que se interesara por algo tan cotidiano como los alimentos. -Entiendo, entiendo. Creí que sabrías como localizarme, eso es todo expresé con una sonrisa mientras me reincorporaba antes de levantar la caja del suelo con completa naturalidad. Las personas habían frenado de golpe al vernos, pensé que era por el atuendo tan excéntrico que Chrollo llevaba puesto pero sus comentarios se referían a lo que había hecho.

-¡Oh! ¿Es que nunca vieron a una maga profesional? pregunté hacia la muchedumbre mientras algunos se intrigaban y otros se asombraban de lo que habían oído. -En efecto, soy Rosa Nakahara y no solo soy quien les trae los mejores dulces del país, si no que soy una excelente maga... las personas ahora estaban interesadas y ya no se asustaban, de hecho estaban bastante interesadas en lo que mis habilidades podían hacer. -Ese fue un nuevo truco de magia que estoy practicando, si quieren ver y ser transportados a una experiencia única de ilusiones y fantasía solo asistan a "Sugar Roses" esta noche, la entrada incluye comida y bebida sonreí guiñando el ojo mientras comenzaba a avanzar esperando que Chrollo me siguiera a los pocos pasos. -Descuida... nadie sospecha... susurré mientras pasaba a su lado y era verdad, la muchedumbre ahora pasaba la voz de boca en boca, el nombre de mi pastelería parecía ser un eco de la propia ciudad.

Caminamos unas pocas cuadras hasta llegar a la entrada de la pastelería, una puerta amplia, una decoración rosa que parecía el glaseado de un pastel. La estética del lugar recordaba a un pastel y sus puertas parecían ser parte del relleno, de hecho era muy llamativa y vibrante. -Solemos cambiar la decoración de vez en cuando, en invierno el pastel parece de chocolate cubierto de crema, pero ahora es un simple pastel rosado... ¿No es lindo? pregunté mientras le ofrecía la caja que portaba a quien se había convertido en mi compañero.

-Dijiste que no has comido nada, esos pastelitos pueden servir de aperitivo mientras preparo algo, si deseas algo solo debes pedirlo exclamé con alegría mientras abría las puertas del lugar sin mucho esfuerzo. -Solo recuerda, nada pervertido... susurré con cierta diversión ya que siempre que mencionaba aquello parecía entrar en una crisis nerviosa que lo hacía ver mucho más alegre que su temple habitual.

Los empleados seguían trabajando en los pasteles con precisión, supervisé el trabajo mientras me ponía a preparar algo para Chrollo, pensaba cocinar algunas galletas de chocolate que podrían acompañar su apetito. De hecho para toda una noche sin comer debería tener más hambre de la que quería mostrar, horneé dos fuentes y me dirigí a una de las mesas mientras le indicaba a Chrollo que tomara asiento frente a mí. -Y dime ¿Qué te trae por estos lugares? pregunté apoyando mi cabeza sobre ambas manos mientras me inclinaba un poco hacia adelante, tenía conocimiento de que era una persona que viajaba mucho y quizás se involucraba en delitos graves, pero no era tan malo cuando se llegaba a conocerlo, como toda criatura se debía comprender y saber cómo tratar.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Firmitas:
[center]



Hablo-Pienso-Canto-Hollow Interno-Dōkeshi-Narración

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosa, la entrenadora del diablo y los pasteles de de nata [Entrenamiento priv. Rosa]

Mensaje por Tom Nibori el Miér Abr 20, 2016 11:40 pm

avatar
Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 04/07/2015
Ver perfil de usuario
Rosa me responde. Creía que sabría como localizarla, ha decir verdad no es un pensamiento desacertado. Seguramente si me lo hubiese planteado en algún momento habría sido capaz de dar con ella. Pero seamos sinceros. En todo este tiempo he estado demasiado ocupado como para parar en Karakura e ir a visitar a la loca de rosa (como a mi me gusta llamarla). He tenido una gran número de clientes que pedían muchos y diversos objetos guardados en los más insólitos lugares. El trabajo más tranquilo que he tenido es este último el cual parece que es el último por el momento. Siento un poco de alivio al pensar en ello, últimamente he desatendido mi entrenamiento como fullbringer.

Observo sorprendido como Rosa torna una situación a priori delicada a un ambiente de ocio y curiosidad. No pierde la oportunidad para conseguir nuevos clientes. Apruebo sus acciones con un ligero movimiento de cabeza antes de seguir los pasos de la vizard.

-Que lastima me da su ignorancia. Han tenido innumerables pruebas pero siguen teniendo los ojos cerrados a la realidad.

La sigo por las calles sin prestar mucha atención a lo que nos rodea. No me hace falta. Tras unos minutos llegamos a la pastelería de Rosa. Sin lugar a dudas su ambientación es como me la esperaba. Entro junto a ella para sentarme en una de las mesas libres tras coger la caja que me ofrece.

-¿Nada pervertido? Si no fuera porque dudo que tengas interés en el sexo opuesto diría que eres tú la que quieres hacer perversiones-Siempre que nos veíamos ella hacía o decía alguna cosa como esa. No es que sea molesto pero si sigue así voy a acabar pensando que ella quiere algo que no sería correcto. Anoto mentalmente el deber de aclarar la relación que tenemos para evitar malentendidos.

Mastico tranquilamente un pastelito aleatorio sacado de la caja. Apenas lo miro cuando me lo llevo a la boca, estoy analizando el lugar que me rodea. Ciertamente es extravagante. Trago la suave masa con cierto sabor a limón cuando Rosa llega a donde me encuentro inclinándose hacía delante apoyada por sus codos.

-Esto -Bajo una mano hasta la cuerda que sirve como asa de la caja de madera para levantarla y apoyarla sobre la mesa- En su interior se encuentra un jarrón de principios del período Edo. Ten mucho cuidado, es frágil.

Vuelvo a pegar otro mordisco al pastel. Su sabor me agrada. Debo admitir que sabe preparar buenos postres. Mastico sin prisa, quiero saborearlo bien.

-Llevo mucho tiempo de trabajo en trabajo atendiendo todas las peticiones de mis clientes. Este es el último, por el momento. Dudo mucho que me salga alguna cosa interesante así que he decidido volver a esta ciudad por un tiempo.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosa, la entrenadora del diablo y los pasteles de de nata [Entrenamiento priv. Rosa]

Mensaje por Rosa Nakahara el Vie Abr 22, 2016 12:08 pm

avatar
Mensajes : 227
Fecha de inscripción : 09/10/2015
Edad : 22
Ver perfil de usuario
Me dedico a escuchar atentamente todo lo que mi compañero me va diciendo, respondo con algunos gestos leves en algunos casos son sonrisas y en otras pequeñas risitas que parecen un simple temblor de labios. -¿Insinúas que no me gustan los hombres? Que chistoso eres respondí cerrando mis ojos y dejando a mi sonrisa como protagonista antes de volver a abrirlos para ver la caja que el humano había hecho énfasis en señalar.

-Recuerdo que en la Sociedad de Almas, aún hacen de esos, si querías uno me lo hubieras pedido. Mi abuela, que es una noble de gran renombre siempre me envía varios y te puedo asegurar que tienen la misma calidad que uno humano. No es por presumir pero los espíritus hacen un mejor trabajo para preservar cosas... expliqué mientras miraba de reojo la caja, intrigada por la alfarería humana. Había visto aquellos jarrones en museos, pero claramente la oportunidad de tener uno más cerca y compararlo con el trabajo de un ser espiritual era una rara oportunidad. Sin embargo, mi temple no pareció cambiar demasiado, solo fue un vistazo rápido a la caja para volver a centrarme en el rostro de Chrollo.

Me alegro al ver que disfrutaba la comida y además de los pastelitos aún no había probado las galletas o las bebidas que nos habían servido entre palabra y palabra. Seguramente disfrutaría aquella comida y además no tendría que pagar, era algo que todo humano soñaba comida deliciosa y sin gastar una sola moneda para disfrutarla. -Supongo que me buscabas para entrenar creo recordar que estabas intrigado en mis técnicas de combate sin conjuro. Podría enseñarte algo básico pero no creo que puedas manejar algo tan complejo como mi propio estilo, al menos no por el momento respondo cuando escucho que piensa quedarse un tiempo en la ciudad, los recuerdos de aquella noche vuelven a mi mente como un destello fugaz y siento la necesidad de interrogar sobre un posible entrenamiento.

-Tengo un gran espacio abajo donde no creo que destrocemos nada, ¿Qué me dices? ¿Listo para que te vuelvan a crujir los huesos? pregunté bromeando mientras mordía una galleta de chocolate con toda intención de imitar el sonido de un hueso rompiéndose por la fuerza, lo cual consigo al primer intento. Mis labios se rodean de algunas chispas de chocolate que limpio rápidamente para dejar mi sonrisa intacta mientras saboreo mi propia comida, esperaba cualquier respuesta, en caso de que se negara seguramente podría convencerlo con alguna excusa sobre pagar los alimentos.



________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Firmitas:
[center]



Hablo-Pienso-Canto-Hollow Interno-Dōkeshi-Narración

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosa, la entrenadora del diablo y los pasteles de de nata [Entrenamiento priv. Rosa]

Mensaje por Tom Nibori el Sáb Abr 23, 2016 12:27 am

avatar
Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 04/07/2015
Ver perfil de usuario
La proposición de Rosa es recogida con entusiasmo. Era una buena noticia que sin duda alguna aceptaría, no era capaz de estimar el beneficio que podía sacar a aquello. Trago lo que quedaba del quinto pastelito y espero unos segundos antes de volver a abrir la boca.

-No es por preservar. Es la historia que tienen estos objetos por la que son tan queridos. Sin embargo, dile a tu abuela que te envié unos cuantos de esos jarrones que mencionas, les daré buen uso.

Miro con expresión de hambre las galletas y la bebida que nos han traído mientras hablamos. Cojo la bebida primero, aquel batido baja por mi garganta a gran velocidad acabando con el contenido del vaso en un santiamén. Oigo las palabras de mi interlocutora pero no les hago caso, el dulce sabor que deja en mi boca es acompañado del chocolate de las galletas que voy comiendo una a una. No devoro apresuradamente todo. Guardo las formas, al menos con las galletas. Aún huelo la esencia a fresa del batido salir de mi aliento cuando me dirijo a Rosa.

-No me importa volver a soportar una de tus famosas sesiones de tortura, diría que hasta me hace falta pero quisiera recalcar una cosa. No es tu estilo propio de pelea lo que me interesa. Estoy seguro que los shinigamis tienen algún curso de formación. No todos deben de aprender a manejar sus katanas por si solos. Yo quiero familiarizarme con ello.

Miro a la vizard sonriente directamente a los ojos antes de coger una galleta más e imitar el sonido que ella había hecho con otra. Los trozos de chocolate vuelan por el aire y son recogidos por el mismo, gracias a mi control sobre ello, hasta ser llevados a mi boca. Conozco el motivo por el que ha hecho aquel ruido y respondo a la provocación siguiéndole el juego. Ambas partes sabemos que lo que está por ocurrir va a ser divertido.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosa, la entrenadora del diablo y los pasteles de de nata [Entrenamiento priv. Rosa]

Mensaje por Rosa Nakahara el Sáb Abr 23, 2016 12:20 pm

avatar
Mensajes : 227
Fecha de inscripción : 09/10/2015
Edad : 22
Ver perfil de usuario
Chrollo acepta mi propuesta de ser proveedora de jarrones tradicionales, a lo cual asiento -Claro está, una parte del dinero que hagas con esos jarrones me corresponde, pero no será la gran cosa no quería aprovecharme de un humano, tenía demasiado dinero contando inversiones y sociedades que mi pastelería había creado además de una gran fuente de diferentes eventos deportivos que había recogido con el paso de los años. De cierta forma, pedir dinero era aprovecharme, pero era un asunto familiar y debía al menos respetar a quien fabricaba las cosas aunque solo fuera una pequeña suma que a mi abuela apenas le importaría y quizás apenas le viera valor.

Chrollo continua comiendo, al parecer no exageraba al decir que no había comido hacía una noche, su apetito parecía un hueco negro que tragaba todo lo que estaba a su alcance. Por un momento pensé que optaría por devorar la mesa de dos bocados, pero sin embargo, redujo su ritmo en las galletas para mantener algo de modales. Mis ojos azules no mostraban inmutación, solo reflejaban aquella alegría habitual que acompañaba a mi compañero en cada mordisco que realizaba. -¿Tortura? Quizás me excedo un poco cuando me emociono respondo mientras froto la parte trasera de mi cabeza algo avergonzada de que considerase a mis entrenamientos como torturas, a decir verdad era la primera vez que alguien calificaba en tal grado a mis rutinas.

-¿Curso de formación? Claro la academia, aunque mi zanjutsu es especial comienzo al oír las verdaderas intenciones del humano, retiro la mano de mi cabello para mostrar un pequeño cuchillo con toda la apariencia de un juguete, el mango presentaba dos colores y finalizaba en dos extremos cada uno con un cascabel. La vaina era violeta y con un poco de ingenio se podría hacer pasar por un simple accesorio. Retiro la hoja de la vaina para mostrar lo que parece ser un cuchillo opaco sin nada de especial, solo que un costado parece más gastado que su opuesto. -Esto es mi Zanpakuto, no es lo que alguien espera de un shinigami expresé antes de guardarlo en su vaina y dejarla sobre la mesa -Puedes tomarla, no creo que te haga daño si no la provocas, a fin de cuentas es algo inquieta expresé antes de volver a concentrarme en la explicación -Como podrás imaginar mi Zanjutsu incorpora los ataques tradicionales en un estilo de combate más agresivo y centrado en la corta distancia, aun así puedo enseñarte lo necesario. finalicé antes de volver mis ojos a Chrollo y observar que decidía intentar con un arma tan particular como la que le había presentado.

-Sin embargo, puedo enseñarte Hakuda, si es que no estas interesado en manejar cuchillos como si fueran una espada. Sin embargo, el Hakuda exige mucho más e incluso puede ser que te rompas algún hueso al fallar algún movimiento... mis ojos volvieron a centrarse en toda la figura de Chrollo, parecía haberse entrenado desde la última vez y quizás podría resistir, pero no podía calcular exactamente por cuanto tiempo podría soportar en un entrenamiento intensivo.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Firmitas:
[center]



Hablo-Pienso-Canto-Hollow Interno-Dōkeshi-Narración

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosa, la entrenadora del diablo y los pasteles de de nata [Entrenamiento priv. Rosa]

Mensaje por Tom Nibori el Miér Abr 27, 2016 11:50 am

avatar
Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 04/07/2015
Ver perfil de usuario
-Por supuesto ¿Te parece un setenta-treinta?  -Respondo una vez termino con la última galleta. Ya no queda más comida sobre la mesa por lo que mi atención ahora está totalmente centrada en Rosa quien esgrime esa sonrisa tan habitual en ella.

Cojo la aparente arma con cuidado. A decir verdad jamás habría figurado que algo tan variopinto pudiera ser su zanpakuto. Rosa sigue hablando mientras examino con cuidado el filo y la funda que la forman. No siento nada extraño cuando lo muevo por lo que supongo que lo que habite dentro de ella no se encuentra molesto entre mis manos. Concluyo en que es normal que los demás no se den cuenta de que esto es un arma hasta que sea demasiado tarde. La forma que tiene junto a los colores que muestra la hacen parecer un accesorio estético antes que un instrumento de matar. Tomo nota de estos datos. Desde la primera vez que vi a Rosa he estado preguntándome como sería. Debo estar preparado para todo.

-No dudo en que exija mucho pero mi objetivo es aprender Rosa. No quiero ofenderte pero por el momento lo que me interesa es lo básico del Zanjutsu y del Hakuda. Tu estilo podré aprenderlo luego ¿Seras capaz de enseñarme como si fuese un shinigami más? -Dejo el cuchillo suavemente sobre la mesa para inclinarme hacía delante apoyando mi cabeza sobre la palma de mi mano derecha. Con la otra mano saco unos cuantos billetes del interior de mi abrigo. Dejándolos frente a Rosa cuento rápidamente con un dedo -Son cinco billetes de diez mil yenes. Tómalos en pago por la comida .

Retiro mi mano para apoyarla sobre la mesa y usar el control de la materia haciendo que de la cara inferior salga una especie de katana corta que roza la superficie del suelo. Cambio la compilación de los materiales que la forman tornando el filo a un acero forjado y el mango de un plástico negro con varias estrellas adornando su largo. Despego el mango de la mesa y dejo la espada sobre ella. Espero a que Rosa se levante y me lleve a donde podremos entrenar con tranquilidad.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosa, la entrenadora del diablo y los pasteles de de nata [Entrenamiento priv. Rosa]

Mensaje por Rosa Nakahara el Miér Abr 27, 2016 12:56 pm

avatar
Mensajes : 227
Fecha de inscripción : 09/10/2015
Edad : 22
Ver perfil de usuario
Chrollo propone un trato bastante razonable, al menos para mí él necesitaba más el dinero que yo por lo cual asiento con la cabeza sin que mi sonrisa titubeé ni por una centésima de segundo. Cuando termina de analizar mi arma vuelve a colocarla en la mesa, puedo notar en su rostro la sorpresa que le dio al notar que no se trataba de una katana, al parecer el humano apenas se estaba familiarizando con la cultura shinigami y podría ser posible que nunca hubiera visto una modificación semejante a los estereotipos de shinigami con katanas prolijas y cuidadas que siempre llevaban para lucir su rango y demostrar su capacidad.

-Me vas a hacer recordar viejos tiempos, muy buenos de verdad... como ex capitana tienes una verdadera ventaja al entrenar conmigo... reflexioné unos minutos mientras tomaba mi arma y me levantaba de la mesa, Chrollo deja una generosa paga por la comida a lo que yo no tardo en responder -La comida era gratis, pero acepto la paga por el entrenamiento con mi mano libre tomo el dinero para rápidamente colocarlo en la caja fuerte antes de que mis empleados recogieran la mesa y limpiaran las pocas migas que pudieran quedar.

Chrollo hace un uso de su peculiar control para crear una espada que puede servirnos en el entrenamiento, al ver de lo que era capaz me alegro, quizás pueda con esta prueba después de todo. No era que dudase, pero me preocupaba que pudiese lastimarse a si mismo al tratar de exigirse demasiado, levanto mi mano derecha y hago una seña para que me siga hacia una puerta la cual solo permitía el acceso a los empleados. -Bueno tú puedes venir declaro sonriente mientras avanzo, suponiendo que no tardaría en seguirme por los escalones descendientes.

A cada paso la oscuridad se hacia mas profunda, hasta que casi en el fondo, cuando la oscuridad parecía ser total, una pequeña luz volvía a surgir. Al finalizar la escalera una sala iluminada de un color azul se abría ante nuestros ojos. Era grande, equipada con todo lo necesario para entrenar, había bolsas de boxeo, maniquíes de entrenamiento, espadas de madera y muchas otras herramientas. -Muy bien, puedes elegir con lo que quieras iniciar, pero ten cuidado con las bolsas de boxeo, algunas son especialmente diseñadas para mí declaro sonriente lanzando un potente puñetazo a una de ellas.

El golpe colisiona sin problemas, un estruendo cubre la sala mientras una ráfaga de viento moderada recorre su interior. A pesar de la fuerza del mismo, la bolsa apenas muestra movilidad, permanece estática y el magullón del impacto es aminorado casi al instante. -No creo que quieras romperte una mano al intentar golpear declaro sonriente mientras cruzo mis brazos al frente y espero por su decisión, fuese lo que fuese, estaba preparada mientras mentalmente repasaba mis lecciones en la academia.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Firmitas:
[center]



Hablo-Pienso-Canto-Hollow Interno-Dōkeshi-Narración

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosa, la entrenadora del diablo y los pasteles de de nata [Entrenamiento priv. Rosa]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.