Staff
Afiliados
Foros Hermanos
Afiliados
Fairy Tail ChroniclesBleach Requiem Of The Soul SocietyThe Last Breath RPGSaint Seiya Gold MythCrear foro
Directorios y Otros

¡Buenos días, mundos!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡Buenos días, mundos!

Mensaje por Hikari Mizu el Dom Ago 07, 2016 3:09 pm

avatar
Hikari Mizu
Reina de Hueco Mundo
Mensajes : 163
Fecha de inscripción : 27/07/2016
Ver perfil de usuario
Qué maravilloso despertar,  qué cómoda cama, qué bien todo... ¡por fin un sueño bien conciliado! No cabía duda de que, el colchón en el que había pasado las horas durmiendo en su nuevo cuarto era mil veces mejor que aquella celda medio derruida (qué digo, ¡derruida entera!) en la que había vivido el último... ¿siglo quizá? no se, años, muchos años.

Y ya era hora de ir despertando, claro, tenía muchas cosas muy importantes que hacer, por que echaba de menos ciertos detalles en su dormitorio: mobiliario. No tenía cajones donde guardar toda la ropa que pretendía conseguir, o coser ella misma: vestidos, faldas, blusas, lencería, lazos... etc. Ni un tocador con espejo donde adecentarse y peinar su melena azabache, ¡desastre de desastres!
La arrancar de ojos esmeralda, Vértebra Hikari, o Señorita Mizu, como prefería ser llamada, se estiraba entre las sábanas antes de decidirse a levantarse de la cama. Menudo pelo más despeinado, no podía verlo pero lo intuía, y como de momento no había cepillo tuvo que servirse de sus zarpas para peinarse como mejor había podido.

El día era prometedor: un viaje al maravilloso mundo de los humanos para tomar prestada algo de ropa, utensilios varios, muebles... iba a ser una faena, ¡pero ni loca pasaría su existencia en Las Noches sin todos esos imprescindibles objetos! antes muerta que sencilla. Así que, manos a la obra, se desvistió del camisón blanco que llevaba puesto para empezar a vestirse con el uniforme habitual en los soldados de palacio, la única vestimenta a la que tenía acceso de momento. Pero... no, no era de su gusto: la falda muy corta, la camisa demasiado ajustada, ¡los zapatos sin tacón! qué despropósito.
En fin, no había otra opción de momento, así que tendría que conformarse por hoy. Qué más faltaba... cierto, lápiz y papel, eso sí que lo tenía. Y quizá un parasol bonito, por si acaso... no, de eso no tenía, maldita sea. ¡Rumbo a Karakura! la garganta se abrió, al unísono con una suave sonrisa en la expresión de Mizu.

Y allí estaba, ya había llegado. Los rayos de sol se filtraban entre las hojas de los árboles, sentía una ligera brisa acariciar su  piel, y a sus oídos llegaba el cálido sonido de los niños humanos jugando con un balón; estaba en un parque. Qué hermosa escena, hasta el canto de los pájaros se le hacía entrañable, cómo aquellos seres pasaban su tiempo disfrutando de los detalles más pequeños, aquellos que endulzan la vida. Y con el fino porte que la caracterizaba, su  femenino caminar, libreta en la zarpa zurda y lápiz en la diestra, comenzaba su camino hacia la zona comercial; no sabía dónde estaba, ¡pero daba igual! disfrutaría del paseo observando las bellas costumbres humanas y anotando lo que más interesante consideraba en su cuaderno.

A sus ojos llegaría un espécimen que destacaba, ¿el motivo? se trataba de un alma arrancada de su cuerpo, o algo así: un niño con una cadena anclada a su pecho, uno que habría muerto recientemente y estaba, más que nada, nervioso y alterado. ¿Es que los shinigami no se encargarían de enviar a su lugar a ese pequeño? no deberían tardar mucho en llegar... pero... pero no podía dejarlo así, ¡estaba indefenso! Mizu miró a los lados, miró al pequeño y le mostró su siempre amable sonrisa, cálida y suave, estoica y agradable.
-Hola pequeño. No tengas miedo, ¿vale? pronto vendrán para llevarte a un sitio mejor. ¿Quieres dibujar?
Con toda la delicadeza y femineidad de la que la chica hace gala, se sentó de rodillas en el suelo frente al tembloroso chiquillo y le ofreció su cuaderno y su lápiz para que se entretuviese dibujando. Al principio dudó, pero no era más que un niño, al final se le pasaron los nervios y se puso a dibujar.
Qué extraña escena, ¿un arrancar cuidando de un alma solitaria? al menos hasta que llegasen los shinigami a llevárselo... ¡mientras, lo defendería con toda su valentía! pero sin romperse el vestido, que estaba empezando a gustarle.


Última edición por Hikari el Miér Ago 10, 2016 1:50 pm, editado 1 vez

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

De sirvienta:

Estilo habitual:

Resurrección (sin guadaña):

Estadísticas:

Fuerza: 8 (+4 Primera Res. pasiva)
Poder: 6
Destreza: 5
Aguante: 23 (+9 Primera Res. pasiva)
Agilidad: 5

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Buenos días, mundos!

Mensaje por Invitado el Mar Ago 09, 2016 7:03 pm

avatar
Invitado
Invitado
Evelyn prefería la sutileza, el engaño, no era el tipo de arrancar que aparecería de la nada en una ciudad y empezaba a devorar indiscriminadamente, lo consideraba una pérdida de tiempo, rara vez había mortales “civiles” con el poder necesario, por lo que no iba a encontrarlos de pura casualidad saltando a una ciudad cualquiera y empezando a comer indiscriminadamente, incluso lo evitaría activamente, hacia casi dos siglos que no probaba unas costillas tan deliciosas como las que hacia Frank, solo porque algún hollow idiota había decidido que lucía apetitoso. Aunque no había sido un desastre tampoco, después de su escabechina vengadora, bastaba dejar entrever un poco su poder para ser fácilmente identificada y que los hollow dejaran a los pequeños e insignificantes mortales que le daban de comer en paz, pero claro, eso era un problema si lo que quería comer eran hollows, así que había recurrido a… tácticas superiores.

Y ese niño era un ejemplo muy claro de su subida de apuestas en asuntos tácticos. Nadie importante se molestaba jamás en comerse o purificar una pobre alma sin importancia, solo atraía morralla, hollows que consideraban que era su día de suerte o algún shinigami que solo hacia su trabajo, todos sencillos y rápidos aperitivos, solo tenía que evitar quedarse demasiado tiempo con ese mismo cebo, si empezaban a desaparecer rasos, mandarían a alguien decente a investigar. Y lo ganaría, seguro, pero no sin destrozar media ciudad o, peor, que el combate fuese tan vistoso que el resto de espadas se diesen cuenta de quien había estado comiéndose a sus subordinados, eso sería…problemático, no, podía ganar, pero no podía ganar tan rápido como para evitarse problemas, así que tenía que consumir con moderación, como con las drogas recreativas.

Y esa mujer gritaba problemas, una arrancar, de poder muy similar, lo que implicaba que aunque atacara por sorpresa, no bastaría para matarla con uno o dos golpes, se alargaría demasiado, pero lo peor era que le sonaba, y la única manera de que le sonara era que fuese otro espada, adiós al cebo, se comería el aperitivo y seguiría su camino, tendría que buscar otro coto de caza. Hacía mucho que no estaba en Francia…

O no… -¿Qué…diablos?- dijo sorprendida, sentada tranquilamente en un banco con su cafe en la mano, lo suficientemente fuerte como para ser oída, le acababa de dar colores, para que pintara. La gente a su alrededor la estaba mirando, al fin y al cabo, era una mujer cualquiera hablándole al aire, eso era un poco raro. La peliblanca pestañeo, recuperando la compostura y chasqueo los dedos, deshaciendo su cuerpo material. -¿Se puede saber porque haces eso?- Evelyn había saltado hacia la mujer, aterrizando grácilmente a su lado y alternando la mirada entre el niño y la arrancar

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Buenos días, mundos!

Mensaje por Hikari Mizu el Vie Ago 12, 2016 10:57 am

avatar
Hikari Mizu
Reina de Hueco Mundo
Mensajes : 163
Fecha de inscripción : 27/07/2016
Ver perfil de usuario
Qué pequeño tan adorable, ¡esperaba que lo rescatasen pronto! se le veía tierno, inocente, merecedor de un destino mejor. Ay si los shinigami no se daban prisa, ¿cuándo llegarían para rescatar a esta infantil alma?
-Yo me llamo Mizu, te voy a hacer compañía, ¿vale?
Un pequeño asentimiento de cabeza fué la única respuesta de parte del niño, estaba tan concentrado en sus dibujos que ya se le había ido de la cabeza cualquier otra preocupación. Qué mono, Mizu no pudo evitar, mientras permanecía sentada de rodillas frente a él, elevar una de sus garras y acariciar la cabecita del crío, con toda la delicadeza posible. Ah, si las hembras arrancar pudiesen ser madres... espera, ¿podían serlo? no lo sabía en realidad, nunca había presenciado tal hecho en su especie... ¡tenía que investigarlo a fondo! algún día le gustaría ser madre.

Mientras tanto una tercera presencia vió, atónita, las ocurrencias de la espada novicia: cuidar de un alma en lugar de devorarla directamente, un hecho de lo más singular para los estándar de su raza. Ella ni si quiera se fijó mucho en esa persona, bueno, la había visto, había visto cada ser que en esa calle transitaba, desde los hombres humanos caminando a marcha rápida para no llegar tarde al trabajo, los jóvenes deleitándose con la vista de las hembras humanas, las aves cuidando de sus nidos... detalles preciosos y que sólo existían en este mundo.
"¿Qué... diablos?" llegó a sus oídos, había procedido exactamente de la mujer que estuviera sentada en aquel banco a unos metros, justamente la que emitía una fuerza espiritual algo mayor al resto de habitantes de la ciudad que ahi transitaban.

Justo cuando Mizu giró la mirada para presenciar a esa mujer, ¡allí estaba ella de pronto! se había plantado de un grácil salto justo a su lado.
-¡Ah!
Fué su primera reacción, elevando las garritas, ligeramente abiertas, a la altura de sus hombros con un gesto de lo más delicado.
-Me habíais asustado.
Y, cómo no, su forma de hablar y la forma en la que se reincorporó, con toda la suavidad y feminidad del mundo, eran igual de delicadas. Lo primero que hizo, antes de entonar una afable y leve sonrisa, fué limpiar con cuidado el polvo que pudiera acompañar a su ropa tras levantarse.
-Pues... se debe a que el niño es indefenso. Debería tener alguien que lo cuide hasta que lleguen a rescatarlo, ¿no creéis?
Su habla suave era acompañada por una carga total de razón, de confianza en sus palabras.
-Me parece haberos visto en palacio, ¡es un placer dialogar con vuestra persona a la luz del sol! ciertamente, la luz del sol embellece la piel de una mujer, ¿no es así?
Su frase acabó con una pequeña risilla, inocente, oculta por la manga de su ropa, cuidando cada gesto con la femenina delicadeza que siempre la adornaba.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

De sirvienta:

Estilo habitual:

Resurrección (sin guadaña):

Estadísticas:

Fuerza: 8 (+4 Primera Res. pasiva)
Poder: 6
Destreza: 5
Aguante: 23 (+9 Primera Res. pasiva)
Agilidad: 5

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Buenos días, mundos!

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 13, 2016 1:07 pm

avatar
Invitado
Invitado
Los arrancars solían tener un carácter cuanto menos curioso, uno que desde luego sobresaldría si se comparaba con los de un shinigami cualquiera, característica que Evelyn había asociado al proceso de transformación, estaba segura de que cuando la personalidad de un hollow, en general muy primitiva, era súbitamente ampliada hasta los estándares humanos provocaba cierta divergencia, un crecimiento descontrolado de la personalidad que la hacía más excéntrica que la de alguien que la había cultivado poco a poco, por eso tendía a ignorar las rarezas de sus compañeros, especialmente si pretendía comérselos.

Pero esa mujer se llevaba la palma, después de asustarse, seguramente de manera fingida, dio a entender que protegería a ese aperitivo hasta que lo rescataran. La peliblanca se tapó la cara con la mano, entendía el sentimiento, pero solo hasta cierto punto. Una vez había tenido un cerdito llamado Beicon, pero eso no le había impedido hacer honor a su nombre en cuando hubo crecido, y además, acababa de conocerlo…

Pero ella también la reconoció como espada, lo que eran malas noticias, tenía que ir con cuidado, ya se llevaba lo suficientemente mal con los espadas como para enzima cabrear a los que no conocía por un simple aperitivo, se portaría bien para no hacer de su vida un desastre. Es un placer charlar contigo zarpitas… Soy Evelyn.- Un coletazo accidental hacia el aperitivo, que le dio en la cara le hizo recordar que estaba allí. Menos mal que sus colas eran demasiado suaves como para hacer daño sin querer o habría tenido un problema, tendría que vigilar más. –El shinigami encargado de la zona ha sufrido un… contratiempo… si… exacto, puede que tarde un poco en llegar alguien para purificarlo- Lo mejor sería no entrar en detalles sobre el “accidente” que había sufrido ese pobre desgraciado, o los dos anteriores, seria incómodo para ella visto lo que pretendía su compañera. Dio un sorbo a su café, pero solo sorbió aire, tardo unos segundos en darse cuenta de que ahora era un espíritu y que el café se había desparramado por el banco en el que se había sentado suspiro, eso iba a ser largo. –Puede que quieras sentarte a esperar…- Pero nunca había tenido demasiada suerte, y esa vez no fue una excepción, en cuando esas palabras salieron de su boca, empezó a notar pequeñas presencias que sin duda no estaban allí antes, y que parecían estar agrupándose a su alrededor. Hollows, pero, ¿realmente esas hormigas insignificantes se atreverían a intentar devorar una alma en presencia de dos espadas? ¿Tanto había bajado su propio poder como para que la consideraran una humana más con la que darse un banquete? Iba a ser divertido...

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Buenos días, mundos!

Mensaje por Natsu Toujou el Sáb Ago 13, 2016 5:53 pm

avatar
Natsu Toujou
Capitán de la 8va División
Mensajes : 557
Fecha de inscripción : 18/04/2015
Edad : 34
Localización : Caracas
Ver perfil de usuario
**Entre tanto en la sociedad de almas, un lugar en donde como su nombre lo hace clara referencia, las almas de los sere perecidos eran llevadas a este por los segadores de almas, seres entrenados para ejercer esta profesión con todo el arraigo y ganas posible, en medio de aquel lugar se encuentra el gotei 13, ugar en donde residen los seres de la mencionada labor, la cúpula celeste en el lugar brillaba con grata fuerza y el astro rey que cubre el mismo resplandecía con ahínco por lo que se muestra todo bastante cubierto de paz como cualquier otro día, hasta que una mariposa de tono azabache comenzó a revolotear en dirección de un lugar en especifico, se trataba de una de las divisiones del mismo, esta tenía en el portal del mismo un rombo con el número ocho escrito en Kanji, el insecto alado como quien hace caso omiso a ello sigue su travesía hasta un despacho de la mencionada división en donde  un joven extiende su mano derecha y  posteriormente su dedo indice del mismo para que este se posase y dejase de aletear, el mismo parece cargar un mensaje que solo los de dicha profesión pueden interpretar en eso el joven esboza una grata sonrisa en sus labios y se le escucha decir -Interesante...- aquella proclama era muestra clara que ese mensaje contiene algo que le agrado a esta persona.

Luego de unos segundos la mariposa se retira y se deja ver que quien menciona esas palabras era un joven de cabellera rosada algo corto puesta en picos con unos orbes oscuros, una tes caucásica y este portaba un shirakusho el cual es totalmente desmangado, en el dorsal se puede ver un rombo con el número ocho en kanji, tal como lo posee la entrada de su división, debajo de aquel ropaje un hakama de color negro azabache, desmangado de semejante forma que el su otra prenda por lo que se puede notar a detalle lo bien definido que parece tener sus brazos y antebrazos a pesar de notarse que es un ser de contextura delgada y su hakama algo abierto deja presenciar su parte de torso y su zona abdominal, posteriormente en su pantalón se mostraba de un estilo recortado al estilo pescador y unas sandalia que parecían de un estilo occidental, al empezar a caminar se puede denotar un aspecto pensativo por lo que profiere una frase con fuerza en la misma -Sting, nos vamos.... Al mundo humano- como quien no muestra duda alguna de andar a su trayecto junto a esa persona, quien debería ser alguien de su estricta confianza, en lo que empieza a caminar rumbo hacia las afueras de su oficina y rumbo hacia el Senkaimon, no sin antes mostrar una pícara sonrisa en sus labios como quien le gustaba ir a hacer ese tipo de cosas y disfrutar del Mundo Humano, para luego desvanecer su silueta en un efecto sonoro conocido por ellos como el Shunpo.

Unos segundos después de haber realizado dicha técnica de segador de almas, se muestra bastante tranquilo y en posterior momento llega al portal Senkaimon donde ya tenían al parecer la información de que este iría al mundo humano por como lo estaban preparando con mucha celeridad en ese momento se mira a uno de los jóvenes y dice -Dile a Sting que lo espero allá, que no se tarde- con un tono bastante calmado y más bien con una leve sonrisa en sus labios mientras se adentra en el túnel de tiempo-espacio que es conocido por ellos como el Dangai para aparecerse en el mundo de los humanos, atravesando aquel siniestro lugar sin inconveniente alguno luego de varios minutos en su travesía, para que entretanto en el mundo humano se dejase ver un portal de estilo nipón, de triple puerta las cuales se van abriendo en las calles de la ciudad de Karakura, en eso el peli rosado observa el ambiente y nota que no era en vano que lo hubiesen llamado pues esta densa cantidad de energía, era obvio que se trataba de unos arrancar de alto nivel, o espadas como se suelen denominar a si mismo por lo que no puede dejar de sonreír al notar que ambas son féminas pero no por ello las juzgaría sino por su poder o la agresividad que lleguen a exhibir ante su arribo a la ciudad**

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________


Natsu Toujou. Hachi ban tai Taicho
"Es hora de incendiar todo.... jejeje"

Hablo - Pienso - Shinku

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Buenos días, mundos!

Mensaje por Hikari Mizu el Mar Ago 16, 2016 9:02 pm

avatar
Hikari Mizu
Reina de Hueco Mundo
Mensajes : 163
Fecha de inscripción : 27/07/2016
Ver perfil de usuario
¡Qué noticia tan inoportuna! al parecer, el shinigami delegado a este lugar del mundo que los humanos habitan, ha sufrido algún tipo de accidente y por eso no está llegando nadie a purificar esa pobre alma, aquel indefenso niño.
-¡Oh! es terrible. Entonces creo que me quedaré cuidando del pequeño hasta que llegue otro shinigami, seguro que no tardarán demasiado.
Asintió, siempre llena de esperanza y afabilidad, siempre con esa suave sonrisa estoica en su clara expresión.
-Mi nombre es Vértebra Hikari Mizu. Podéis llamarme Mizu, si os place a vos.
Una bondad, un respeto y unos modales muy distantes de lo que siempre acompañaba a su raza era lo que más caracterizaba a la arrancar de cabellos azabaches y ojos esmeralda.
"¿Zarpitas?"
Pensó unos instantes en cómo la había llamado, desviando la mirada hacia una de sus pequeñas zarpas, la zurda en concreto, y cayéndole en gracia al instante dicho seudónimo.
-También podéis llamarme Zarpitas, es ciertamente gracioso.
Ocultó una pequeña risilla que le había salido con la manga de su brazo diestro, siempre conservando su postura con suma feminidad.

Escuchó las palabras que salieron de su interlocutor, la espada, pero también sintió la presencia de esos animales, los hollow. ¿Qué buscarían aquí? ¡el niño! tenía que protegerlo a toda costa.
-¡Ay! no me gusta esta situación, ¡deben darse prisa esos shinigamis!
En cuanto se giró dispuesta a proteger al pobre infante, contempló cómo una de esas criaturas, un agresivo hollow similar a una pantera con una boca repleta de dientes como cuchillos, se lanzaba a dar su primer bocado... Mizu fué también rápida y opuso su brazo izquierdo delante del alma infante, justo cuando se escuchó un singular chirrido proviniente de su cuerpo: significaba la activación de su principal habilidad, su Acero. La criatura mordió el brazo de la arrancar con todas sus ganas, con todo su poder y sus pavorosas mandíbulas, pero... no logró hacer ni un rasguño, ni una sola marca en la piel de la arrancar; incluso podría llegar a perder los dientes si seguía insistiendo. Ella, por su parte, simplemente agitó el brazo para lanzar lejos a la criatura.
-¡Romperéis mi traje de seguir así! por favor, no volváis a intentarlo...
Se lo estaba diciendo, claramente, a los hollows que pretendían darse una merienda. También había quedado claro que la dureza de la piel de esa arrancar era realmente alta, mucho más de lo que debería ser.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

De sirvienta:

Estilo habitual:

Resurrección (sin guadaña):

Estadísticas:

Fuerza: 8 (+4 Primera Res. pasiva)
Poder: 6
Destreza: 5
Aguante: 23 (+9 Primera Res. pasiva)
Agilidad: 5

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Buenos días, mundos!

Mensaje por Invitado el Miér Ago 17, 2016 6:07 pm

avatar
Invitado
Invitado
La cara de la peliblanca fue un poema, durante un instante, pero rápidamente se recompuso. Al parecer iba a tocar quedarse a cuidar del pardillo, que para lo que le importaba, podría haber matado ella misma, pero al parecer su visión desenfrenada de la vida no era compartida por su igual, en rango al menos.

No le quedaba otra que fingir ser buena y esperar junto a Mizu lo que se le antojaba una eternidad, aunque llamarla Zarpitas y bromear un poco pudiesen hacerlo un poco más llevadero, para todo lo demás, buffet libre de hollows. Evelyn se limitó a dedicarle una mirada suspicaz a su acompañante cuando incito a los shinigamis a venir. –No los necesitamos en absoluto, eres una espada, usa tu poder…- Esos niños… seguro que seria mucho más fácil simplemente abrir un portal a la sociedad de almas y tirarlo dentro de una patada, aunque con lo quisquillosos que eran, seguro que lo exterminaban en vez de purificarlo en cuando viesen una garganta abriéndose.

Mientras Miku se entretenía con lo que parecía un gato grande, ella soltó un gritito de terror cuando una especie de minotauro se abalanzó sobre ella, media un poco más de dos metros, comparada con la pobre chiquilla con cola de zorro, con las manos delante de la cara en un vano gesto protector y los ojos llorosos, se estaba enfrentando a un monstruo, todo en esa escena parecía gritar desgracia, pero cuando el puñetazo lanzado hacia ella estaba a unos pocos palmos, sus ojos abandonaron cualquier atisbo de lágrimas o tristeza, ni siquiera tenían la chispa de diversión que era relativamente habitual en ella. Eran fríos como un glaciar, dignos de las heladas que una vez habían extinguido a medio mundo, dignos del mismísimo Fimbulvetr. -¿Qué te crees que haces, escoria?-

Nada más hubo pronunciado esas palabras, el brazo del minotauro había desaparecido, apareciendo en la cuidada mano de Evelyn y dejando en su lugar un muñón, desperdigando sangre por todo el cuerpo de la peliblanca, pero ni una sola gota la mancho, simplemente resbalaron por su cuerpo como si fuese impermeable. Al parecer su acompañante espada prefería solucionar eso sin violencia, un acto muy noble, desde luego, acto que no iba a compartir, ella había venido a comer, y comería, además, esos hollows debían aprender su lugar. -¿Cómo os atrevéis a levantar vuestras sucias manos contra mí?- Tres cortes más, que le cortaron ambas piernas, el brazo restante y finalmente la cabeza.

No se había movido ni un ápice, puesto que no hacía falta, su sangre cortaba tanto como una espada, y requería mucho menos esfuerzo, desenfundar a Alucard requería esfuerzo físico completamente innecesario, y lo que era peor, puede que incluso llegara a sudar, asi que un latigo extendido a traves de las puntas de sus dedos, que se movía "solo" era la mejor opcion. -¿Alguien más?- Había subido su poder espiritual un poco, como si lo hubiese estado conteniendo, con la esperanza de que alguno pensara que este era su poder actual y se atreviese a probar su suerte. Sino… tendría que moverse, algunas veces tenías que cazarte la cena, era parte del ciclo de la vida.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Buenos días, mundos!

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.